Las máquinas de cardio en el gimnasio ¿Cuál elegir?

Hay muchas opciones para hacer cardio en el gimnasio. Dentro de la gama de máquinas cardiovasculares, lo más importante para su elección es que nos gusten y motiven

Miniatura

Cuando uno entra por primera vez a un gimnasio y va a la zona de cardio podrá comprobar la cantidad de opciones que tenemos para hacer. Hay muchas máquinas de cardio. Aunque en esencia, todas persiguen el mismo objetivo, la forma de trabajo o la implicación muscular es diferente. Entonces, ¿cuál elegir?

Mi consejo es que en esos primeros días de gimnasio las pruebes todas y veas con cuáles te sientes más cómodo o te gustan más. Hacer una máquina de cardio que no gusta es un auténtico suplicio. Así que, escoge aquellas que más te gusten, motiven y ve alternándolas las diferentes días de la semana.

Elíptica, bicicleta, tapiz rodante, escaleras o remo son las máquinas más famosas en los gimnasio. La elíptica es una buena elección si no quieres castigar tus articulaciones. Al ser una máquina sin impacto, es un buen sustitutorio del gesto de carrera. Además, podemos implicar el tren superior.

La máquina de remo es otra opción muy válida, ya que trabaja el cardio con la implicación de gran parte de los músculos del cuerpo, sobre todo del tren superior, que pocas veces se suele meter de forma más intensa en el cardio. Además, es un gesto que no solemos utilizar, algo que siempre llama la atención y motiva.

En mi opinión, la bici y el tapiz rodante son las máquinas de cardio donde más podemos caer en el aburrimiento. Si estamos acostumbrados a correr o montar en bici en el exterior, hacerlo en interio dentro de un gimnasio se puede convertir en algo aburrido.

En definitiva: prueba varias máquinas aeróbicas, escoge las que más te gusten y ve intercambiándolas en el mismo o diferentes días, así el trabajo de cardio se hará más llevadero y motivante.

Imagen | Montage HOA


Límite responsable: Algunos ejercicios físicos y entrenamientos pueden no ser saludables en personas con lesiones de discos vertebrales, musculares, ligamentos o de los tendones, además de otras patologías menos frecuentes. En caso de duda, si tienes un seguro contratado con DKV,  consulta con el “médico DKV 24 horas”.