Ventajas de apuntarse al gimnasio en verano

Los gimnasios en verano suelen estar vacíos, algo que puede ser una ventaja para los que empiezan esta actividad. Si quieres tener un verano fitness, no dudes en apuntarte al gimnasio, es una época estupenda.

Miniatura

Los que somos asiduos al gimnasio sabemos que hay épocas en las que hay menos afluencia de usuarios. Una de estas épocas es el verano, ideal si queremos estar tranquilos en el gimnasio y tener un trato personalizado por parte de los monitores.

La mayor ventaja que yo le veo a apuntarse al gimnasio en verano es tener la total disposición de los monitores. Sobre todo si somos novatos, nos vendrá muy bien para tener una atención personalizada y consultar en cualquier momento las dudas que tengamos.

Otra de las ventajas de ir al gimnasio en verano es no tener que esperar para utilizar las máquinas de cardio o las de fuerza. No hay mayor inconveniente que estar haciendo tu rutina y no tener la máquina que necesitamos disponible. En verano no suele haber mucho problema, casi todo está libre.

El tema de las clases colectivas también es una ventaja. Aunque los horarios suelen reducirse, al no haber problemas de ocupación podemos aprovechar para practicar varias actividades colectivas y ver cuáles de ellas es la que más nos gusta.

En verano suele haber una amplia gama de ofertas en los gimnasio. Al no haber tanta afluencia, los gimnasios aprovechan para intentar captar clientes. Sobre todo hay ofertas de larga duración para fidelizar clientes el resto del año. Si estás convencido de apuntarte al gimnasio durante una larga temporada, en verano encontrarás ofertas interesantes con las que te puedes ahorrar 5-10€ al mes.

Si estás pensando en apuntarte al gimnasio, este verano puede ser el momento ideal: poca gente, monitores para ti, sin esperar a que las máquinas queden libres y buenos precios. Sin duda, el verano también es para ponerse en forma.