Fuera excusas para hacer ejercicio

Son muchas las excusas que muchas veces nos inventamos para no acudir al gimnasio o practicar deporte por nuestra cuenta. A continuación, te mostramos algunas que no tienen fundamento, así que si tú quieres, puedes hacer ejercicio. Es cuestión de plantearse un objetivo realista y estar motivado.

- No tengo tiempo: bastan tres días a la semana, 30 minutos cada día, para notar los beneficios que tiene la actividad física sobre la salud física y mental.

- No me gusta hacer ejercicio: hay tantas opciones, dentro y fuera del gimnasio, para ejercitarse que es imposible que ninguna nos guste. A veces es cuestión de probar, porque seguro que hay uno que nos acaba enganchando.

- No noto resultados: los cambios no se notan enseguida. Es importante ser constante y tener paciencia para ver resultados, que llegan seguro si el objetivo planteado es realista y el entrenamiento está bien enfocado a conseguirlo.

- Es aburrido: si piensas así es que no has probado alguna de las clases dirigidas del momento. Si la sala de máquinas o salir a correr solo no te motivan, entra en una clase de zumba, body pump o body combat, y déjate llevar por la música y la motivación de los participantes.

- Me canso: para notar beneficios no hace falta que el ejercicio que realicemos sea extenuante. Una actividad de intensidad moderada practicada con regularidad tiene más ventajas para la salud que una demasiado intensa realizada de vez en cuando.