El orden a seguir en los ejercicios de musculación

Cuando vamos al gimnasio a hacer pesas es habitual preguntarse por qué grupo muscular empezar, ¿pequeños o grandes?, esa es la cuestión. Tradicionalmente se aconseja empezar por los grandes grupos musculares o poliarticulares porque se dispone de mayor energía y luego pasar a los más pequeños donde no se necesitará tanta.

Aunque este planteamiento no es del todo erróneo tampoco se considera que sea el método siempre a seguir. Todo va a depender del objetivo de nuestro trabajo porque empezar con los músculos pequeños y seguir con los grandes no es que sea erróneo, sino simplemente otro método de trabajar en musculación.

Imaginemos que vamos a hacer remo para trabajar el dorsal y luego queremos trabajar los biceps, quien haya intentado esto se habrá dado cuenta que en el remo también interviene el biceps y que éste acaba agotado después del ejercicio, por tanto ponerse luego a hacer ejercicios aislados de biceps nos será muy difícil porque el músculo ya está fatigado. Esto puede ser bueno o malo, depende de lo que queramos conseguir.

Y también pasa al contrario, empezar a trabajar con un músculo pequeño y fatigarlo luego intervendrá si queremos hacer un ejercicio más global donde ese mismo músculo intervenga, evidentemente no podremos realizar el segundo ejercicio al 100% porque músculos que intervienen ya están cansados, pero por otro lado haremos más énfasis en el músculo grande, que cargará casi todo el movimiento.

Como hemos dicho ambas formas son correctas, son lo que se llaman métodos post y pre-fatiga para fortalecer el músculo y el uso de uno u otro dependerá de lo que queramos hacer con nuestros músculos y de nuestras características.

Estos métodos ya suelen usarse en gente entrenada, por el grado de fatiga que suponen y porque las estructuras deben de estar preparadas para dicha intensidad, sino podrían provocarse lesiones.

También está la opción de alternar sesiones con ejercicios globales que impliquen grandes grupos musculares con otras sesiones donde hagamos hincapié en los ejercicios aislados para trabajar de manera más analítica cada músculo.

Al final de lo que se trata es que cada uno se encuentre lo más agusto con su rutina de entrenamiento, preguntar al monitor es la mejor manera para adecuar el entrenamiento de musculación a lo que estamos buscando.