Cuidado con las lesiones en los deportes colectivos

Los deportes colectivos como el fútbol o baloncesto pueden convertirse en potencialmente lesivos si no seguimos una serie de consejos, como son el realizar un buen calentamiento y practicar el deporte con continuidad, es decir, evitar las pachangas de fin de semana. Es un hecho que en los deportes colectivos hay más lesiones.

En los deportes de equipo hay más contacto, por lo que otro factor más a sumar a favor de las lesiones, también hay muchos cambios de direcciones, cosa que afecta a las rodillas y tobillos, y hay más competitividad que en los deportes individuales, por lo que tendemos a sobrepasar nuestros límites y forzar la máquina.

Es importante trabajar de manera individual la condición física si vamos a empezar a practicar un deporte colectivo: mejorar la resistencia, fuerza y flexibilidad nos blindará contra las lesiones.

No será el primer caso que se da de alguien que lleva años sin hacer deporte y queda un sábado para echar un ?partidito? y acaba con una lesión de campeonato. Debemos de ser conscientes de nuestras posibilidades y limitaciones, si cuando empezamos a salir a correr no nos iniciamos con la maratón, con los deportes colectivos es similiar, hay que tomárselo con calma.

Y una última anotación: mejor si cogemos un deporte colectivo adecuado a nuestras características físicas, por ejemplo, si no tengo fuerza ni soy corpulento y me voy a jugar el rugby por echar un rato, esto puede ser un auténtico suicidio. O jugar a fútbol 11 si hace años que no me muevo, mejor empezar con un fútbol sala.