Cuida tu postura al sentarte

Aunque parezca una cuestión sin importancia lo cierto es que mantener una buena postura al desarrollar las diferentes actividades de la vida cotidiana es básico de cara a evitar trastornos comunes, como el dolor de espalda. Y estar sentados, algo que hacemos más de lo que sería conveniente, es fácil que no lo hagamos correctamente.

Para sentarse ha de mantenerse la espalda erguida y alineada, con los talones y las puntas de los pies apoyados en el suelo, y las rodillas en ángulo recto con las caderas.
Si los pies no llegan al suelo, es importante colocar un taburete o reposapiés. Apoyar la espalda firmemente contra el respaldo de la silla, si es necesario utilizar un cojín o una toalla enrollada para la parte inferior de ésta.

Se aconseja, además, sentarse apoyando la columna firmemente contra el respaldo, que ha de sujetar fundamentalmente la zona dorso-lumbar. Si nos sentamos frente a la mesa de trabajo, hemos de procurar que ésta esté próxima a la silla, para evitar tener que inclinarnos hacia adelante.

Evitaremos los asientos blandos, los que no tengan respaldo y evitarnos sentarnos en el borde del asiento, ya que deja la espalda sin apoyo, o sentarnos inclinando y desplazando el peso del cuerpo hacia un lado.