¿Cuáles son las condiciones para realizar actividad física de forma segura?

La actividad física puede aportar muchos beneficios a nuestra salud, siempre y cuando se realice en las condiciones adecuadas. Ahora que se acerca el buen tiempo, es importante conocer cuáles las condiciones más seguras en la práctica de actividad física.

Miniatura

La temperatura es un aspecto fundamental, porque cuando realizamos cualquier tipo de actividad física aumenta la producción de calor de nuestro cuerpo. Esto sucede porque el cuerpo humano produce la energía que necesita para realizar esas actividades a través de procesos metabólicos en los que la energía química proveniente de los nutrientes se transforma en energía mecánica y mayormente en energía calórica. Afortunadamente, en nuestro cuerpo existen procesos que compensan esa producción de calor y permiten mantener la temperatura corporal dentro de niveles normales.

¿Qué precauciones debemos tomar?
Existen una serie de recomendaciones a seguir para asegurar el equilibrio energético y térmico de nuestro cuerpo antes, durante y después del ejercicio.

  • Elegir adecuadamente los momentos para realizar actividad física, evitando las jornadas de excesivo calor y humedad. Nuestra motivación para hacer ejercicio aumenta cuando el clima es más benévolo, sobre todo en primavera y verano.
  • La motivación es aún mayor para quienes realizan ejercicio para bajar peso, por aquella peligrosa lógica de que cuanto más transpiran más bajan de peso. Sin embargo, está demostrado que los peligros aumentan cuando se practica actividad física bajo condiciones de temperatura y humedad agobiantes. Además, perder peso no siempre es adelgazar, porque se puede perder solo el agua que se recupera luego al beber.
  • Mantener siempre una buena hidratación. Son muchos los estudios que han demostrado que hay que beber líquido durante el desarrollo de la actividad física. La aparición de la sed es un síntoma de la falta de agua y un riesgo de sufrir una deshidratación. En condiciones de calor es conveniente beber uno o dos vasos de agua minutos previos a la actividad.
  • Seleccionar la vestimenta adecuada que permita la evaporación del sudor. A menudo, las personas que quieren bajar de peso realizan actividad física excesivamente abrigadas, con ropa impermeable, porque creen que el cuerpo pierde más grasa cuanto más mojado esté durante el ejercicio. Pero eso es absolutamente falso: está demostrado que cuanto más abrigada esté una persona mayor es la acumulación de calor y, por consiguiente, se obtienen menos beneficios. La acumulación de calor no es conveniente y puede producir problemas serios.

En resumen: una condición climática inadecuada, la mala hidratación, demasiado abrigo en la ropa y la falta de ventilación son factores que aumentan los riesgos de sufrir alguna descompensación en la temperatura corporal durante la práctica de actividad física. Hacer ejercicio regularmente es fundamental para desarrollar y mantener la salud de nuestro organismo, pero tan importante como eso es hacerlo bajo condiciones adecuadas.

¿Cuáles son las condiciones más seguras para realizar actividad física?

  • Utilice vestimenta amplia que permita el libre flujo de aire sobre la piel, ya que el intercambio de calor entre el cuerpo y el medio ambiente favorece la evaporación. Las telas deben ser absorbentes del sudor, de manera que la superficie de la piel se mantenga seca.
  • Asegúrese siempre una buena hidratación, antes, durante y después de la actividad, que garantice un caudal de líquido que permita una evaporación óptima sin aumentar el riesgo de deshidratación.
  • Elija correctamente las condiciones climáticas bajo las cuales realizar actividad física. En épocas de excesivo calor y alta humedad, se recomienda realizar los ejercicios a horas tempranas de la mañana o al caer el sol; cuando la temperatura supere los 28 grados centígrados y la humedad sea superior al 80 por ciento, posponga la práctica para una mejor oportunidad.
  • Utilice un calzado cómodo del tipo deportivo, sobre todo para actividades de larga duración que impliquen marcha, trote o saltos. Utilizar un calzo adecuado evitará lesiones de los músculos y los tendones, que además de ser molestas y dolorosas le impedirían continuar con el plan de vida activa.