Beneficios de correr por la playa

La arena de la playa ofrece una superficie diferente para correr. Aprovecha estas vacaciones para correr por ella, tiene muchos beneficios.

Miniatura

En vacaciones también podemos practicar uno de nuestros deportes favoritos y no perder la forma si vamos a la playa. Correr por la arena de la playa es un tanto diferente en cuanto a sensaciones, pero tiene muchos beneficios.

Beneficios de correr por la playa

  • Gracias a la brisa marina disminuye la sensación térmica y no pasaremos tanto calor.
  • Al estar cerca del agua, es más fácil refrescarnos cuando sintamos que hace mucho calor.
  • Estimulamos los músculos de la planta del pie si corremos descalzos, mejorando la propiocepción, algo que nos vendrá bien para mejorar la técnica de carrera y fortalecer nuestra zancada.
  • Correr por la arena añade intensidad a la carrera. La pisada en la arena no es tan reactiva como en el asfalto, por lo tanto nos costará un poco más correr por la playa, eso se notará a nivel muscular, donde mejoraremos el nivel de fuerza.
  • Un entorno nuevo supone una motivación extra para correr. Si estamos acostumbrados a correr siempre viendo el mismo paisaje, la playa supondrá una novedad motivante para correr.
  • Al ser la arena una superficie más estable, se fortalecen los tobillos, algo importante para prevenir futuras lesiones como esguinces.

Precauciones al correr por la playa

  • Cuidado si hay mucho desnivel: algunas playas, sobre todo en la zona del rompeolas, tienen un desnivel considerable. Aquí debemos de ser cautos e intentar buscar un terrenos más nivelado, ya que de lo contrario podemos tener molestias en cadera. Ten en cuenta que correr en desnivel hace que se modifique la técnica de carrera al estar una pierna a diferente altura de la otra.
  • En playas sin arena, mejor utilizar calzado: si la arena no es fina, conviene utilizar calzado específico de carrera. Si bien correr por piedrecitas de la playa no es tan duro como correr por asfalto, si podemos modificar la pisada al ir con precaución por si nos hacemos daño.
  • La crema solar es imprescindible: aunque la brisa marina nos haga pensar que no hace tanto calor, el sol nos da con más intensidad cuando estamos en la playa. No olvides utilizar una crema de protección solar al menos media hora antes de salir a correr.
  • No olvides hidratarte bien. Como decimos, la sensación térmica puede disminuir al estar cerca del mar, pero seguiremos perdiendo líquidos, así que es importante una reposición constante de agua.