Consejos para correr con frío

¿Cómo vencer la pereza y los inconvenientes que surgen cuando sales a correr con frío?

Miniatura

Si eres de los que piensas que no se puede correr con frío, necesitas estas claves que te animarán a combatir la indolencia:

Con el otoño llega una bajada de las temperaturas y las salidas a correr comienzan a hacerse más duras. Es muy importante mentalizarse de que el mal tiempo no es excusa para no salir a la calle a correr. La mayoría de las veces es una cuestión mental. Tal y como explica John Castellani, preparador físico de la armada norteamericana, tras los 10 primeros minutos de ejercicio al aire libre ya no se siente ningún tipo de frío.

Una de las cosas más importantes para seguir la rutina cuando llega el frío es la motivación. Te recomendamos preparar una playlist con los temas que saquen tu “yo” más deportista, reproduce dos o tres canciones antes de salir de casa y cuando empieces a correr ya estarás motivado.

El portal “Running de ciudad”  recomienda realizar el calentamiento en interior, ya que esto permite un progresivo aumento del calor corporal y, al salir al exterior, la diferencia en la sensación térmica no será tan pronunciada.

La misma web también aconseja empezar el entrenamiento con el viento en contra y finalizarlo con él de espalda, para que no te detenga cuando ya has entrado en calor. Si el viento va muy racheado, es mejor hacer tandas de 10 minutos, 5 en contra y 5 de cola.

Estiramientos y seguridad

Otro aspecto importante para poder soportar las bajas temperaturas durante las carreras es mantener los pies calientes. La solución es un buen calzado impermeable y unos calcetines que expulsen el sudor y mantengan los pies a una buena temperatura.

El resto de extremidades también deben estar siempre bien protegidas del frío, para poder mantener el calor corporal, así que la cabeza, el cuello y las manos deben tener una atención especial a la hora de equiparte para salir a correr.

Por último, es necesario utilizar material reflectante, no va a protegerte del frío, pero con la llegada del invierno oscurece más temprano y es importante que te vean con claridad.