Consejos para conseguir los propósitos saludables de después del verano

Alcanzar los propósitos saludables que nos marcamos al acabar las vacaciones es cuestión de constancia y fuerza de voluntad. Pero nunca vienen mal algunos consejos.

Miniatura

El final del verano y el principio de año suelen ser dos épocas muy propicias para plantearnos nuevos propósitos saludables. Siendo realistas, muchos no son fáciles de conseguir. Somos impacientes y los hábitos sólo se vuelven reales con el paso del tiempo. Y si no convertimos nuestros propósitos en hábitos, nunca aparecerán los resultados.

Veamos algunos consejos que podemos aplicar para hacer más fácil el cumplimiento de los propósitos saludables que nos planteamos después del verano:

  • Plantéate objetivos fácilmente alcanzables: si nos planteamos retos complicados, puede que nos desesperemos al ver que no los conseguimos o que vamos a tardar mucho. Adelgazar, por ejemplo, en lugar de pensar que tenemos que perder 10 kilos, podemos plantearnos el objetivo de perder 0,5 kilos a la semana, algo más asequible y que podemos ir alcanzando a corto plazo.
  • Apunta los objetivos y progresos: como se suele decir: “si no está escrito no existe”. Apunta todos los progresos u objetivos que vayas consiguiendo y ponlos a la vista, para recordarte a diario que los esfuerzos que realizas para mejorar tu salud están dando sus resultados.
  • Mejora tu alimentación y haz deporte con amigos o familiares: es mucho más fácil conseguir objetivos saludables si los hacemos en compañía. Mejorar la dieta en casa es mucho más fácil si toda la familia se plantea ese reto que si solo lo plantea uno. En grupo unos a otros nos iremos reforzando y será más fácil mantener la motivación.
  • Utiliza aplicaciones móviles para que te ayuden a conseguir los objetivos: ya que casi todos tenemos teléfonos inteligentes, podemos utilizarlos para que nos ayuden a mejorar nuestra salud. Ya vimos algunas aplicaciones para mejorar nuestra alimentación y aplicaciones que nos ayudan a hacer deporte.
  • No te olvides de mejorar tu descanso: siempre nos centramos en la alimentación y el deporte, pero el descanso es fundamental. Si tenemos un buen descanso, tendremos más ganas de hacer deporte y de comer mejor. Hay que dormir bien y evitar esa sensación de estar cansado constantemente.

Adoptar hábitos saludables es posible, y si sigues estos consejos te será más fácil. Pero no olvides, al final,  la clave del éxito solo esta en ti y en tu fuerza de voluntad. ¡Ánimo a todos y a empezar el otoño con energía!