Cómo cuidar los hombros

Con el hombro efectuamos movimientos amplios y variados, pero también lo sometemos a los esfuerzos más intensos. Normalmente, sus molestias surgen de actividades en las que se eleva mucho peso o se realiza una tarea repetitiva en su articulación.

Cuidado con los movimientos y posturas de riesgo, como dormir con los brazos sobre la cabeza o mover repetidamente el hombro con el codo alejado del cuerpo. Igualmente, al coger objetos del asiento posterior del coche, no lleves el hombro hacia atrás, desplaza el cuerpo.

Refuerza otras zonas del cuerpo. Los músculos del vientre, espalda y piernas, si están fuertes, serán una base estable y fiable para los hombros a la hora de realizar un esfuerzo.

Escucha los límites de tu cuerpo. A menudo nos enfrascamos con actividades que suponen movimientos repetitivos (pintar, conducir, cocinar o peinar) Realizar durante mucho rato dichas tareas también puede causar o agravar el dolor de hombros. No hay que practicarlas en exceso, descansar de vez en cuando y saber parar.

Equipo Médico Advance Medical