Tu relación con el dinero, ¿es sana?

El problema no está tanto en nuestra relación con el dinero, si no en el apego hacia él. ¿Es obsesivo?

Relación con el dinero

Hablar de dinero genera sentimientos encontrados. Por un lado, se desea, pero por otro, de manera casi siempre inconsciente, aparecen emociones y sensaciones que boicotean nuestro camino para conseguirlo. El dinero está fuertemente conectado a nuestras emociones, e indagar en nuestra relación con el dinero puede resultar útil para aprender a gestionarlo con mayor consciencia.

¿De dónde viene la idea que tienes sobre el dinero?

Nuestra percepción y relación con el dinero viene heredada de nuestro entorno familiar, cultura y vivencias personales:

  • Entorno familiar: es, sin duda, uno de los factores que más condiciona nuestra percepción del dinero. Si has tenido una infancia en la que no has sentido la escasez de dinero, probablemente tengas una visión positiva de él. Pero, por el contrario, si alguna vez has sentido que el dinero era un obstáculo para que tus padres accedieran a su vida deseada, es posible que percibas el dinero como un problema.
  • Cultura social: desde pequeños hemos escuchado una serie de frases y dichos respecto al dinero, que demuestran las convicciones sociales de la cultura social en la que nos hemos criado. Así es como acabamos creyendo que “el dinero cuesta sudor y lágrimas”, o “más vale pájaro en mano que ciento volando”.
  • Experiencias propias: lo que nosotros mismos hemos experimentado respecto al dinero también condiciona nuestra visión. Si, por ejemplo, en algún momento la falta de dinero nos ha impedido realizar algo que nos apetecía, o si hemos invertido en algo y los resultados han sido negativos, inevitablemente el sentimiento generado respecto al dinero será de frustración, o falta de control.

¿Tu relación ha terminado y pensabas que simplemente te acompañaría una tristeza pasajera, fácil de disimular con distracciones o nuevas compañías?

Saber más >

¿Qué es un guión financiero?

Un guión financiero es un patrón de conocimientos tradicionales, comportamientos, creencias y enseñanzas transgeneracionales aprendidas sobre el dinero. Estos guiones son desarrollados durante la niñez y dirigen, inconscientemente, nuestro pensamiento y comportamiento financiero.

¿Cuál es tu tipo de relación con el dinero?

En función del tipo de guión financiero que dirige la faceta económica de nuestra vida, nos relacionamos con el dinero de diferentes maneras:

Evasión del dinero

Aquí nos encontramos con las personas que piensan que el dinero es la fuente de todo mal. Ven el dinero como algo malo, sucio, inmoral…Y, por tanto, piensan que las personas ricas son poco éticas, deshonestas, codiciosas y no merecen el dinero. Creen que la única manera de ganar mucho dinero es haciendo trampas o robando. ¿Te identificas con frases como “Pobre, pero honrado”, ¿“A saber cómo fulanito ha conseguido ese dinero”? Este guión puede generar irritabilidad, enfado y angustia, además de resultar un obstáculo inconsciente para conseguir prosperar económicamente.

Accede a DKV Omm, la plataforma para cuidar nuestro bienestar emocional

Adoración del dinero

Las personas con este guión piensan que el dinero es la felicidad. Creen que el dinero puede resolver todos sus males y piensan que nunca tienen suficiente dinero. Las personas que rinden culto al dinero suelen ser adictas al trabajo, gastan compulsivamente, se sienten infelices cuando no pueden tener o hacer algo y sus diálogos giran entorno a su escasez o su posesión. ¡Ojo! Puedes ser un adorador del dinero y no tener ni un euro. Poner el dinero en el centro de nuestra vida, dificulta el disfrutar del resto de facetas que la componen.

Estatus del dinero

Estos piensan que el dinero está directamente relacionado con el valor personal, la autoestima y la autopercepción. Buscan el reconocimiento social a través de la posesión de bienes materiales y de una imagen corporal determinada. ¿Tu lema de vida es “Eres lo que tienes”? ¡Cuidado! Puedes caer en deudas solo por mantener ese estatus determinado.

Vigilante del dinero

Las personas con este guión tienen control total sobre sus ingresos y sus gastos. Son personas ahorradoras y valoran mucho una vida austera. Tienen un miedo excesivo a gastar y pueden entrar en pánico ante un gasto imprevisto. ¿Nunca comentas lo que ganas, y eres totalmente discreto con respecto a lo que haces con tu dinero? ¡Vigila! La avaricia y una vida mísera puede ser tu camino de vida.

¿Hay algún tipo de relación con el dinero que sea dañina?

El problema no está tanto en la relación que tenemos con el dinero, si no en el apego hacia él. Un apego es un vínculo obsesivo, en este caso hacia el dinero, que se fundamenta en cuatro creencias falsas: es permanente, te va a hacer feliz, te va a dar seguridad total, y dará sentido a tu vida. Tener apego al dinero, por tanto, es una fuente de sufrimiento por la imposibilidad de ser feliz al desprenderse él. Esto es lo que se define como apego material, y se produce cuando depositamos sentimientos, emociones y expectativas en objetos, desarrollando un apego disfuncional.

Además, el apego al dinero…

  • Corrompe
  • Hace que pierdas tu dignidad, el respeto y tus valores esenciales
  • Pierdes libertad para moverte por el miedo a perderlo
  • Y terminas perdiendo la alegría pues tu mente está absorbida en invertir recursos para obtenerlo, impidiendo que disfrutes de otras cosas de la vida.

Es evidente que todos necesitamos dinero para hacernos la vida más fácil y cómoda. Sin embargo, hacerlo el centro de nuestras vidas perjudicando nuestra salud y nuestras relaciones, no es una decisión muy inteligente, ¿En qué marco te mueves tú?

Aprende a cuidarte, desconectar y evitar estrés siendo autónomo [DESCARGA  GRATUITA]

Comentarios


También te puede gustar...

trastornos del sueño en niños
Trastorno del sueño: síndrome de piernas inquietas
Mastitis
Remedio para la mastitis
Duelo por separación
Duelo por separación. Cómo superar una ruptura