Tipos de amor

Cuando nos enamoramos, las intensas emociones y la pasión que nos envuelven, afectan a nuestra mente y a nuestro cuerpo

Miniatura

Cuando nos enamoramos y conocemos a esa persona tan especial, nuestra vida cambia por completo: percibimos la realidad de otra forma, tomamos decisiones diferentes a lo habitual, reorganizamos nuestras prioridades, cambiamos las relaciones con los demás, etc. Por ello, tanto psicólogos, como sociólogos e incluso médicos han intentado entenderlo desde sus distintas vertientes.

  1. Requisitos de los tipos de amor
  2. Tipos de amor con el paso del tiempo

Las investigaciones en este campo han sido muy variadas, pero la teoría más conocida es la Teoría Triangular del Amor de Robert Sternberg, un psicólogo estadounidense, profesor en la universidad de Yale. Y en su conocimiento, nos basaremos en este artículo, para explicar los diferentes tipos de amor existentes.

Requisitos de los tipos de amor

Según Sternberg, para que exista amor es necesario que aparezca, al menos, alguno de estos tres elementos: Pasión, intimidad o compromiso.

  • Pasión
    • La pasión es el deseo intenso de querer estar con la otra persona constantemente, es la atracción entre los cuerpos, el apetito sexual o la excitación. Suele estar presente al inicio de la relación de pareja, pero habitualmente disminuye con el paso del tiempo, ya que se trata de una emoción que, cuando se obtiene recompensa, acaba reduciéndose.
  • Intimidad
    • La intimidad está relacionada con la capacidad de empatizar con el estado interno de nuestra pareja y con tener actitudes benévolas para fomentar el bienestar de la otra persona. Es un tipo de vínculo tan próximo, que nos permite abrirnos y ser nosotros mismos en la relación, tener una comunicación cercana y sobre aspectos íntimos, ser el apoyo de la otra persona cuando lo necesita, respetar, experimentar plena confianza, y entregarnos sin censura. La intimidad, es un elemento que no puede originarse hasta que reunimos la valentía de mostrarnos tal y como somos a la par que hay una aceptación mutua.
  • Compromiso
    • Es la decisión explícita de querer compartir tiempo y espacio con la pareja y mantener la decisión de amarla a largo plazo. Se refleja a través de la fidelidad, la lealtad y la responsabilidad y es la característica que hace que queramos continuar con nuestra pareja incluso cuando estamos atravesando malos momentos. El compromiso es el componente estabilizador de las relaciones y puede desaparecer cuando la pasión inicial desaparece o permanecer y aumentar con la intimidad.

Tipos de amor con el paso del tiempo

Cada uno de los elementos suele tener una progresión distinta a lo largo del tiempo de la relación. Al principio la pasión se expresa de una forma mucho más intensa para lentamente ir decayendo hasta que llega a estabilizarse. La intimidad se va desarrollando progresivamente a medida que avanza la relación, pero el crecimiento es más abrupto en las primeras etapas del noviazgo. Y el compromiso, al igual que la intimidad, también se desarrolla con el tiempo, pero a la inversa, crece muy espaciosamente al inicio, para acelerarse cuando es claramente perceptible que merecen la pena las recompensas y los costes de estar en esa relación.

Cuando los psicólogos trabajamos con parejas, nos encontramos que las relaciones suelen presentar una combinación de dos de estos tres elementos. Si no es así y tienen los tres, es poco probable que acudan a consulta para buscar ayuda terapéutica, porque los problemas rutinarios se resuelven mediante la comunicación, y si sólo tienen uno, es probable que el amor no sea duradero y pueda aparecer en el imaginario una posible separación, pues faltarían bases para que el amor se sostuviera.

La combinación de estas tres características da lugar, entonces, a diferentes clases de amor o formas de amar que, según Sternberg, podemos categorizar en 7 tipos de amor:

  • Cariño (intimidad)
    • Las relaciones que solo tienen la característica de intimidad, son propias de dos personas que solo sienten amistad. Se quieren, pero no sienten pasión y no toman decisiones que les unirán a largo plazo. Muchas relaciones de pareja comienzan con esta exclusiva característica, pues durante un tiempo, solamente fueron amigos. Otras en cambio, el paso del tiempo ha ido haciendo que desaparezca la pasión, y con ella la ilusión de hacer planes a largo plazo, lo que pone en peligro la permanencia de la relación.
  • Encaprichamiento (pasión)
    • En las relaciones donde solo hay pasión, los individuos no comparten miedos ni alegrías y tampoco hacen planes a largo plazo, porque realmente no se conocen. Esta característica es propia de las parejas que sienten “amor a primera vista” y deciden comenzar la relación sin apenas saber nada el uno del otro, lo cual al principio no tiene porqué resultar problemático, pero si con el tiempo no evoluciona, difícilmente resistirán. Generalmente este tipo de amor define a las relaciones cortas y triviales, a los “rollos” de un tiempo.
  • Amor vacío (compromiso)
    • En este tipo de relación no hay confianza ni pasión, solo compromiso. Es común en parejas que se han casado por conveniencia y de estar juntos, sacan algún tipo de provecho (económico, jurídico, social, etc.) o cuando dos personas llevan muchos años juntos y aunque ya no sienten nada, tiene intenciones de continuar porque o bien, es más cómoda la zona de confort que el riesgo de crear una nueva vida, o asumen el bache por el que están pasando como pareja y concluyen que merece la pena aguantar hasta que lleguen mejores tiempos.
  • Amor romántico (pasión-intimidad)
    • Son las relaciones en las que hay una combinación de pasión e intimidad. Los individuos que se encuentran en una relación con este tipo de amor, idealizan a la otra persona, creen que el otro puede colmar todas sus expectativas de vida, que es capaz de leer su mente y adelantarse a atender sus necesidades, y que por tanto, si aparecen problemas en la relación significa que ya no le quiere, que los celos son una prueba de amor, etc. Es como si “anduvieran entre las nubes” deleitándose con el otro, pero sin la menor voluntad de darle transcendencia real al vínculo. Se lo cuentan todo y se quieren, pero nunca llegan a hacer planes de futuro porque eso implicaría hablar de diferencias. Son amores poco resistibles a las adversidades, cuando aparecen dificultades tienden a desaparecer, y actualmente se alimentan sobretodo del ideal típico de las comedias románticas de Hollywood.
  • Amor sociable o de compañía (intimidad y compromiso)
    • En este tipo de relación, falta la pasión, que podría haber desaparecido con el paso de los años. Ambos disfrutan de la compañía del otro y toman la decisión de mantener el vínculo a pesar de que ya no haya deseo sexual, y lo que los une, no es simplemente cariño y cercanía, sino también un fuerte compromiso a enfrentar la vida juntos. Es una forma de amor típica de los grandes amigos y de las parejas más maduras.
  • Amor fatuo o loco (pasión y compromiso)
    • Este tipo de parejas no tiene una conexión íntima y especial porque una o ambas partes han decidido no confiar en el otro. Como la característica que les falta es la intimidad, se hace muy difícil generar un vínculo afectivo entre ambos y la decisión de permanecer juntos está tomada en base a la fuerte pasión que sienten en uno por el otro. Este tipo de amor es característico de personas con grandes inseguridades y dependientes emocionales.
  • Amor consumado (intimidad, pasión y compromiso)
    • Es la clase de amor que casi todas las personas aspiran a vivir y lo difícil, más que conseguirlo, es mantenerlo, pues con el paso de los años, lo habitual es que las parejas pierdan pasión. Por ello, el amor consumado, debería verse más como una fase del amor que como un estado permanente pues, aunque resulta muy agradable, no es imperecedera. Las parejas que tienen este tipo de amor cuidan mucho la relación y se esfuerzan día a día por mantener una comunicación empática con el otro, escuchan e innovan a nivel sexual y se ilusionan haciendo planes de futuro.

Pero, aunque podría decirse que ese sería el tipo de amor perfecto, no significa que sea el único que merece la pena vivir, de hecho, esta clase tan particular y única de amor la reservamos para unas pocas relaciones que satisfacen nuestras expectativas y tratamos de priorizarlas.

Todo esto nos hace ver que la vida de una relación de pareja pasa innegablemente por etapas gobernadas por diferentes tipos de amor. ¿Por qué tipo de amor estás ahora pasando con tu pareja?

Mireia Galán – Especialista en Psicología Clínica y Psicoterapeuta familiar y de pareja – Psicóloga consultora de Advance Medical


Las personas buscan estar bien durante toda la vida. El ocio es básico para una vida plena. Contamos con numerosos contenidos que relacionan ocio y bienestar. Os dejamos con los últimos:

Comentarios