Seguir aprendiendo en vacaciones escolares

Han llegado las vacaciones escolares tan deseadas por los pequeños, 3 meses si ir al cole disfrutando del tiempo libre. ¿Pero, durante todo este tiempo quien estará con ellos? Hay muchas opciones en las que tus hijos seguirán aprendiendo muchas cosas casi sin darse cuenta.

Miniatura

Los niños no solo aprenden en la escuela. Durante el día a día siguen absorbiendo conocimientos y educándose para seguir creciendo como personas, y este hecho también sucede durante las vacaciones escolares. Es la época en que tus hijos aprenden cosas muy distintas, excitantes y emocionantes que les servirán para toda la vida.

A pesar que no puedas pasar con ellos todo el día por el trabajo, durante las vacaciones escolares tienes muchas opciones para seguir estimulando el aprendizaje de los niños.

Aprendizaje en casa

La opción más sencilla es que un familiar con tiempo pueda cuidar de ellos las horas que no estás en casa. Los abuelos, los tíos o incluso los hermanos más mayores son una buena opción. En estos casos hay una relación reciproca los dos aprenden por igual, el mayor jugando le enseña maneras de hacer las cosas al pequeño, y el niño le sorprende con visiones inesperadas.

Si no tienes a ningún conocido o familiar que pueda estarse con los niños hay la opción de contratar a un canguro. Son personas cualificadas formadas en educación, enfermería o psicopedagogía que saben qué trato tener en cada ocasión con tus hijos. Se encargarán de estimular su creatividad jugando con ellos e incluso pueden ayudarles a hacer ciertas tareas veraniegas de la escuela.

Viviendo experiencias nuevas: 

Para los niños más activos y que necesitan hacer actividades constantemente hay la opción de apuntarles a algún campamento de verano durante el mes de julio. Allí conocerán nuevos amigos, se dejaran llevar por la energía de los monitores y las actividades que les proponen, e incluso harán muchísimas excursiones.

Puedes ir un paso más allá, hacer que cojan la mochila y se vayan de colonias o de campamentos como mínimo una semana. En estos casos tus hijos aprenden a ser más autónomos y a espabilarse para hacer las cosas por si solos y de formas alternativas y originales. Aprenderán más de lo que te puedes llegar a imaginar en un tiempo récord, y volverán encantados deseando volver a vivir una experiencia igual.

Y para los más mayores hay la opción de las colonias en el extranjero. La gran mayoría de estas se centran en aprender un idioma en el país nativo, pero además de mejorar la lengua extranjera conocerán culturas nuevas que les enriquecerán y les harán abrir su mente. Sumando que aprenderán a adaptarse a un ambiente desconocido en muy poco tiempo, se volverán un poco más autónomos y conocerán a gente de otros países del mundo volviéndose más tolerantes.