Relaciones con ex parejas, ¿una buena opción?

Cuando se termina una relación, por lo general eso de “podemos seguir siendo amigos” no suele funcionar. Querer que haya “buen rollo” nada más terminar es una forma de seguir alimentando algo que ya está roto, y que dificulta enormemente digerir y elaborar la ruptura.

Miniatura

Sin embargo, los estudios apuntan a que son cada vez más las ex parejas que logran afianzar su amistad tras la separación, y que precisamente éstas son las que gozan de mejor salud mental. Entonces, ¿es bueno mantener la relación con un ex?, ¿es realmente posible llegar a ser amigos? Pues depende de por qué queramos continuar la relación.

¿Cuándo es mala idea seguir siendo amigo de tu ex?

  • Si mantienes la relación sólo porque tenéis amigos en común: hay estudios que demuestran que los amigos ex, son menos comprensivos emocionalmente, menos útiles y están menos preocupados por la felicidad del otro. Así que reflexiona, si esa persona está ocupando ese lugar en tu vida por las presiones del entorno, más que por lo que aporta a tu vida.
  • Si mantienes la relación porque te sientes solo: llamar a tu expareja para hacer algún plan, solo porque no tienes a nadie más que te acompañe, puede hacer que la situación se enquiste y te impida conocer gente nueva. Aprende a estar solo/a y a disfrutar de esa etapa.
  • Si tu relación actual no está pasando por un buen momento: es fácil ver con buenos ojos a la persona con la que no estás, pues recuerdas bien sus virtudes, pero no sufres sus defectos. De hecho, la probabilidad de ser infiel o de conocer a alguien más interesante aumenta exponencialmente cuando la pareja no está pasando por su mejor momento. Así que, arregla tu relación y posiblemente deje de resultarte tan atractivo el otro/a.
  • Si mantienes la relación esperando que tu ex cambie: si la relación terminó porque había, por ejemplo, problemas de convivencia, con el alcohol, el juego, etc., pero todavía había amor, es posible que quieras mantener su amistad para ayudarle a que cambie, y ese día volver a estar juntos. El problema es que, si tu ex percibe tus intenciones, puede engañarte haciéndote creer que ha cambiado, o que ese día nunca llegue y estés perdiendo oportunidades de conocer o involucrarte al cien por cien con otras personas.
  • Si mantienes la relación porque te sientes culpable: si has sido tú el que ha roto la relación, es posible que quieras mantenerlo/a cerca para no hacer más daño. Pero no existe ruptura sin sufrimiento, y es desde ese dolor desde donde se sacan los mayores aprendizajes. No le arrebates la oportunidad de aprender de lo ocurrido.
  • Si mantienes la relación porque tu expareja es un posible plan B: si reservas en la recámara a tu ex, sólo por si tus conquistas no dan los frutos que esperabas, aparte de ser un comportamiento cínico, puede impedir que te vuelvas a enamorar. A veces para abrir una nueva puerta, hay que cerrar otra.

Consejos de actuación tras la ruptura

  • Aléjate y toma distancia: siempre que una relación se acaba se necesita pasar por un proceso de duelo, un tiempo para que esos sentimientos se enfríen y, sobre todo, para no enredarnos en recaídas o en malentendidos. Si la transición entre el amor y la amistad no se realiza correctamente, podemos llegar a sufrir mucho y también nuestras futuras parejas.
  • Ojo con las redes sociales: Instagram y Facebook son hoy en día uno de los mayores obstáculos para elaborar el duelo y aceptar la realidad de que esa persona ya no está en nuestra vida. Bloquéalo/a, elimínalo/a o haz lo que realmente te ponga difícil seguir sus andaduras. Lo más inteligente para tu bienestar psicológico es que estés focalizado/a en tu vida y no en la del otro.
  • Abandona el enfado permanente: el odio tiene una fuerza similar al amor, a la hora de instaurar recuerdos. De modo que, si sigues odiándolo/a por todo lo que te hizo, difícilmente acabarás por sacarlo/a de tu cabeza.
  • Sitúa a tu ex en el pasado: un ex puede estar en el presente ocupando el lugar que le corresponde como, por ejemplo, ser padre o madre de unos hijos en común. Pero nunca puede pasar por delante de la actual pareja. No existe ninguna excusa, sea del tipo que sea, para priorizar la relación con un ex.
  • Atiende las quejas de tu actual pareja: normalmente, las quejas de la nueva pareja con respecto al ex tienen más que ver con la necesidad de poner límites a una persona que se debería mantener en el pasado, que con los celos o la inmadurez.

 

Mireia Galán – Especialista en Psicología Clínica y Psicoterapeuta familiar y de pareja – Psicóloga consultora de Advance Medical

 

Comentarios