¿Qué es la relación de pareja living apart together (LAT)?

La relación de pareja living apart together responde a las siglas LAT. Se trata de un fenómeno que toma fuerza y que cuestiona el modelo de pareja tradicional.

Miniatura

En los últimos años, las familias del mundo occidental han vivido una de las mayores transformaciones de la historia debido a los cambios en la formación y el funcionamiento de las parejas que las componen. Gracias a que los tiempos de noviazgo se han flexibilizado, el papel de la mujer en el ámbito público es cada vez más activo y se ha privatizado e individualizado la forma de vida familiar, han surgido un grupo de personas que cuestionan aspectos que tradicionalmente ocurrían por costumbre o imposición y han decido romper las reglas para poder llevar su relación de pareja como ellos quieren, teniendo una oportunidad de ser felices según sus necesidades y no según lo establecido.

  1. ¿Qué es una relación de pareja LAT?
  2. Problemáticas asociadas a una relación de pareja LAT
  3. Reglas del juego de una relación de pareja LAT
  4. Ventajas de la relación de pareja LAT

Es entonces, en esta “revolución silenciosa” cuando aparece el fenómeno LAT (Living apart together) que tuvo su origen en los países anglosajones, pero que hoy en día está tomando fuerza en todo el mundo occidental.

¿Qué es una relación de pareja LAT?

Una pareja LAT es aquella que decide amarse manteniendo una relación seria y estable, pero que nunca llegará a vivir bajo el mismo techo a pesar de tener la posibilidad de hacerlo. Entre los jóvenes, este tipo de vinculación se escoge como el único modo de conservar un tiempo exclusivo para uno mismo, preservar la individualidad y crecer como persona, y en cambio en adultos, abundan los divorciados que eligen iniciar una nueva relación, pero priorizan la convivencia con sus hijos o simplemente no quieren sentir la necesidad de compartir gastos, educar, adaptarse a los hábitos del otro, etc., y encuentran en este modelo de pareja la manera de encajar las múltiples responsabilidades que han ido asumiendo con el paso de los años.

En definitiva, podríamos decir que los jóvenes no quieren sacrificar su independencia y los mayores han acumulado demasiadas posesiones como para moverlas de lugar.

¿Pero realmente la elección de este modelo de pareja es algo voluntario? O ¿existen problemáticas que obstaculicen la asunción de otro tipo de compromiso o relación? Lo cierto es que puede que detrás de este formato diferente haya una idea errónea del amor y la convivencia, y es por ello que hay prestar especial atención a posibles circunstancias negativas o problemáticas, que podrían marcar los pasos en falso de la relación.

Problemáticas asociadas a una relación de pareja LAT

La dificultad para establecer un patrón de funcionamiento en pareja responde a numerosas razones. Una relación de pareja LAT puede formarse por los siguientes condicionantes:

  • Condiciones socioeconómicas
    • La precariedad laboral, los horarios, la falta de conciliación, la necesidad de movilidad, etc., que dificultan la convivencia bajo un mismo techo. De hecho, un gran porcentaje de jóvenes, optan por ésta opción de pareja, de acuerdo a la insolvencia económica que les impide emanciparse.
  • El miedo al compromiso
    • Hay personas que tienen un cierto retraso en la madurez emocional y eso les impide asumir las responsabilidades propias de una relación a largo plazo, de modo que, cuando una relación empieza a adquirir tintes más serios, se sienten confundidos y dan un paso atrás.
  • El enganche emocional con la familia de origen
    • Tener un rol de hijo, que inunda la identidad de la persona, obstaculiza el desarrollo del rol de pareja y acaba entorpeciendo la formación de una familia propia.
  • La falta de confianza para dar un paso más allá en el compromiso
    • La indecisión o el no acabar de apostar por la pareja genera noviazgos eternos y enquistados, que curiosamente, acaban rompiendo justo cuando van a vivir juntos.
  • La soledad crea costumbre
    • Hay personas que están tan acostumbradas a vivir solas que no acaban de hacerse a las cesiones y los pequeños sacrificios que conlleva la convivencia en pareja.

Así pues, podríamos concluir que, si los motivos que han llevado a la persona a establecer una relación de pareja LAT son la falta de compromiso, la excesiva involucración en la familia de origen, las dificultades para funcionar conjuntamente o la falta de apuesta por la pareja, la fecha de caducidad de la relación suele estar trazada. Sin embargo, si hay un objetivo común y una voluntad de las partes para preservar su espacio individual, la relación puede mantenerse sana durante mucho tiempo. 

Pero como es de imaginar, y sobretodo en los inicios de la relación, el riesgo de celos, dudas o falta de compromiso en parejas que viven separadas, es muy alto, por ello es importante que ambos estén de acuerdo en definir las reglas del juego y las respeten bidireccionalmente.

Reglas del juego de una relación de pareja LAT

Para tener una relación de pareja LAT, hay que tener muy claras una serie de reglas:

  • Que las ganas de vivir separados sean recíprocas: Que la elección de ser una pareja LAT no sea una opción que se tome por presiones económicas, sociales o psicológicas.
  • Ser fiel y compartir la vida: Vivir en casas separadas no significa renunciar a la fidelidad y a tener un acompañante de vida.
  • Desarrollar la confianza y la honestidad para con el otro: Los celos, así como los sentimientos de posesión acostumbran a aparecer en este tipo de vinculación.
  • Que hayan objetivos comunes y metas a conseguir: Es importante definir si lo que están viviendo es algo temporal, por qué y, sobretodo a dónde van como pareja. Una pareja implica compartir un camino, si se hacen rutas separadas al final no será viable.
  • Que la persona sea parte de la vida, pero no su totalidad: La distribución del tiempo y el porcentaje que se dedica a la pareja debe de ser algo que se respete por ambas partes.

Desde una perspectiva individualista, este modelo de relación parece el óptimo en cuanto a tener libertad y también a tener pareja, pues permite poder compaginar autonomía con intimidad y ofrece la posibilidad de mantener relaciones personales y amorosas, pero sin que el otro interfiera mucho en las costumbres propias y el estilo de vida; además permite disfrutar de ciertas ventajas que el roce del día a día y la convivencia acaban destruyendo.

Ventajas de la relación de pareja LAT

Las ventajas de una relación de pareja LAT son:

  • Este modelo de pareja ayuda a mantener viva la llama, al menos por más tiempo.
  • Favorece el vivir un amor más pasional y con tintes más románticos que en la pareja tradicional.
  • El tiempo compartido es tiempo de calidad.
  • Evita las tensiones derivadas de la convivencia, y hace más llevaderas las manías del otro y las tareas domésticas.
  • Facilita el manejo de la economía sin necesidad de compartirlo todo.
  • En el caso de ruptura, el proceso es más llevadero porque existen menos bienes comunes a repartir.

En España, este fenómeno se ha expandido en los últimos años como consecuencia del retraso en la emancipación familiar, la prolongación de los años de estudio y la dificultad de acceso al mercado de trabajo y a la vivienda, pero siguen siendo los divorciados, viudos y solteros los que más alimentan esta tendencia por la libertad individual que supone y la preferencia de una relación de pareja sin tantas ataduras.

Mireia Galán – Especialista en Psicología Clínica y Psicoterapeuta familiar y de pareja – Psicóloga consultora de Advance Medical