Nomofobia, ¿eres adicto al móvil?

Alrededor del 50% de la población sufre, sin ser consciente, una adicción al móvil. La nomofobia puede tener consecuencias impredecibles.

Miniatura

El teléfono móvil se ha convertido en un elemento imprescindible de nuestro día a día. Muchas personas no pueden pasar ni un día sin él. Puede que tengan una enfermedad:

  1. ¿Qué es la nomofobia?
  2. Síntomas de la nomofobia
  3. Efectos de la adicción al smartphone
  4. 10 preguntas para saber si sufre de adicción al móvil

¿Qué es la nomofobia?

La nomofobia es el miedo irracional a salir de casa sin móvil, una sensación de ansiedad que sufren los usuarios de teléfonos móviles. Esa dependencia, llevada al extremo, puede indicar un grave problema psicológico.

Una persona con nomofobia denota una falta de seguridad y baja autoestima. Tanto la adicción a internet como al teléfono móvil, suele darse más en jóvenes que adultos, y según diversos estudios cerca del 50% de la población sufre esta adicción, más relacionada con el género femenino por tener las mujeres facilidad comunicativa y necesidad afectiva.

Síntomas de la nomofobia

  • Sensación de ansiedad
  • Taquicardias
  • Pensamientos obsesivos
  • Dolor de cabeza y de estómago
  • Desesperación
  • Alteración del sueño
  • Falta de atención a lo que ocurre a su alrededor

Efectos de la adicción al Smartphone

Cuando tenemos una dependencia del móvil llegamos a perder la concentración en las actividades cotidianas como los estudios, el trabajo o las relaciones personales. Las personas que sufren de nomofobia no pueden apagar el móvil por la noche, por lo tanto ven interrumpidas sus horas de sueño, puesto que antes de dormir utilizan el teléfono un rato, si se desvelan lo primero que hacen es revisar el teléfono y por la mañana tienen ese 'instinto' por estirar el brazo y buscar el teléfono en la mesilla.

Las relaciones de pareja se han visto afectadas en gran medida por el uso permanente del móvil. Si bien facilita las relaciones a distancia, el extremo provoca serios problemas. Y es que a la larga mantener una relación vía online hace que dejemos de ser capaces de mantener una conversación cara a cara, no sabemos de qué hablar, pero en cambio podemos tener largas conversaciones con esa misma persona de manera virtual.

Aparte de estos efectos, la nomofobia conlleva peligros para la integridad y seguridad en situaciones de conducción, como peatones que no están atentos al tráfico, etc.

Las personas con adicción al móvil sufren inestabilidad anímica por estar pendiente de quien escribe o quien les llama. Pasar demasiado tiempo frente a la pantalla del móvil supone la pérdida de la noción del tiempo.

10 preguntas para saber si sufre de adicción al móvil

  1. ¿Sientes ansiedad o nerviosismo cuando la batería se está agotando?
  2. Mientras habla alguien en un grupo de amigos, ¿estás mirando el móvil o pendiente de si se ilumina con alguna notificación? 
  3. ¿Tienes el móvil al lado en el trabajo o estudios, y echas un vistazo de vez en cuando?
  4. A pesar de la peligrosidad de ir conduciendo, ¿lees y escribes en el móvil?
  5. En casa, ¿sabes en todo momento dónde has dejado el móvil? ¿Te lo llevas al baño?
  6. ¿Coges llamadas no importantes cuando estás hablando con otras personas?
  7. Si por algún casual olvidas el móvil en casa, ¿piensas continuamente en él y sientes como si te faltase algo? ¿Piensas en volver a casa para recuperarlo?
  8. Si te quedas sin batería, ¿preguntas a la gente por un cargador para volver a encenderlo?
  9. Si te desvelas en mitad de la noche, ¿coges el móvil para revisar las notificaciones?
  10. Al levantarte, ¿mirar el móvil es lo primero que haces?