El síndrome de alienación parental

Cuando se da un contexto de ruptura familiar conflictivo repleto de disputas, es frecuente que aparezca el llamado síndrome de alienación parental (SAP).

El síndrome de alienación parental

El síndrome de alienación parental, se trata de un trastorno infantil que afecta a los hijos de padres separados y que surge en el contexto de la determinación de la custodia, guarda y crianza de estos. Algunos autores lo definen como un conjunto de síntomas que se producen en los hijos cuando uno de los padres persigue destruir o impedir la relación vincular con el otro progenitor.

Parejas rotas, ¿qué pasa con los hijos?

La relación de pareja se rompe y el proyecto compartido llega a su fin. Decidimos divorciarnos y los hijos que hay en común pasan a ser hijos de padres y madres separados.

Cuando se produce una separación y los padres de forma responsable deciden poner fin a la relación, se puede dar el caso de que ésta se produzca con normalidad y en ausencia de conflictos, a pesar de la dificultad que comporta para todos los miembros adaptarse a la separación y a las consecuencias de esta decisión.

Pero lo cierto es que el número de divorcios ha sufrido un enorme crecimiento en los últimos años, y en numerosas ocasiones la separación transcurre como una explosión de guerra, generando una intensa fuente de conflictos entre los padres, hasta el extremo de llegar a hacer partícipes a los hijos/as. En este tipo de situaciones, los hijos experimentan múltiples presiones, se ven inmersos en los conflictos de dos personas adultas y acaban formando parte de los bloqueos, las disputas y los enfrentamientos entre los progenitores, que impiden incluso al otro seguir vinculado a los hijos. 

Cómo un progenitor obstaculiza al otro

Algunos tipos de esta obstaculización de un progenitor a la relación del otro con los hijos serían:

  • Una campaña de denigración: un progenitor lleva a cabo acciones para desacreditar, ofender, criticar o blasfemar. Algunas situaciones cotidianas que se pueden dar son, por ejemplo: evitar pasar las llamadas telefónicas a los hijos o no entregar los paquetes que les mande.
  • Racionalizaciones débiles, absurdas, o frívolas para la desaprobación: sucedería en caso de que delante de los hijos, el progenitor insulte al otro, desvalorizándolo.
  • El fenómeno del "pensador-independiente": cuando el progenitor decide tomar decisiones importantes por su cuenta, sin consultar con el otro pero que se crean a propósito de los propios hijos.
  • Extensión de la animosidad hacia los amigos y/o familia: buscar aliados en el entorno social o familiar para actuar en contra del otro progenitor.

Consecuencias del síndrome de alienación parental en hijos menores

El síndrome de alienación parental (SAP) desemboca una serie de síntomas en los hijos que sufren esta situación de desencuentro familiar conflictivo. Resulta esencial, por tanto, prestar atención a la posible presencia o detección de dificultades en los hijos que padecen este tipo de situación, tales como miedos, ansiedad por separación, etc.

Algunas alteraciones más frecuentes que se han descrito en niños con SAP son:

  • Trastornos de ansiedad: condicionados por la dificultad de adaptarse por ejemplo al régimen de visitas o a los cambios de domicilio.
  • Trastornos en el sueño y/o en la alimentación: en niños que están en la primera infancia, pueden aparecer problemas para el control de esfínteres y en niños de etapa más avanzada, se pueden dar alteraciones en el comportamiento alimentario, tales como aversiones repentinas a determinados alimentos o incluso conductas de riesgo como ayunos prolongados.
  • Trastornos de conducta: se suelen dar con asiduidad, sobre todo del tipo negativista desafiante, el cual se manifiesta con comportamientos agresivos y evitativos, ya sea en el ámbito escolar y/o en el familiar.
  • Dificultades afectivas como la dependencia emocional: a menudo sienten miedo de ser abandonados o que el amor que reciben tiene que estar condicionado o sublevado al otro progenitor.

Ahora que ya sabemos un poco más sobre este síndrome, resulta fundamental ser conscientes de la importancia de buscar ayuda en caso necesario. Existen profesionales que nos puedan ofrecer pautas y orientaciones adecuadas a disminuir el grado de conflictividad y alienación, especialmente a evitar que los hijos entren en ataques innecesarios o formen parte de los desacuerdos de los padres. Y, sobre todo, valorar la necesidad de que tanto padres como hijos puedan recibir un acompañamiento o apoyo psicológico durante y después de la etapa de la separación.

  

Andrea Arroyo

Artículo de Andrea Arroyo

Psicóloga

Psicóloga sanitaria y dietista-nutricionista clínica. Experta en trastornos de la conducta alimentaria, obesidad y psiconutrición. - Psicóloga consultora de Advanced Medical. Blog de Andrea Arroyo

Más sobre Andrea >

Linkedin Twitter

Comentarios