Cómo afecta la música a nuestras emociones

¿A quién no le ha pasado en alguna ocasión estar triste y necesitar música que acentúe la aflicción? o, por el contrario ¿buscar melodías que exalten la alegría que ya se está experimentando?

Como afecta la música a nuestras emociones

La música afecta a nuestras emociones, a la forma en la que encaramos los días e incluso a nuestro estado de ánimo.

Cada individuo desarrolla, según sus experiencias personales, diferentes gustos y preferencias musicales, pero a pesar de las diferencias, hay respuestas comunes a la música que nos unen a todos.

¿Cómo afecta el tipo de música a nuestras emociones?

  • Música estimulante: la compondrían géneros como el pop, rock, salsa, reggaetón, rap, tecno, etc. Aumenta la energía corporal activando los músculos estriados, encargados de la movilización del cuerpo, y estimula el área subcortical del cerebro, provocando emociones intensas, respuestas viscerales e instintivas, aumentando el nivel de vigilia, atención y excitación.
  • El rock acelera nuestro ritmo cardiovascular y nos hace sentir seguros, por lo que es perfecto cuando necesitamos una inyección de adrenalina para hacer ejercicio, motivarnos para algún reto, un examen o incluso una cita, y los ritmos latinos dan a nuestro cuerpo una mezcla de dopamina y adrenalina que genera “buen rollo”.
  • Música sedante: En ella estarían incluidos géneros como la música clásica, chill out, lounge, bossa nova, jazz, soul, etc. Provoca sedación física, intelectual y contemplativa.
  • La música romántica tiene la capacidad de hacer que nuestro cerebro segregue oxitocina, la hormona del amor, por lo que nos hace estar más sensible a los sentimientos como el enamoramiento o el dolor, y el jazz y el blues agudizan los sentidos, y generan una sensación de liberación, por lo que son ideales para actividades que requieren creatividad, innovación e imaginación.

¿Te estresan los planes fuera de casa?, ¿te angustia el furor de la gente por querer quedar en persona? Tranquilo, no eres el único.

Saber más >

¿Qué pasa en el cerebro cuando escuchamos música?

Cuando una melodía nos gusta se activan en el cerebro los mismos centros de placer que si estuviéramos comiendo chocolate o haciendo el amor. Al percibir ondas sonoras, experimentamos emociones que provocan en el cerebro la secreción de dopamina, un neurotransmisor considerado el responsable de las sensaciones placenteras y la sensación de relajación.

Accede a nuestra plataforma 'Mi Salud Emocional'

8 beneficios que aporta escuchar música

  1. Ayuda a expresar sentimientos: habitualmente, empleamos las palabras para describir cómo nos sentimos, pero a veces, éstas no son lo suficientemente eficaces para hacer que otras personas sepan exactamente qué estamos sintiendo. No existe una correspondencia directa y unívoca entre nuestras emociones y nuestros centros lingüísticos, por lo que la transformación a la palabra, diferente para cada individuo, hace que en muchas ocasiones no nos comprendamos los unos a los otros. Sin embargo, con la música es mucha más fácil. Con ella es posible evocar sensaciones y que el receptor, sea quien sea, y del país o cultura que sea, entienda perfectamente a qué emoción nos estamos refiriendo. De ahí que sea tan utilizada en el cine, para resaltar la emoción que se quiere transmitir y ayudar al espectador a comprender mejor la escena.
  2. Modifica nuestro estado de ánimo: la música tiene la capacidad de facilitar el tránsito de una emoción a otra con cierta rapidez. Una canción triste pude inducirnos a un estado melancólico, mientras que una canción alegre puede excitarnos y proporcionarnos minutos de felicidad. De hecho, la música es un recurso utilizado en pacientes con depresión para conseguir modificar por momentos su estado de ánimo.
  3. Favorece la conexión: escuchar una melodía nos permite conectar con nuestras emociones, influir en nuestras funciones cognitivas y, por consiguiente, modificar nuestra conducta. Una armonía alegre nos conecta con emociones positivas que favorecen un pensamiento optimista, valorando mejor nuestras capacidades y habilidades, y promueve que actuemos en consecuencia.
  4. Mejora el aprendizaje: todos los que hemos aprendido el abecedario cantando sabemos que es más fácil memorizar una lista si va con música. Y es que, aparear la música con el ritmo y el tono mejora el aprendizaje y la memoria.
  5. Alivia la ansiedad: la capacidad que tiene la música de desvanecer las preocupaciones contribuye a aliviar tensiones y a producir relajación. De hecho, la música es tan eficaz para reducir la ansiedad, que a menudo se usa en entornos dentales, preoperatorios y de radioterapia para ayudar a los pacientes a enfrentarse a sus preocupaciones acerca de los procedimientos.
  6. Reduce el estrés: escuchar música reduce el nivel de cortisol en el cerebro, hormona responsable del estrés.
  7. Nos permite evocar recuerdos: la música genera profundos sentimientos y sensaciones, por lo que algunas melodías se llegan a convertir en parte de nuestra historia vital.
  8. Estimula la creatividad: al conectar con una gran variedad de emociones, la música nos permite enfocar un problema desde diferentes perspectivas. Las diferentes emociones originan distintos pensamientos.


Sabías que…

¿Existe una terapia centrada en utilizar la música y sus elementos para conseguir beneficios a nivel cognitivo, físico y socioemocional? Se llama Musicoterapia, y con ella se consigue mejorar el estado de salud y bienestar de bebés, niños, adultos y ancianos.


New call-to-action

Comentarios


También te puede gustar...

Polen de abeja
Polen de abeja: propiedades, beneficios y cómo tomarlo
Actividades para niños en verano
Vida social post covid
Vida social tras el confinamiento