Bronceado con caña de azúcar y autobronceantes, alternativas para un bronceado perfecto

Existen diferentes alternativas para obtener un bronceado saludable, sin acudir a rayos UVA, o a la exposición solar en exceso, causantes de envejecimiento acelerado de nuestra piel.

Miniatura

Dentro de la lista de activadores del bronceado alternativos nos encontramos con el bronceado con caña de azúcar y los autobronceantes, los cuales aportan un tono más oscuro de la piel en pocas horas, y sin exposición solar.                                 

  1. ¿Cómo funcionan?
  2. ¿Qué es?
  3. Comparativa
  4. ¿Cuándo evitarlos? 

Bronceado con caña de azúcar y autobronceadores ¿Cómo funcionan?

Tras su aplicación sobre la piel limpia y seca; actúan aumentando el tono de la piel, por la reacción de uno de sus compuestos, la Dihidroxiacetona-DHA, (componente que se encuentra en la caña de azúcar, que es 100% natural); con las proteínas cutáneas. La eritrulosa (en el caso de los autobronceantes, los segundos componen ente) se complementa con la DHA, para producir un bronceado más duradero. Esta es la principal diferencia con los aceleradores de bronceado, los cuales estimulan la síntesis de melanina, el compuesto que otorga el tono color a la piel.

La Dihidroxiacetona, se une a los aminoácidos de la queratina, y forma los complejos coloreados, que varían de marrón a amarillo pardo. No aseguran protección, ni aumentan el riesgo de padecer cáncer. Se debe aplicar con cuidado para evitar irregularidades en el coloreado de la piel. El tipo de color adquirido depende de los aminoácidos de la piel, y del PH de la misma.

¿Qué es el bronceado con caña de azúcar?

Es un procedimiento mediante el cual se pulveriza el cuerpo en forma extrafina, casi vaporizada; reaccionando la DHA en contacto con la piel y logrando una absorción y un bronceado óptimos. El tono obtenido es el tipo de bronceado natural para cada piel, y no presenta riesgos indeseados, como cuando se utilizan aerógrafos o compresores. El bronceado parece un bronceado playero.

Cada sesión de aplicación dura entre 10 y 20 minutos, y el efecto mayor se aprecia a las ocho horas de aplicación. Los efectos duran entre cinco y 10 días, de acuerdo al tipo de piel de cada cual.

Esta técnica se lleva a cabo en centros de estética registrados. En primer lugar, se realiza un peeling corporal, que permite liberar el cuerpo de las células viejas. A continuación, se toma una ducha limpiadora. En tercer lugar, se aplica con una pistola pulverizadora, que lo distribuye de forma uniforme por todo el cuerpo.

Se deben evitar los baños en las primeras 12 horas, o el contacto con humedad, o ropas apretadas. La aplicación puede mantenerse más tiempo si se combina con cremas hidratantes. El tratamiento ronda los 60 euros, y puede repetirse cada siete días. No tiene contraindicaciones importantes y puede utilizarse también durante el embarazo. Debe evitarse su aplicación en mamas lactantes, para evitar traspaso de los componentes a la leche materna y, por ende, al bebé, durante la lactancia.

Bronceado con caña de azúcar vs autobronceantes tópicos

Existen diferentes tipos de autobronceantes, y debes escoger uno de acuerdo al tipo de color que desees adquirir. Podrás adquirir un bronceado de forma gradual, con geles, cremas o espumas  (los cuales se aplican diariamente).

El primer paso antes de aplicarlo es exfoliar la piel, para evitar la acumulaciòn de células viejas, con especial cuidado en zonas de roce, como codos y tobillos.

Posteriormente, se debe hidratar la piel y dejarla secar, para evitar residuos de crema, que interfieran con la colocación correcta del autobronceante. Por último, aplicar la cantidad suficiente, para evitar el efecto leve, o el exceso. La coloración de las manos se puede evitar utilizando guantes o bien lavando y secando las mismas, tras aplicarse el producto.

Se debe aplicar por secciones, con cuidado en los pliegues articulares. El efecto alcanza su máximo entre las seis y las ocho horas posteriores a la aplicación, y se deben esperar al menos 10 minutos antes de vestirse, evitando también el contacto con el agua. Se ha de hidratar bien la piel después, para mantener un cuidado correcto, ya que los autobronceantes producen su efecto desecando la piel en exceso. Esta debe estar depilada al menos dos días antes de realizar el procedimiento.

Bronceado con caña de azúcar y autobronceadores: ¿Cuándo evitarlos?

El uso de los autobronceantes está contraindicado en personas con afecciones crónicas de la piel como dermatitis escamosa, piel seca, eritematosa o enrojecida; o durante accesos de psoriasis, o eccemas. Debe utilizarse con especial cuidado en lupus y rosácea, y también en vitíligo. Evitar en casos de hipersensibilidad a los componentes (hacer una prueba test en una pequeña superficie, previo a su total aplicación); aunque no existen contraindicaciones absolutas para su uso.

No existe contraindicación firme para su uso durante el embarazo, pero se debe utilizar bajo vigilancia médica estricta. Cualquier reacción que aparezca durante su aplicación, debe informarse de inmediato al médico de cabecera. Nunca utilizar sin previo aviso al profesional a cargo.

El precio promedio es de 12 a 50 euros, con variaciones según las diferentes marcas. En este sentido, es importante asegurarse de invertir en un producto de calidad, para evitar posibles complicaciones o engaños en los resultados.

Dra. Leticia María Fasano - Especialista en cirugía general y estética - Médico colaborador de Advance Medical


El ocio es una de las patas de una vida saludable. Conoce los últimos artículos en los que hablamos de actividades de ocio y bienestar emocional:

Comentarios