"¿Qué diablos hacen todo el día mis hijos en Internet?"

A los padres y madres puede pasarnos que, por desconocimiento, exageremos nuestro miedo hacia lo que ven y hacen nuestros hijos en la red.

Miniatura

ElRubius, Minecraft, Yellow Mellow, Lilli Crossing, Vegeta777, Clash of Clans, Snapchat, AuronPlay… Seguro que te suenan. Tus hijos hablan de ello constantemente, pero no acabas de saber qué significa, tampoco sabrías pronunciar la mayoría de ellos y eso te lleva a preguntarte cosas como: ¿Qué diablos hacen mis hijos todo el día en Internet? ¿Es peligroso? ¿Puede crearles una adicción?

Nuestros hijos en Internet aprenden a base de prueba y error. Y lo mismo debemos hacer nosotros.

A los padres y madres puede pasarnos que, por desconocimiento, exageremos nuestro miedo hacia lo que ven y hacen nuestros hijos en la red. Ésta es la principal barrera que separa a nuestra generación de la de suya: el miedo a Internet. Ante esto, podemos optar por prohibir y controlar, pero eso no siempre tiene el efecto deseado y puede volverse en nuestra contra.

Antes de probar esas tácticas, podemos intentar conocer un poco más lo que hacen con sus móviles y ordenadores. Solo debemos fijarnos en cómo lo hicieron ellos. Porque no es que nuestros hijos sean genios que nacen con esas habilidades. No. Lo que pasa es que no tienen miedo a probar cosas nuevas. Son autodidactas y aprenden a base de prueba y error. Y lo mismo debemos hacer nosotros.

Siempre teniendo muy claro que, si niños y niñas de 10 años saben usar Snapchat, no es debido a que sean unos iluminados, sino a que esa aplicación, al igual que las demás, está pensada para ser muy fácil de usar. Está diseñada para que sea intuitiva.

Para ganar confianza en vosotros mismos, pensad que no hay nada más complicado en Internet que la banca online. Y todos nos las hemos apañado para poder consultar nuestras cuentas desde el móvil o el ordenador.

A continuación, os dejamos 5 ejemplos de lo que consumen los jóvenes en España, para que escojáis uno e intentéis utilizarlo y conocerlo (aunque no tiene por qué gustaros):

Youtubers: Son la nueva tele. En Youtube hay gente hablando de videojuegos, haciendo humor, dando consejos de belleza o simplemente contando su vida. Son famosos. Y del mismo modo que tú te tragas el entreno del Madrid o la ruptura de Rosa Benito, ellos ven todo lo que hacen sus ídolos. No hay diferencia alguna, solo el canal por el que lo ven.

Os dejamos 3 videos de los principales youtubers hablando de sí mismos, para que los conozcáis un poquito:

Snapchat: Reconocemos que de entrada, Snapchat puede abrumar. Entras en la aplicación y sin quererlo ni beberlo tu móvil activa, él solito, el modo “selfie”. Pero es que de eso va Snapchat. Sirve para mandar fotos o videos de forma rápida, sin pensárselo mucho. Además puedes añadirle iconos y dibujos hechos con el dedo.

Tú de pequeño mandabas papelitos al de delante con un dibujo del profe. Ellos hacen los mismo, pero con el móvil.

Instagram: Al igual que Snapchat, su función es compartir fotos y videos cortos. La diferencia es que las fotos y videos de Snapchat, no quedan registradas en ningún sitio. En cambio, en Instagram la idea es que esas fotos conformen un álbum de tus mejores momentos. Antes de subir nada a Instagram, los jóvenes pasan un buen rato editando y retocando, con el fin de conseguir que todo aparezca de la forma más espectacular posible.

Está entrada del blog Enfemenino, recoge las cuentas de famosos españoles con más éxito en Instagram.

Juegos: Aunque no nos lo parezca, la mayoría del tiempo que los vemos enganchados a un juego, no es que sean unos críos solitarios y sin amigos. Es muy probable que estén jugando con 4 amigos a la vez. Incluso pueden estar jugando y hablando con un niño ruso con las mismas aficiones que él. Eso no puede ser malo.

Eso sí, los juegos están pensados para ser adictivos. Establecer un límite de tiempo de juego semanal será positivo. Con una hora u hora y media máxima al día, es más que suficiente para que puedan disfrutar cualquier juego.

Si no estás de acuerdo en que tus hijos lo consuman, lo único que puedes hacer es instalar algún sistema para bloquear ese tipo de páginas.

Porno: Es una realidad. Los adolescentes se interesan por la sexualidad y solo necesitan un clic para acceder a más contenido sexual del que nosotros vimos en toda nuestra juventud. Si no estás de acuerdo en que tus hijos lo consuman, lo único que puedes hacer es instalar algún sistema para bloquear ese tipo de páginas. Aquí van alguno sistemas de bloqueo para los diferentes navegadores: