El deporte es un potente remedio contra la depresión

La depresión puede prevenirse con ayuda del ejercicio físico

Miniatura

Es otro de los muchos efectos beneficiosos que tiene la práctica de ejercicio físico. La práctica regular de ejercicio, sobre todo en grupo,  alivia los síntomas de la depresión en la misma medida que los fármacos antidepresivos.

El ejercicio es sobre todo beneficioso en personas que están motivadas a realizar la práctica física, y se desaconseja en aquellos pacientes que no se sientan atraidos por el ejercicio, aunque siempre es aconsejable utilizar mecanismos para atraer a la persona deprimida a hacer deporte.

Además, en gran parte de pacientes con depresión se suele dar como daño colateral el sobrepeso u obesidad, por la poca actividad realizada y el aumento del apetito, a lo que en gran medida ayudaría el ejercicio. Esto, unido a la sensación de relajación que produce el ejercicio, la autosuficiencia y el aumento del autoestima por ser capaz de realizar una tarea parece ser un camino más para ayudar a salir a las personas de un estado depresivo.

Cuando hacemos ejercicio segregamos endorfinas. Las endorfinas son unas moléculas que ejercen de neurotransmisores. Su efecto es similar a los opiáceos, lográndose un estado de bienestar y de analgesia. Digamos que las endorfinas son las moléculas de la felicidad, por eso nos gusta tanto su efecto. Hacer deporte libera estas endorfinas en el organismo, por eso nos sentimos tan bien cuando acabamos de entrenar.

Al acabar de hacer ejercicio los niveles de endorfinas son mayores en nuestro cerebro que al empezar. Y parece que la intensidad del ejercicio (dentro de unos límites razonables), también influyen. Por eso vale la pena aumentar la intensidad en los últimos minutos para lograr esa buena sensación al acabar de hacer deporte.

Imagen | Sean Jackson