Consejos para disfrutar del verano y las vacaciones

Tanto si marchamos de nuestra ciudad como si nos quedamos cerca de casa, lo cierto es que tenemos un par de meses para salir de la rutina. Y es que salir de esa rutina es algo necesario y beneficioso, por un lado porque nos permitimos hacer cosas que durante el resto de meses no hacemos y por otro lado porque nos oxigena, nos llena de aire, de energía y de alegría.

Miniatura

6 consejos bienestar para vivir tu verano y tus vacaciones en plenitud

  • Se consciente del momento en el que estás

Es verano y toca disfrutar, así que disfruta y no pienses ya en el momento en el que tendrás que volver a arreglarte para salir a trabajar. Acepta que la vida es movimiento, ciclos y momentos. Piensa que el estar muchos meses trabajando y tener una vida más rutinaria es lo que hace especial al verano y llena de valor y sentido a las vacaciones. Si lo enfocas así vivirás más intensamente tus vacaciones y la vuelta será mucho más agradable.

  • Quita el pie del acelerador y aprovecha para descansar y tener un sueño reparador

Ese “no tengo tiempo” que tan común es ya de escuchar, hace que cada vez dediquemos menos horas a dormir y a tener un descanso de calidad. Debes saber que tu descanso no es negociable y que es de vital importancia no sólo para tu salud física, sino también para tu salud emocional y mental. Escucha tu cuerpo y busca esos momentos reparadores.

  • Aprovecha los días largos y luminosos que nos brinda el verano para recargar vitalidad y alegría.

Cada vez pasamos más tiempo en espacios cerrados, poco ventilados, y rodeados de tecnología y aparatos electrónicos, algo que nos absorbe mucha energía. ¿Cómo puedes hacerlo? Sal a pasear, a hacer deporte en el exterior, queda con amigos en una terraza, pasea descalzo por la playa, escápate a la montaña o ves a un parque. Mantente activo, socializa, ríete, respira, y percibe a través de tus sentidos lo que te ofrece el mundo exterior.

  • Hidrátate y cuida tu alimentación.

Es importante mantenerse hidratado durante todo el año pero esa importancia es aún mayor en verano y especialmente en zonas en las que las temperaturas son elevadas. Beber agua y apuntarse a los jugos de frutas naturales y a los smoothies es una muy buena opción. Es cierto que no es momento de dietas ni de muchas restricciones porque el placer gastronómico también forma parte de estas fechas y contribuye a aumentar nuestro índice de bienestar emocional, pero es interesante que seas consciente de lo que decides llevar a la boca para no llevarte sustos a la vuelta de las vacaciones. Uno puede disfrutar de igual modo de una manera algo más comedida. Puedes compensar algún exceso puntual con días más livianos a base de verduras, frutas y jugos. Además esta última opción te ayudará a mantener unos buenos niveles de hidratación.

Una idea: haz tus propios helados haciendo batidos con diferentes frutas y vertiéndolos en moldes para helado. ¿Qué tal uno hecho a base de plátano, coco rallado y un par de cucharadas de cacao puro? Saludable y perfecto para esos momentos en los que el cuerpo te pide algo dulce y fresquito.

  • Protege tu piel y tu cabello.

El verano implica un cambio de rutinas en todos los aspectos: horarios, comidas, ropa, … y también de los productos que solemos utilizar para cuidarnos. Adáptate a las nuevas necesidades: más hidratación y sobre todo protección para tu piel, tus ojos y tu cabello. Hazte con un sombrero o una gorra, unas gafas de sol con un buen filtro solar para no dañar la vista y una crema de protección solar sobre todo para esos momentos en los que te expongas directamente al sol.

  • Conecta con tu interior.

A menudo la vorágine en la que estamos sumergidos durante el resto del año hace que no dediquemos tiempo a conectar con nosotros mismos. El diálogo interior nos permite descubrir si estamos viviendo de acuerdo a nuestros valores y principios, qué emociones se nos mueven por dentro y qué tipo de pensamientos cruzan nuestra mente. Estamos a mitad de año y es un buen momento para hacer balance sobre cómo hemos vivido la primera mitad de año y cómo queremos afrontar lo que queda éste.

Propuesta: Busca una mañana o una tarde solo para ti, escápate aun lugar que te inspire calma, llévate una libreta y un boli, cierra los ojos, respira profunda y conscientemente y siente lo que te dice tu cuerpo.

 

Recuerda que cuidarte es la mejor inversión de futuro que puedes hacer además de una muestra de respeto hacia ti mismo. ¡Disfruta de tu verano y mira con optimismo la vuelta!


Artículo elaborado por Laura Miranda. Coach Certificada en Bienestar y Belleza.