¿Es posible cambiar el carácter de una persona?

El ser humano está en constante cambio y proceso de maduración, lo que nos hace crecer psicológicamente. Todos tenemos nuestro carácter y nuestra esencia, pero ¿es posible hacer pequeños cambios?

Miniatura

Podemos cambiar nuestra forma de ser a base de pequeños cambios en nuestra conducta y en nuestras actitudes, creencias y pensamientos.

El cambio más estructural es el que nos lleva a madurar psicológicamente. Es cierto que todo cambio puede suponer el éxito, pero también puede llevarnos al fracaso. La decisión de cambiar está en una balanza entre hacerlo o no, pero ante la decisión de no cambiar está la posibilidad de quedarse estático y no evolucionar.

¿Es posible cambiar el carácter?

Si tienes un carácter muy marcado, es posible que a lo largo de tu vida hagas pequeños cambios para deshacerse de pequeñas actitudes que no te gustan de tu carácter. Por lo tanto, podemos 'moldear' un caracter, pero es imposible cambiarlo por completo, esto haría que dejáramos de ser nosotros, perderíamos nuestra personalidad que es casi innata.

A pesar de ello, y según Joe Dispenza, "podemos cambiar por completo nuestra personalidad gracias a la capacidad que tenemos para activar unos genes y desactivar otros a través del pensamiento y la creación de hábitos que reprogramen nuestro cerebro y cambien las sustancias químicas que produce nuestro cuerpo y que son las que nos provocan las emociones."

Y es que durante nuestra vida hemos ido eligiendo caminos y moldeado nuestra personalidad con nuestros comportamientos, lo que forman nuestro carácter.

Es posible hacer cambios pero requiere voluntad y autoconsciencia para convertirlo en un hábito.

Cada uno de nosotros tenemos nuestra tarjeta de identidad, y no puede cambiarse o hacer que sea idéntica a la de otra persona, ya que cada una tiene un carácter y una personalidad exclusivo e intransferible, pero sí que podemos hacer pequeños cambios en nuestro carácter, y es que en eso consiste el desarollo personal, lo que nos conduce a la felicidad y al éxito. Todos tenemos una base fija que siempre va con nosotros, nuestra personalidad, pero es factible ir modificando aquellas facetas que no nos aportan nada o que peor aún, nos perjudican.

¿Cómo hacerlo?

El primer paso para cambiar o moldear nuestro carácter es ser conscientes de que tenemos algo que cambiar. Observa tu comportamiento y tus emociones. Analiza qué siente tu cuerpo y tu mente ante distintas situaciones y valora si has de cambiarlo o si en cambio no te perjudica.

Esto es sencillo, pero ¿qué hacer para que no se repita una y otra vez? Anticípate a tu respuesta y sustituye ese mal pensamiento por uno más positivo. Repetir es la clave para que ese comportamiento se convierta en un hábito, en algo automático. Es cierto que no todo el mundo tiene la misma capacidad de cambio. Pero con voluntad y esfuerzo es posible cambiar nuestra conducta.

Es un error pensar que las personas actúan de una forma u otra por su temperamento, sino no darnos cuenta de que la forma en la que actuamos está mal y hay que solucionarla, no cambiarla