Relación de pareja: ¿amor o dependencia?

Una relación de pareja saludable está basada en el amor, donde los dos miembros escogen libremente estar juntos, partiendo de la base de que cada uno está bien por sí mismo, se siente completo y vive con suficiente plenitud y felicidad su propia vida. Se trata, por lo tanto, de una relación de intercambio entre iguales y permite a cada uno sacar la mejor versión de sí mismo.

Miniatura

Señales de dependencia

Sin embargo, en una relación de dependencia no existe este estado previo en los miembros y uno o ambos necesitan recibir amor de la pareja y, a su vez, que el otro les cubra un vacío o unas carencias que tienen en su vida. Generalmente, son relaciones basadas en el miedo y desequilibradas, donde existe una baja autoestima o un sentimiento de fragilidad o debilidad en uno o ambos, impidiendo un desarrollo personal sano de los miembros.

Otras señales habituales que suelen aparecer en una pareja con una relación dependiente pueden ser el deseo constante de estar en contacto con la otra persona, el control sobre lo que ésta hace en cada momento, romper relaciones con amistades o familiares en busca de una fusión y una exclusividad total, actitudes dominantes o sumisas, un miedo exagerado a ser abandonado y a no poder salir adelante sin la pareja y la aparición de celos entre muchas otras.

Entre un extremo y otro en la relación de pareja hay muchos grados y tipos de dependencia. Es importante poder conocer el tipo de vínculo que se establece con el fin de mejorarlo, si es necesario.

Algunos consejos para tener una relación de pareja saludable son:

  • Asumir la responsabilidad de la propia realidad, sin esperar que la otra persona cubra las propias necesidades o carencias.
  • Sentir que, aun siendo parte de una relación de pareja, uno está creciendo en el ámbito personal desarrollando sus propias fortalezas.
  • Sentirse libre interna y externamente.
  • Mejorar la autoestima, procurando cuidarse tanto física como psicológicamente.
  • Potenciar la autonomía, tomando decisiones sobre temas propios sin necesidad de consultarlo todo y confiando en el propio criterio. En el día a día de la relación entre los miembros de la pareja es importante reservar para uno mismo un espacio personal y realizar algunas actividades en solitario.
  • Desmontar mitos de amor romántico en los que, por ejemplo, la mujer debe ser protegida por el hombre o en los que dos personas incompletas al juntarse construyen una sola.
  • Reconocer que, a pesar de ser pareja, existe una individualidad en los miembros de la misma que les debe permitir opinar de forma diferente o tener deseos opuestos sobre diversos aspectos.
  • Conservar y cultivar las amistades y mantener relación con las familias de origen. Es muy importante y enriquecedor poder contar con ellas y deberían ser compatibles con la relación de pareja.
  • Establecerse objetivos en el ámbito profesional, personal y de ocio para evitar una excesiva focalización en la relación de pareja.

 

 

Elena Mató – Especialista en Psicología Clínica – Psicóloga consultora de Advance Medical

Etiquetas: Salud emocional