¿Cómo hacer que funcionen las relaciones de pareja a distancia?

Hay relaciones de pareja que, por determinadas circunstancias, deben permanecer temporalmente en la distancia, ya sea por motivos laborales o de estudios o, por ejemplo, para atender a algún familiar dependiente o enfermo, entre muchos otros casos. Sin embargo, con las nuevas tecnologías también es cada vez más frecuente la situación en la que dos personas se conocen en la distancia y entablan una relación, sin haberse conocido físicamente ni consolidado una relación previamente.

Miniatura

Aspectos clave para que una relación de pareja a distancia funcione

Sea como sea, es importante tener en cuenta que una relación de pareja a distancia debería ser una situación definida en el tiempo y que no todo el mundo la contempla como viable ni tiene la capacidad para afrontarla adecuadamente. Por eso, antes de embarcarse o de aceptar una relación a distancia es fundamental que los miembros de la pareja tengan conocimiento de los factores y dificultades inherentes a tales situaciones. Porque, a pesar de que la distancia no imposibilita la relación, sí que la hace más compleja. En estos casos, es aconsejable que los miembros puedan hablar y decidir algunos aspectos como:

Definir el modelo de relación que se establece; por ejemplo, en lo relativo a la exclusividad, el nivel de compromiso, la confianza, la comunicación o el proyecto común que les une, entre otros aspectos. Éstos son aspectos clave en cualquier relación y deben de cuidarse también en la distancia.

  • Valorar y contrastar las expectativas de ambos miembros en relación al tiempo que están dispuestos a esperar para poder estar juntos físicamente o la vivencia que a cada uno le supone la distancia. Con el paso del tiempo también es necesario revisar estos dos aspectos, porque pueden ir variando la expectativa que tenga cada miembro.
  • Establecer unas condiciones que faciliten la proximidad emocional y mental a pesar de la distancia física; es decir, fomentar una comunicación fluida por los canales que se decidan. Hay que tener en cuenta que actualmente la tecnología facilita este hecho. 
  • En relación a la distancia geográfica, es importante pactar un calendario aproximado de encuentros, lo que dará seguridad y sensación de control a los miembros de la pareja. 
  • En las temporadas de distancia física no abandonarse ni dejar de lado el área personal de cada miembro. Es decir, que cada uno debe cuidarse y realizar actividades, así como llevar un estilo de vida satisfactorio que haga las temporadas de distancia más llevaderas y enriquecedoras.

Dificultades a las que se enfrentan las parejas a distancia

Está dentro de la normalidad en cualquier relación la aparición de determinados problemas, conflictos o desacuerdos. En las relaciones a distancia, éstos pueden agravarse o se les puede
dar mayor magnitud. También pueden ser más difíciles de solventar o de llegar a acuerdos. Por
este motivo serán necesarias grandes dosis de colaboración e implicación de ambos miembros.
Algunas dificultades añadidas que pueden presentarse en este tipo de relaciones por el hecho mismo de la distancia son:

  • El pesimismo, la tristeza o el desánimo ante la falta de continuidad de la relación. 
  • La falta de compromiso, amparada en la distancia. 
  • Los celos o la desconfianza al tener menos conocimiento o control de lo que hace la otra persona.
  • La sensación de no conocerse realmente o de no poder avanzar o profundizar en la relación.
  • El sentimiento de culpa por no hacer lo posible para aumentar los encuentros o no aprovechar suficientemente el tiempo que ambos miembros pasan juntos. 
  • La desilusión o la frustración si se comprueba que no se han cumplido las expectativas, muchas veces idealizadas, que se construyen con la distancia y el paso del tiempo. 
  • La falta de contacto físico. 

Sin embargo, también puede suceder que una pareja se fortalezca ante esta dificultad y logre tener un vínculo muy maduro. También es cierto que para muchas personas puede tener mayor peso el hecho de haber encontrado a alguien que les satisfaga, de quien se han enamorado y que les haga sentirse bien, que la distancia en sí misma.


Elena Mató – Especialista en Psicología – Psicóloga consultora de Advance Medical

Etiquetas: Salud emocional