{

Ponerse enfermo en vacaciones, ¿a qué se debe?

¿Es cierto que la gente se suele poner enferma cuando se va de vacaciones?

ponerse enfermo en vacaciones

En Maldita Ciencia ya os hemos explicado en qué consiste el mal llamado síndrome posvacacional. A veces volver al trabajo supone un proceso de readaptación, pero, ¿qué le ocurre a nuestro cuerpo cuándo nos vamos de vacaciones? En este artículo aclaramos la causa de ponerse enfermo cada vez que nos vamos de vacaciones. Si te ha pasado, ¡no te lo pierdas!

  1. ¿Es cierto que en vacaciones se suele ponerse uno enfermo?
  2. ¿Puede tener alguna relación el hecho de ponerse enfermo con una bajada de estrés cuando nos vamos de vacaciones?
  3. Es posible seguir algunas recomendaciones para evitar ponerse enfermo cuando nos vamos de vacaciones.
  4. Manda tu duda de salud a Maldita.es

¿Es cierto que en vacaciones se suele ponerse uno enfermo?

No existen evidencias científicas suficientes que lo respalden. Lorenzo Armenteros del Olmo, de laSociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), indica a Maldita Ciencia que no se ha hecho ningún gran estudio sistemático para averiguar si es más probable que la gente enferme cuando está de vacaciones que en su rutina diaria. “Por lo tanto, no existen evidencias al respecto”, explica.

Según cuenta, salvo en algunas excepciones a la gran mayoría de las personas las vacaciones producen efectos beneficiosos. Por ejemplo, les ayudan a reducir el estrés y recuperar el equilibrio emocional. Esto es importante, ya que “el estrés altera el funcionamiento del sistema inmunológico y eso hace que seamos más propensos a contraer enfermedades”. Además, “se incrementan las horas de sueño y relajación con los beneficios inherentes del descanso”.

En un estudio publicado en 2002, los investigadores le preguntaron a más de 1.800 personas si pensaban que enfermaban en vacaciones (si sufrían lo que denominaron “enfermedad del ocio”). Poco más del 3% respondieron que sí. Los síntomas más frecuentes entre ellos fueron dolor de cabeza, fatiga, dolores musculares y náuseas.

Elisa Sánchez, coordinadora del grupo de salud laboral del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, indica a Maldita Ciencia que durante los primeros días de las vacaciones puede que algunas personas experimenten algún problema de salud.

Los cambios en muchas ocasiones son fuentes de estrés y requieren de una adaptación, según Sánchez. Por ello, indica que si cambiamos de forma rápida y brusca los horarios de comida, el descanso, el tipo de comida o las actividades que realizamos, puede ser que nuestro cuerpo experimente estrés y pueda ponerse enfermo.

¿Puede tener alguna relación el hecho de ponerse enfermo con una bajada de estrés cuando nos vamos de vacaciones?

Sánchez afirma que sí. Según cuenta, se suelen diferenciar tres fases temporales en el estrés: la primera es de alarma, una reacción puntual e intensa; la segunda se llama de resistencia, cuando la situación se alarga una semanas o meses; y la tercera, que se llama agotamiento, se produce cuando la situación estresante se prolonga meses o incluso años.

“Una de las consecuencias de esta fase de agotamiento es que las defensas bajan. El estrés afecta al sistema inmune”, indica. Por lo tanto, después de una temporada de mucho estrés “somos más sensibles a cualquier infección o enfermedad”. “Cuando paramos y descansamos, por ejemplo en las vacaciones, es cuando aparecen los efectos negativos: cansancio físico, disminución del sistema inmune, enfermedades…”.

Armenteros indica que también hay algunas personas que sufren el trastorno emocional denominado adicción al trabajo. “Wayne E. Oates (1971)fue el primero en utilizar el término “workaholism” como una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar incesantemente que afecta a la salud, la felicidad y las relaciones interpersonales del adicto. En estos casos, las vacaciones pueden suponer un agravante de su estado emocional y manifestar síntomas ansiosos o angustia”, explica.

Es posible seguir algunas recomendaciones para evitar ponerse enfermo cuando nos vamos de vacaciones.

En primer lugar, Sánchez indica que es importante cuidar nuestra salud para no llegar a niveles prolongados de estrés. “Si somos conscientes de que no tenemos habilidades suficientes para gestionar adecuadamente las situaciones estresantes, una buena opción es pedir ayuda profesional”, indica.

También es recomendable prevenir las situaciones que generan ese estrés: “Si hemos hecho un cambio brusco en nuestros hábitos y actividades, intentar que sea paulatino y progresivo. Si nos hemos impuesto una ruta o un viaje muy exigente, realizarlo con más calma. Si lo que nos genera malestar es estar con otras personas por las situaciones tensas o conflictos que tengamos sin resolver, buscar la forma más adecuada para resolverlos”.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

¿Tienes dudas sobre cuestiones relacionadas con la salud?

Mándanos tu consulta en este formulario y Maldita.es la analizará. Las respuestas a estas cuestiones se publicarán en el consultorio de DKV Salud. Si lo que necesitas es un diagnóstico concreto o tienes dudas médicas específicas, la mejor opción será que recurras a un profesional sanitario que estudie el caso y te recomiende la solución o tratamiento más adecuado.

Comentarios


También te puede gustar...

Miniatura
Por qué debemos hacer sentadillas
claves para educar a los hijos
Cómo educar a los hijos
acudir al endocrino
¿Cuándo acudir al endocrino?