En esta ocasión os contamos que el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Europa no ha “sugerido” que “el fin de la pandemia está a la vista, sin necesidad de vacunación”, que la mujer que convulsiona en un vídeo en la puerta de un hospital argentino no ha sido vacunada contra la COVID-19 y que Ken Frazier, director de la farmacéutica Merck & Co., no ha recomendado inhalar vapores para eliminar el coronavirus.

No, el director de la OMS en Europa no ha “sugerido” que “el fin de la pandemia está a la vista, sin necesidad de vacunación”

En los últimos días ha circulado un contenido que afirma que “el director de la OMS en Europa sugiere que el fin de la pandemia está a la vista, sin necesidad de vacunación”. Pero es un bulo que Hans Henri Kluge, el director regional de la OMS para Europa, haya dicho eso. 

Estas declaraciones falsas provienen de una entrevista emitida por la cadena pública DR en la que Kluge afirma que no se debe “cambiar la estrategia de vacunación” seguida hasta ahora para luchar contra las nuevas variantes de la COVID-19 en Europa.

En la entrevista, el periodista pregunta a Kluge cuándo recuperaremos nuestra vida cotidiana. El director de la OMS en Europa afirma que “2021 definitivamente será otro año COVID-19”. A la pregunta sobre cuándo se acabará con la pandemia, Kluge responde que “nadie puede predecir cuál será el curso de la pandemia” pero que cree que “a principios de 2022” se habrá acabado. “El virus seguirá estando ahí, pero no creo que necesitemos medidas disruptivas”, añade.

En ningún momento Kluge dice que la pandemia de coronavirus se terminará “sin necesidad de vacunación” como dice el bulo. Cuando habla de las nuevas variantes de coronavirus, asegura que “lo que hay que monitorizar muy bien es la eficacia de las distintas vacunas”. “Si las vacunas resultan menos eficaces contra las mutaciones, la vacuna se puede adaptar con relativa facilidad sin tener que empezar de nuevo”, afirma.

No, la mujer que convulsiona en este vídeo en la puerta de un hospital argentino no ha sido vacunada contra la COVID-19

Se ha viralizado un vídeo de una mujer en la puerta de un hospital convulsionando. La grabación se comparte en redes sociales afirmando que la mujer recibió la vacuna contra la COVID-19. “El resultado de la vacuna mortífera. (...) Hay que darse cuenta, la vacuna es mala y ha causado estragos en muchos países el resultado es lo mismo convulsión y muerte”, afirman algunas publicaciones.

Pero es un bulo que la mujer que aparece en el vídeo recibiera la vacuna Sputnik V que se está administrando en Argentina. Estas imágenes, tal y como se puede comprobar en varios momentos del vídeo, están grabadas en el Hospital Municipal Raúl F. Larcade, ubicado en San Miguel, Buenos Aires (Argentina).

Gladys Amantia, jefa del Servicio de Pediatría de este hospital, ha explicado a Maldita.es que la protagonista del vídeo era una paciente de 28 años “en tratamiento psiquiátrico y con antecedentes de retraso madurativo y trastorno de la conducta”. Según la médica, 48 horas antes del suceso grabado en el vídeo, la paciente había acudido al centro médico por un cuadro similar donde “se le realizó un estudio de imagen del cerebro que no presentó alteraciones”. Amantia ha asegurado que “no tienen registros de que la mujer haya sido vacunada contra la COVID-19”.

Igualmente, verificadores de AFP Factual, miembros, al igual que Maldita.es, de la International Fact-Checking Network (IFCN), que la protagonista del video es “una paciente con antecedentes de convulsiones”. Pero, según Motrel, la mujer “no está vacunada contra la COVID-19” y su episodio de convulsión “no tiene ninguna relación con eso”.

Por su parte, la agrupación Trabajadores Larcade Unidos, formada por empleados del hospital, también ha indicado a Maldita.es que "la paciente no tuvo reacción a la vacuna porque ni siquiera la recibió". Según explican, "sufrió una crisis de ansiedad ya que es una paciente psiquiátrica". Las convulsiones no aparecen como efecto adverso a la vacuna en el octavo informe de vigilancia del Ministerio de Salud de Argentina, publicado el 22 de febrero de 2021.

No, Ken Frazier, director de la farmacéutica Merck & Co., no ha recomendado inhalar vapores para eliminar el coronavirus

También ha circulado una cadena de WhatsApp que afirma que Ken Frazier, director de la farmacéutica Merck & Co., dijo en una entrevista para la Harvard Business School (HBS) que inhalar vapores de distintas hierbas "desactiva" el coronavirus. Pero es un bulo.

La cadena que atribuye a Fraizer esta recomendación hace referencia a una entrevista publicada en el canal de YouTube de la profesora de la HBS, Tsedal Neeley, en julio de 2020. En ella, Fraizer no recomienda en ningún momento inhalar vapores de "eucalipto, romero, laurel, malva u otras ramas, o simplemente de mentol o vaporrup (sic)" para erradicar el coronavirus, como se afirma en la cadena viral.

De hecho, en ningún momento de la entrevista se habla sobre supuestos remedios caseros para eliminar o prevenir la infección por coronavirus. La conversación gira en torno a temas como la investigación que se estaba desarrollando entonces para encontrar una vacuna contra la COVID-19 o el racismo. Además, desde Merck & Co. aseguran a Maldita.es que las declaraciones que se le atribuyen a Frazier son falsas.

En Maldita.es ya os hemos explicado por qué no hay evidencias de que hacer vahos reduzca el riesgo o cure la infección por coronavirus  ni de que el vapor de eucalipto acabe con el SARS-CoV-2.

De hecho, puede ser contraproducente. Carlos Jiménez, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) explicaba a Maldita.es que no hay evidencias que sustenten esta recomendación. Por su parte, Fernando Fariñas Guerrero, director del Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas de Málaga, explicó a Salud sin bulos que si bien puede ser cierto que el vapor caliente desnaturaliza las proteínas del virus y lo mata, puede hacer lo mismo con las proteínas de nuestras células y dañar nuestras vías respiratorias.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.