El suelo pélvico agrupa un conjunto de músculos y ligamentos situados en la parte inferior de la cavidad abdominal. Su función es sostener los órganos pélvicos en la posición adecuada. Nos habéis preguntado si es recomendable que las mujeres realicen ejercicios para fortalecer el suelo pélvico.

¿Por qué se debilita el suelo pélvico?

Empezaremos por explicar por qué se debilita el suelo pélvico. Juan Vidal, jefe de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional, cuenta a Maldita Ciencia que esta zona se debilita de forma fisiológica con la edad. Al llegar la menopausia y producirse el cese de la función ovárica y la disminución de los estrógenos (hormonas sexuales), hay una tendencia natural a que los músculos del periné pierdan tono, con el consiguiente deterioro del suelo pélvico”, señala.

Pero la causa fundamental del deterioro del suelo pélvico “son los partos vaginales”. “Cuanto más grande sea el peso del bebé y la duración del período expulsivo, mayor será dicho deterioro”, afirma.

GUÍA GRATUITA: Consejos de alimentación durante el embarazo

Gloria Boal, matrona y vocal del Consejo General de Enfermería, menciona a Maldita Ciencia otros factores que pueden hacer que el suelo pélvico se debilite. Entre ellos, la obesidad, el estreñimiento o los esfuerzos físicos. “Si las mujeres deportistas practican ejercicios de impacto, estos repercuten en el suelo pélvico de forma importante, sobre todo si no lo fortalecen”, comenta.

La debilidad del suelo pélvico puede causar incontinencia urinaria y prolapsos genitales (descensos de los órganos pélvicos). Además, Vidal indica que “si el suelo pélvico está muy deteriorado y hay descensos de la vejiga, del útero o del recto y la vagina es demasiado amplia, las relaciones sexuales pueden ser menos satisfactorias e incluso molestas e incómodas”.

Boal recomienda que todas las mujeres deberían acostumbrarse a realizar ejercicios de forma rutinaria para rehabilitar el suelo pélvico. Y para aquellas con predisposición (las que han tenido partos y la menopausia), “debería ser imprescindible”.

¿Cómo hacerlo?

La maldita y fisioterapeuta Estefanía Fernández cuenta a Maldita Ciencia que la musculatura del suelo pélvico está compuesta por fibras musculares que se contraen de forma involuntaria, pero también tiene fibras musculares que se contraen de forma voluntaria. “Podemos trabajar directamente sobre estas últimas para tonificarlas”, señala.

La fisioterapeuta indica que los ejercicios de Kegel son la mejor forma de prevenir y tratar las disfunciones de la musculatura pélvica y sus consecuencias. Estos ejercicios pueden ayudar a fortalecer los músculos debajo del útero, la vejiga y el intestino (grueso), según Medline Plus, el servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU.

Deporte

Maldita.es

Maldita

En Maldita.es ya os hemos resuelto diferentes dudas sobre alimentación: por qué el alcohol engorda o por qué a veces te llenas más de picoteo que si te sientas a comer a la mesa. En esta ocasión nos habéis preguntado en qué consiste el ayuno intermitente y qué riesgos tiene.
Leer más

“Un ejercicio de Kegel es como fingir que usted tiene que orinar y luego contenerse. Usted relaja y aprieta los músculos que controlan el flujo de orina”, señala. Estos ejercicios se pueden hacer en cualquier momento, tanto sentada como acostada. Por ejemplo, mientras comes, trabajas o ves la televisión.

Para una buena ejercitación, Boal indica que se deberían realizar todos los días un mínimo de 60 u 80 contracciones diarias. La matrona propone hacer dos tipos de ejercicios: unos rápidos (contracción y relajación rápidas) para recuperar la fuerza del suelo pélvico y otros lentos (contracción larga y relajación larga) para recuperar resistencia muscular.

Complementos para fortalecer el suelo pélvico: bolas chinas o conos vaginales

Una vez hechos estos ejercicios, tanto las bolas chinas como los conos vaginales pueden ayudar a fortalecer el suelo pélvico, según Boal. “Las bolas chinas ayudan en la medida que, una vez introducidas en la vagina, al caer por gravedad estimulan la contracción vaginal para retenerlas”. También pueden ser útiles “todos aquellos ejercicios de la musculatura contigua al suelo pélvico como glúteos o aductores, ya que ayudan a la contracción de los músculos del suelo pélvico”.

Fisioterapia para la recuperación del suelo pélvico

La rehabilitación del suelo pélvico tiene como objetivo eliminar todas las patologías y disfunciones que afectan a este y por tanto a la vida de todas las personas que lo padecen. Durante la primera visita, el profesional sanitario realizará un repaso a tu historia clínica y tu problema. Tras el primer contacto, se llevará a cabo la exploración para conocer el grado de incontinencia, la movilidad del coxis, el estado y color de la piel y la obertura vaginal, entre otras cosas. Una vez hecho esto, pasará a valorar si existe algún tipo de prolapso y su evolución, los reflejos y sensibilidad cutánea para conocer a fondo tu cuerpo y dolencias. Con la reeducación del suelo pélvico se pueden conseguir numerosos beneficios tan importantes como la mejora de la calidad de vida, el aumento de autoestima o la eliminación de pañales y compresas. Puedes encontrar este servicio de salud en nuestro DKV Club Salud y Bienestar. 

Ponte en forma desde casa