Aguja retráctil de las vacunas contra la COVID-19

En “Menos bulos, más rigor científico”, el proyecto colaborativo entre Maldita.es y DKV Seguros, os traemos una semana más tres bulos que se han viralizado en los últimos días.

aguja retractil

Os contamos los nuevos bulos acerca de la vacunación, por qué no es cierto que el ministro de Sanidad suizo esté ‘visitando’ a maniquíes que simulan ser pacientes con COVID-19, por qué la aguja de las vacunas contra la COVID-19 no desaparece, sino que se trata de una aguja retráctil, y por qué no se ha descubierto que la vacuna contra la COVID-19 "destruya nuestro sistema inmunológico de forma permanente”.

No, el ministro de Sanidad suizo no está “visitando maniquíes” en un hospital ni se están haciendo pasar por pacientes con COVID-1

Se han viralizado dos imágenes en las que se afirma que el ministro de Sanidad suizo, Alain Berset, ha ido a “visitar” a dos maniquíes a un hospital. También, que estos se estaban haciendo pasar por pacientes con COVID-19. Es un bulo. Se trata de un aula de prácticas de la Haute Ecole Arc, una universidad suiza.

A través de una búsqueda por palabras clave, en Maldita.es hemos encontrado una publicación del medio ARC INFO que dice que el ministro de Salud de Suiza estuvo en la ciudad de Neuchâtel, capital del cantón con el mismo nombre, el pasado 16 de diciembre y que allí fue a visitar el hospital de Pourtalès. En esta otra publicación de Le Matin añaden que, además de ir al hospital, Berset acudió a la Haute École Arc, una universidad suiza que tiene área de sanidad.

La publicación de ARC INFO incluye las fotografías que se están compartiendo y las atribuyen al fotógrafo Laurent Gilliéron de la agencia Keystone SDA, por lo que las hemos buscado en la base de datos de la agencia.

Nos habéis preguntado si poner hojas de repollo en los pechos sirve para evitar la mastitis. Se trata de un remedio tradicional bastante extendido, pero no hay evidencias científicas suficientes de que funcione.

Saber más >

En la descripción tanto de la primera como de la segunda imagen se puede leer que está tomada "durante una visita a un aula práctica de la Haute Ecole Arc Sante" en la segunda ola de la pandemia de coronavirus y en las fechas de publicación comprobamos que son del 16 de diciembre de 2020.

ARC INFO publicó otro artículo el 17 de diciembre en el que decía que la confusión generada en redes sociales se debía a un fallo en el pie de foto de una de estas imágenes publicada en la web Blick. Esta web ha publicado un contenido en el que aclara que el motivo de la confusión "es un error que le sucedió a Blick en la formulación del título". Según indican, ese error fue que en el pie de foto escribieron que se trataba del hospital de Neuchâtel mientras que la foto, en realidad, fue tomada en una "sala de entrenamiento" de la universidad.

No, la aguja de las vacunas contra la COVID-19 no desaparece: es una aguja retráctil

Está circulando un vídeo en el que aseguran que las agujas de las jeringuillas que utilizan para la vacunación contra la COVID-19 desaparecen. Pero es un bulo. Las agujas no desaparecen, es una aguja retráctil.

Las imágenes se emitieron en la cadena británica BBC el pasado 16 de diciembre en un reportaje sobre la vacunación masiva que ha iniciado Estados Unidos. Después de que el vídeo se viralizara entre grupos antivacunas, la propia BBC explicó que se trata de una aguja retráctil que se introducen en el interior de la jeringuilla tras administrar la vacuna, "y que llevan utilizándose durante décadas".

En 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamamiento a utilizar este tipo de agujas para proteger al personal sanitario y evitar posibles pinchazos accidentales. Además, este sistema también previene la reutilización de la jeringuilla en otros pacientes.

Esta no fue la primera vez que la OMS hizo un llamamiento de este tipo. En 2006, también emitió un estudio en el que recomendaba "dispositivos más seguros tales como agujas que se cubren o se retraen después de ser usadas".

En España, el Ministerio de Sanidad también ha publicado una guía de bioseguridad para sanitarios donde recomiendan el uso de este tipo de jeringuillas.

No, no se ha descubierto que la vacuna contra la COVID-19 "destruya nuestro sistema inmunológico de forma permanente"

Un contenido que se ha viralizado asegura que se ha descubierto un "enorme escándalo": que la vacuna contra la COVID-19, supuestamente, "destruye el sistema inmunológico de forma permanente". Pero es un bulo.

Se trata de un texto atribuido a Joseph Mercola, osteópata que difunde teorías sin evidencias científicas. Aunque se afirma en el titular, en el texto no vuelve a repetirse que la vacuna contra la COVID-19 “destruya el sistema inmunológico”.

En cambio, en el texto se asegura que un estudio publicado en la revista International Journal of Clinical Practice señala que "las vacunas COVID-19 diseñadas para inducir anticuerpos neutralizantes pueden sensibilizar a los receptores de la vacuna a una enfermedad más grave que si no estuvieran vacunados". El estudio existe pero no dice eso.

La investigación que cita este contenido analiza el consentimiento que firman los voluntarios que participan en los ensayos clínicos de las vacunas contra la COVID-19 y la información previa que reciben, en concreto en lo que se refiere al riesgo de que éstas puedan empeorar los síntomas de la enfermedad.

Pero esta investigación en ningún caso se refiere a un descubrimiento en este sentido ni a que las vacunas "destruyan el sistema inmunológico de forma permanente" como asegura el titular que está circulando.

A lo que hace referencia es a un fenómeno previamente conocido, llamado facilitación o aumento de la infección mediada por anticuerpos (ADE por sus siglas en inglés), que el virólogo e investigador del Instituto de Salud Carlos III Pepe Alcamí define a Maldita Ciencia como "afortunadamente poco frecuente".

¿Se da este fenómeno con las vacunas contra el SARS-CoV-2, el virus causante de la COVID-19? De momento no hay evidencias de que las vacunas desarrolladas y aprobadas que se están empezando a aplicar ya en algunos países provoquen este fenómeno en los pacientes que las están recibiendo.

Un artículo publicado en la revista Nature en julio analizaba el ADE en relación con el SARS-CoV-2. En sus conclusiones los autores indicaban que no hay, a día de hoy, ninguna forma de predecir si una inmunización ante una infección viral va a tener consecuencias negativas en los humanos y que por eso es importante mantener la vigilancia, pero que el efecto protector de los anticuerpos generados es innegable.

Y si quieres más información, este artículo sobre las 10 preguntas más frecuentes resueltas sobre la vacuna contra la COVID-19 te será de gran ayuda.

[GUÍA GRATUITA] Calendario de vacunas: cuándo administrar cada una

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Comentarios


También te puede gustar...

trastornos del sueño en niños
Trastorno del sueño: síndrome de piernas inquietas
Mastitis
Remedio para la mastitis
Duelo por separación
Duelo por separación. Cómo superar una ruptura