I Estudio de salud y bienestar en la infancia

El Instituto DKV de la Vida Saludable ha elaborado el I Estudio de Salud y Bienestar en la Infancia, con la colaboración del Observatorio FAROS del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona. De los más de 2.000 padres y madres encuestados, se relatan las principales conclusiones extraídas del estudio, que se refiere a los hábitos de alimentación, actividad física, comportamiento y relaciones familiares de niños y niñas de edades comprendidas entre 1 y 10 años.

Alimentación

Es relevante que entre las edades comprendidas en el estudio -hasta 10 años- la preocupación por el exceso de peso aparece tan solo con un 8,13%, lo que contrasta con los datos de esta problemática ya que, según el Estudio Aladino de 2015, el exceso de peso afecta a un 41% de los niños y niñas entre 6 y 9 años.

Teniendo en cuenta los hábitos analizados, el 73% de los participantes en el estudio considera que tiene un horario fijo establecido para comer toda la familia junta en la mesa. Extremadura, Baleares y Murcia son las CCAA con los porcentajes más elevados de familias que comen juntas en un horario establecido. En la mesa, más de la mitad de los niños (58%) pasan entre 15 y 29 minutos y un 32% están entre 30 y 45 minutos, lo que parece indicar una buena interacción familiar.

A la hora de regular las comidas diarias, se observa que los fines de semana existe más flexibilidad, aunque sorprende que el 90,5% no desayuna nada en casa, aunque sí lo hacen en la escuela con el 100% de respuestas afirmativas.

En cuanto a consumo de alimentos considerados saludables, el 44,5% de los padres y madres afirman que sus hijos consumen fruta fresca todos los días y un total del 65% lo hacen más de 5 días a la semana. Con las verduras y hortalizas, aunque la recomendación es de 2-3 raciones diarias como en la fruta, sólo el 41,5% come más de 2-3 raciones de verdura cada día. Parece que hay especial concienciación cuando hablamos de carne roja, dado que casi el 19% no comen nunca o casi nunca; mientras que la gran mayoría (78%) lo hacen entre 1 y 4 veces por semana. Si analizamos el consumo de pescado o marisco, los datos se encuentran muy por debajo de la recomendación, con un 68,8% que comen 2 o menos veces de pescado por semana. El consumo de legumbres también es bajo, de hecho, solo 1/3 de los niños cumple las recomendaciones.

Si analizamos los alimentos menos saludables, la repostería comercial no casera es el que se consume con mayor frecuencia, con cerca de un 44 % que ha indicado que su hijo la consume más de 3 días a la semana bollería industrial. En el caso de la menos frecuente, es la comida rápida, con un sorprendente 76% indicando que su hijo casi nunca la consume). En el caso de las chucherías, el 12,5% de los encuestados ha indicado que su hijo toma 3 días a la semana o más. Aun así, pese a que los datos analizados demuestran que hay ciertos malos hábitos en la alimentación infantil, el 92% de los padres/madres percibe que su hijo/a come de forma equilibrada y suficiente. Además, alarma que el 43% añade sal extra a los alimentos que se toman sus hijos/as.

 

Actividad física, sedentarismo y descanso

El 72% de los padres participantes en el estudio consideran que el nivel de actividad física que realiza su hijo es bueno. Una cuarta parte de ellos dice que el nivel tan solo es regular. En cuanto a la frecuencia de actividad, el 64% realizaría bastante actividad física, según sus padres, pero destaca que, en poblaciones de menos de 20.000 habitantes, la actividad física es menor (17,56%) que en ciudades de mayor tamaño, donde se supera el 20%. Navarra, Asturias, La Rioja y Aragón son las CCAA donde en mayor medida los padres consideran que sus hijos hacen “bastante ejercicio”.

Ante la pregunta “¿Cuánto tiempo al día pasa tu hijo/a sentado o tumbado viendo la televisión, navegando o jugando con la tablet...?”, el 45% señalan que su hijo actúa de forma sedentaria entre una y dos horas diariamente. Como aspecto positivo, el 39% dedican menos de 1 hora al día, y un 5% manifiestan que nada en absoluto. Sobre sus actividades favoritas, el 74% ha optado por escoger “jugar con juguetes” como actividad que más le gusta realizar a su hijo en su tiempo de ocio, mientras que el 72% también apuesta por “jugar con sus amigos”. Así pues, mirar la televisión (57,86%), interactuar con el teléfono móvil (25,16%) o jugar con videoconsolas (24,24%), aún se mantienen por detrás de otras actividades más saludables entre los más pequeños.

De media, los niños referenciados en el presente estudio duermen 9,4 horas entre semana y 9,7 horas los fines de semana. El 80% de los padres encuestados valora la calidad del sueño de su hijo como buena, regular es un 17% y mala o muy mala sólo es un 3%.

 

Hábitos de comportamiento

Los encuestados han valorado diversos aspectos sobre el comportamiento, los límites y la atención, de los cuales destacan que “casi siempre” o “a menudo”, su hijo es desobediente (23,5%), tarda mucho en realizar las actividades (24,7%) o interrumpe a los adultos (25,6%). El 30,3%, a veces o nunca observa las normas, mientras que el 16% tiene rabietas habitualmente y sólo el 4% miente. Analizando la atención, cerca del 60% de los padres ha señalado que su hijo a menudo se distrae con otras cosas cuando está haciendo algo y más del 70% afirma que “se distrae con facilidad” casi siempre o a menudo.

En sociedad, el 92% considera que su hijo tiene amigos y se divierta habitualmente, e indican que su hijo nunca o a veces “chincha” (87,8%) o “discute con otros niños” (93,9%). No alcanza la mitad (49%) los niños que nunca tienen dificultades para entretenerse solo, con un 41% reconociendo que a veces. Un 10% tiene dificultades para entretenerse “a menudo” o “casi siempre”.

Pero ¿son felices los más pequeños? El 98% de padres y madres cree que su hijo “a menudo” o “casi siempre” es feliz y está contento. También responden (92%) que su hijo tiene amigos con los que se divierte. También, el 85% cree que tienen tiempo para hacer las cosas que les gustan, frente al 15% que solo a veces disponen de este tiempo. 

Relaciones familiares

El 34% perciben que no dedican suficiente tiempo a su hijo siendo los padres los que consideran sufrirlo en mayor medida (41%) que las madres (27%). Sectorizando según el estado civil, los separados o los viudos, con un 42% de respuestas negativas, son los que menos tiempo admiten tener para dedicarles. Además, aunque el 82% de los participantes tiene un buen grado de satisfacción respecto a la calidad del tiempo dedicada a su hijo/a, tan solo el 24% la definirían como “muy buena”, mientras que el 19% la definen como regular (16%) o mala/muy mala (3%).

Analizando el detalle, el 40% señala que todos los días, de lunes a viernes, realizan actividades de ocio con sus hijos, mientras que el 69% dedican los dos días del fin de semana a actividades de ocio. Del total de respuestas, se observa que 1/3 de los padres y madres dedica poco tiempo a sus hijos entre semana, lo que puede indicar dificultad de conciliación y falta de tiempo o de voluntad, entre otros.


La realidad es que actualmente existe una tendencia creciente por parte de padres, familiares y educadores de querer estar informados, de disponer de estudios actualizados y tener al alcance las mejores herramientas para inculcar hábitos de vida saludables. Según el estudio, los temas que más preocupan a los encuestados respecto a la salud y educación son el aprendizaje, la autoestima y las emociones, seguidos de las relaciones sociales, el maltrato en la escuela y la mala conducta. Es indiscutible que, como individuos, ahora sabemos que la gestión de nuestra propia salud y la de nuestros hijos depende en gran medida de nosotros mismos, con lo que nuestros actos y hábitos tendrán consecuencias en un futuro, por lo que es responsabilidad de todos transmitir este conocimiento a los más pequeños.