Cuando arquitectura y medio ambiente se unen

Construir casas está a la orden del día. Un nuevo movimiento pretende unir arquitectura y medio ambiente para una mayor sostenibilidad. Descúbrelo.

Miniatura

Construir una casa sostenible está en nuestras manos. Tan fácil como considerar el consumo de agua y energía de nuestra vivienda, cambiar las tejas por un jardín o evaluar qué sucederá con los residuos que se generen del edificio. ¡Aprende cómo crear tu casa sostenible aquí!

  1. La sostenibilidad puede ser bella
  2. Un jardín en lugar de tejas
  3. Cosechar en las alturas

Es posible combinar diseño, arquitectura y buen gusto y, además, respetar el medio ambiente. Cada vez la arquitectura y sus soluciones respetuosas con el medio ambiente tienen más relevancia. Según la Asociación Española para la Calidad (AEC), “la arquitectura sostenible es aquella que tiene en cuenta el impacto que va a tener el edificio desde su construcción, pasando por su uso, hasta su derribo final”. Considera los recursos que va a utilizar, los consumos de agua y energía de los propios usuarios y, finalmente, qué sucederá con los residuos que generará el edificio en el momento que se derribe.

La sostenibilidad puede ser bella

Así lo piensa la compañía especializada en construcción modular Arquima. Con su sistema, se puede construir casi cualquier vivienda. Se basan en un sistema modular de entramado ligero de madera integrador con el entorno que, además, procura un gran aislamiento que reduce al mínimo el gasto energético.

Un jardín en lugar de tejas

El arquitecto Jim Poteet convirtió un contenedor de carga portuaria en casa de invitados, con grandes superficies acristaladas. El concepto ya es de por sí sostenible, puesto que parte del reciclaje, pero no se queda ahí: toda la superficie del techo está recubierta por un frondoso jardín compuesto de plantas de la zona con lo que no solo se integra con el entorno, sino que además regulan la temperatura interio y reducen el gasto energético.

Cosechar en las alturas

La EDITT Tower, un proyecto para Singapur, es una estructura de 26pisos que incluye cultivos y granjas verticales que permiten a los residentes cultivar y cosechar sus propios alimentos. Se compone de materiales reciclados y partes modulares para, en un futuro, poder adaptarse a las mutaciones del entorno urbano. Cuenta además con una superficie de 855 metros cuadrados para la captación de energía solar, que absorbería alrededor del 40% de las demandas totales de enrgía del edificio.