La nueva sede de DKV Seguros en Zaragoza apuesta por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente

El edificio corporativo cuenta con medidas de eficiencia energética y está construido con materiales sostenibles

Miniatura

La sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente forman parte indisoluble del ADN de DKV Seguros. Buena muestra de ello es su nueva sede corporativa en Zaragoza, inaugurada hace tan solo unas semanas, a la que se han aplicado medidas de eficiencia energética, gestión del agua, sistema de gestión medioambiental y movilidad sostenible. Además, en su construcción se han empleado materiales sostenibles y se ha abogado por la neutralidad de carbono y una gestión ética del proyecto.

Con una inversión de 25 millones de euros, la Torre DKV, en el World Trade Center de Zaragoza, alberga a 300 trabajadores y cuenta con una superficie de 12.700 m2 en 9 plantas.

El nuevo edificio tiene instalados diferentes sistemas de ahorro de agua que permiten ahorrar el equivalente al agua que consumen anualmente 100 zaragozanos. Asimismo, la Torre DKV contribuye a mejorar la calidad del aire de la oficina con un sistema de purificación por rayos ultravioletas regulado por sensores de CO2 que eliminan los contaminantes, tóxicos, humos y partículas suspendidas en el aire. Además, se ha instalado una moqueta especial que evita la recirculación del polvo y diferentes variedades de plantas que aumentan la humedad del aire y filtran las toxinas.

El 60% de la energía que utiliza la Torre DKV procede de energías renovables. Utiliza tecnología LED de alta eficiencia para la iluminación. Además hemos instalado detectores de presencia, detectores crepusculares y programadores que  permiten aprovechar mejor la luz natural y disminuir el consumo de luz artificial. El sistema de calefacción y el agua caliente central del edificio funcionan mediante una caldera de biomasa que utiliza un combustible natural que proviene de energías renovables.

La sede de DKV utiliza madera certificada con el sello FSC en el mobiliario del edificio. Este sello garantiza que los bosques de los que procede esta madera satisfacen las necesidades sociales, económicas y ecológicas de las generaciones presentes y futuras.