Nos unimos a Ayuda en Acción y Fundación Alicia, porque los hábitos saludables son para todos.

El objetivo de estos talleres ha sido mejorar los hábitos alimenticios y promover hábitos de vida saludable para 17.000 niños y sus familias que viven en contextos desfavorecidos.

Miniatura

DKV y Ayuda en Acción se unieron el pasado mes de febrero con el fin de promocionar los “Hábitos alimenticios saludables en niños, niñas y familias en situación de carencia en España”. El programa de sensibilización y los talleres presenciales, impartidos por la Fundación Alicia (Alimentación y Ciencia), han tenido como objetivo reducir los malos hábitos alimenticios y promover un estilo de vida activo entre los colectivos en riesgo de exclusión social, con los que Ayuda en Acción lleva años trabajando. De esta manera, DKV y Ayuda en Acción contribuyen a mejorar el estilo de vida de los niños y las niñas y a prevenir enfermedades, haciéndolos partícipes y responsables de su alimentación, así como de su salud.

Un ejemplo de estos talleres tuvo lugar el pasado 25 de octubre en el colegio Mare de Déu de Montserrat de Cornellá, en el que los alumnos de 4º y 5º de Primaria realizaron un taller sobre alimentación saludable, en el que aprendieron lo importante que es una buena alimentación.

La primera parte del taller consistió en una explicación de la pirámide de los alimentos, analizada no solo desde el punto de vista de lo que comemos, sino también desde el punto de vista del ejercicio que se debería realizar o, por el contrario, del sedentarismo que afecta a algunas de las rutinas que se realizan al llegar a casa, como sentarse en el sofá a ver la televisión o ponerse a jugar con las tablets, ordenadores o consolas.

A continuación, enseñaron a los más pequeños cómo hacer un desayuno saludable antes de salir de casa, el cual debe consistir en algún alimento que contenga cereales, otro alimento que sea un lácteo y, por último, un poco de fruta. Se colocaron sobre la mesa diferentes alimentos con los cuales tenían que prepararse un bocadillo saludable para después comérselo. Lo completaron con una leche con cacao natural.

Tras el descanso en el patio, realizaron diversas actividades físicas muy divertidas por grupos. Pudieron comprobar la diferencia que existe a la hora de gastar calorías entre unos y otros juegos.

Se han impartido talleres experimentales y prácticos en ocho centros educativos, seis en el barrio de San Ildefonso y la Riera de Cornellá de Llobregat, y dos en la ciudad de Zaragoza. En ellos han participado más de 530 alumnos y 150 familias.