Dermatitis seborreica infantil

La dermatitis seborreica es un proceso crónico que desaparece con el tratamiento adecuado.

Miniatura

¿Qué es la dermatitis seborreica?

La dermatitis seboreica es una reacción de la piel que provoca la formación de escamas o costras de color blanco y amarillo que se concentran en áreas más grasas o seborreicas, aquellas con glándulas sebáceas como puede ser el cuero cabelludo, la zona más grasa de la cara, pliegues de las axilas e ingles e incluso dentro de las orejas.

En el caso de los niños puede aparecer durante la lactancia, en los primeros meses de vida del bebé y suele desaparecer espontáneamente con el paso del tiempo, puedo reincidir durante la pubertad. No existen pruebas que demuestren que los niños con dermatitis seborreica tengan predisposición de padecer la enfermedad en edad adulta.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la dermatitis seborreica, si bien parece existir una predisposición genética, y puede deberse a una combinación de factores: alteración en el funcionamiento de las glándulas sebáceas y determinados agentes infecciosos como hongos.

¿Y los factores de riesgo?

  • Piel con tendencia grasa o problemas de piel como el acné o ezcema.
  • Climas extremos
  • Consumo de alcohol o uso de lociones que contienen alcohol entre sus componentes.
  • Sobrepeso

Síntomas

La dermatitis seborreica aparece en forma de costra o caspa en el cuero cabelludo. Se acompaña de enrojecimiento de la piel. En los lactantes los síntomas son escamas gruesas y con costras de color amarillo que nace en el cuero cabelludo y que puede desarrollarse incluso en los ojos, orejas y nariz.

No suele ir acompañado de otros síntomas del estado general, suele producir picor en la zona.

En ocasiones puede ocurrir que se note una pérdida de cabello en la zona con dermatitis.

Tratamiento de la dermatitis seborreica

En muchos casos puede llegar a desaparecer en pocas semanas incluso sin tratamiento. El tratamiento más utilizado son champús especialmente formulados para la dermatitis que no solo ayudan a eliminar las escamas sino que previenen de la reaparición de escamas en la piel. En caso de persistir los síntomas, un dermatólogo puede prescribir un antifúngico que combaten el hongo y cremas con corticoides antiinflamatorios.

En el caso de los niños, podemos aligerar los síntomas no cubriendo su cabeza con gorros. Si las escamas son abundantes podemos utilizar parafina líquida, glicerina o aceite de oliva. El tratamiento en niños debe ser diferente al de adultos, no puede ser agresivo y podrán utilizar cremas con corticoides tópicos suaves, aplicados directamente sobre la piel, champús ricos en azugre o breas o incluso vaselina.

En el caso de que las lesiones sean intensas o perduren, es aconsejable la visita a un dermatólogo.

Comentarios