¿Hipertrofia o tonificación?

El trabajo de fuerza es un tipo de trabajo corporal que debe formar parte de cualquier programa de ejercicio que siga una persona que quiera cuidarse.

Miniatura

Los objetivos pueden ser múltiples y variados. Quien busque aumentar su masa muscular va a entrenar para hipertrofiar. Quien desea mantener una musculatura firme, tonificará.

  1. Hipertrofia o tonificación ¿En qué se diferencian?
  2. Hipertrofia o tonificación ¿Qué es mejor?

Hipertrofia o tonificación ¿En qué se diferencian?

Ejercitarse con pesas es uno de aquellos ejercicios que generan tanto amor como odio. Hay quien no lo soporta y haría cualquier otra cosa antes de tener que levantar una mancuerna, y los hay que, todo lo contrario, no dejan la pesa “ni a sol ni a sombra”. Si nos piden que pensemos en una imagen corporal de alguien que sigue una rutina con peso lo más probable es que lo que nos venga a la mente sea una imagen tipo “Hulk” y, sí, es una opción, pero no todas las personas que usan las pesas en su rutina acaban por parecerse a este “héroe de comic”. Dependerá del objetivo que persigamos.

Si queremos aumentar la masa muscular es un tema, y si queremos tonificar es otro. Hipertrofiar o tonificar. Entre ambas posibilidades existen diferencias que se basan en diferentes variables.

  • En cuanto a velocidad del movimiento en el caso del trabajo para hipertrofiar, se recomienda controlar mucho el movimiento. La velocidad debe ser más bien lenta mientras que quien tonifica puede hacer un movimiento más ligero, pero evidentemente evitando ángulos extremos.
  • En cuanto a las repeticiones, es decir el número de veces que se hace el movimiento, será menor en el caso de la hipertrofia.

Hipertrofia o tonificación ¿Qué es mejor?

Tanto las máquinas como las pesas libres son útiles para poder ejercitar los músculos y tener brazos y piernas sanas, y las preferencias y características de cada individuo determinaran la elección. En general, para iniciarse suele ser más fácil empezar con máquinas, sobre todo para tonificar, ya que se pueden controlar más los movimientos. Las mismas máquinas ponen los límites y eso ayuda a evitar lesiones. Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, no se conoce la técnica de manera adecuada, y los ángulos en los que se trabaja pueden ser mayores de los recomendados para evitar problemas tanto musculares como articulares. Hay que añadir además que no sólo es importante controlar el movimiento en el momento de levantar el peso que toca, sino que adquirir la postura adecuada es esencial para no lesionarse en zonas con las que se supone que no se está trabajando directamente. Espalda, rodillas o caderas pueden ser “blanco” de molestias tras hacer rutinas sin previo conocimiento de la técnica.

En la mayoría de gimnasios y centros deportivos hay profesionales que guían y asesoran para empezar de la manera más correcta. Seguir sus consejos suele ser garantía de progresar adecuadamente, porque se trabajan los grupos musculares de tal forma que se consigue establecer un programa en el que los descansos también están incluidos. No hay que olvidar que los músculos también se fatigan y, tras esa fatiga, puede venir una lesión, es por ello que aunque uno crea que puede aguantar, es importante descansar.

Dra. Eva Ferrer - Especialista en Medicina del Deporte - Médico consultor de Advance Medical