La importancia de revisar los hábitos recomendados para cuidar la salud en el trabajo

La concienciación en materia de riesgos laborales y seguridad en el trabajo serán indispensables para reducir el número de accidentes laborales en España, donde han aumentado el doble respecto de 2015

Miniatura

Se duplica el crecimiento del número de accidentes de trabajo con baja respecto de 2015

El Instituto DKV de la Vida Saludable recuerda la importancia de revisar los hábitos recomendados para cuidar la salud en el trabajo

Los españoles se preocupan cada vez más por el bienestar físico y la salud en todos los ámbitos, entre ellos, las condiciones laborales a las que están expuestos. No obstante, según los últimos datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social enero de 2016 se han registrado 36.883 accidentes de trabajo con baja durante el mes de enero de 2016, un 6,8% más que en el mismo mes del año anterior, cuando aumentaron un 3,4%. Así mismo, también aumentó el número de accidentes mortales, que asciende a más de 50, 24 más que en el mismo mes del año anteriori.

Estas cifras indican un problema de sensibilización respecto de la seguridad en el trabajo y la importancia del desarrollo de hábitos saludables en el entorno laboral. Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo el próximo 28 de abril, desde el Instituto DKV de la Vida Saludable se recomiendan unas pautas básicas para todo tipo de trabajos, en aras del fomento de un desarrollo saludable del ejercicio de la actividad laboral:

Conserva un buen ambiente de trabajo

El orden y limpieza en el puesto de trabajo influirán directamente en el buen desarrollo de la actividad laboral. Por ello, mantener ambos será beneficioso para los trabajadores y la buena convivencia con los demás.

La iluminación también afecta al modo en el que se llevan a cabo las tareas diarias. Un ambiente con poca luz podría provocar fatiga visual, mientras que un exceso también puede ocasionar cansancio y/o problemas de visión.

Asimismo, el ruido y la temperatura son factores que pueden alterar la salud en el trabajo. Por ello, se deberán controlar las fuentes de ruido en la medida de lo posible, utilizando los aparatos convenientes en las profesiones que lo requieran, así como la adecuada ventilación de los espacios y la regulación correcta de la temperatura.

Cuida tu forma física

Si el puesto de trabajo implica pasar muchas horas sentado, es recomendable mantener la postura correcta de la espalda de manera cómoda. Además, para evitar el sedentarismo, se deberían hacer descansos de manera asidua y combinar el trabajo con un mínimo de dos horas de actividad física semanales.

En cuanto a los trabajos que implican el levantamiento de cargas, los trabajadores deben siempre asegurarse de que éstas se corresponden con su capacidad, así como de preservar la postura adecuada, con el tronco recto y flexionando las rodillas, para evitar lesiones de espalda.
Además, la dieta equilibrada es aconsejable para el bienestar tanto físico como psíquico, que permitirá el buen desarrollo de cualquier tipo de trabajo, ya sea de ejercicio intelectual o más operativo. Beber agua frecuentemente para mantenerte hidratado, son recomendables los tentempiés como la fruta, rica en fibra y vitaminas, o los frutos secos, gran fuente de calcio y antioxidantes.

Cultiva tu salud mental

el cuidado de la mente es tan importante como el del cuerpo. Se aconseja mantener una actitud proactiva y positiva, considerando el trabajo como algo no solo necesario para cubrir las necesidades de las personas sino para el desarrollo personal Para evitar la sensación de rutina, se recomienda la planificación del trabajo y la constante atención mental.

En cuanto al estrés, conocer sus causas es el primer paso para reconocerlo y afrontarlo (familia, amigos, situación económica, etc.) Además del correcto descanso, para prevenirlo se pueden llevar a cabo ejercicios de respiración y estiramientos, evitando estimulantes como las bebidas alcohólicas y el tabaco.

Por último, se recomienda a todos los trabajadores estar al corriente del plan de riesgos laborales de la empresa en la que trabajen, además de estar informados del modo de actuación en caso de accidente y de los protocolos de emergencia para cada caso.