Pequeños trucos para dormir mejor

Dormir bien es básico para que nuestro organismo reponga energías y tejidos. Ciertos rituales o alimentos nos pueden ayudar a mejorar nuestro descanso.

Miniatura

El descanso es uno de los pilares básicos de una vida sana. Si no lo cuidamos, entramos en una espiral de cansancio que nos lleva a ser menos productivos y a deteriorar nuestra salud. Hoy vamos a ver algunos trucos para dormir mejor, fáciles y simples de aplicar, pero muy efectivos.

  • Crea un ambiente agradable antes de irte a la cama: luces bajas o buena temperatura en la habitación harán que tu cuerpo sepa que es hora de dormir y se relaje automáticamente. Es como una señal para decir a nuestro cuerpo que es hora de dormir.
  • Ejercicio suave un par de horas antes de irnos a dormir: el ejercicio aeróbico suave como correr a ritmo tranquilo o dar una vuelta en bici durante 30-45 minutos ayuda a despejar el estrés mental y a crear una sensación de alivio a los pocos minutos después de acabar. El ejercicio hace que segreguemos endorfinas, las hormonas del bienestar, que nos ayudarán a dormir mejor.
  • Ducha de contraste: una ducha que alterna agua fría con agua caliente también crea en nuestro organismo un estado de relax que va a ayudarnos a conciliar el sueño. Esto, unido al punto número uno, puede crear un ritual previo descanso para ayudar a conciliar el sueño antes y dormir mejor.
  • Estiramientos suaves: estirar los músculos principales de forma suave ayudará a descontracturar los músculos por situaciones de estrés. Aunque muchas veces no somos conscientes, el estrés creado tiende a acumularse en forma de contractura muscular, algo que dificulta el descanso y puede hacer que nos despertemos muchas veces por la noche. Aprende a escuchar a tus músculos y alivia un poco su tensión.
  • Evitar la tecnología antes de dormir facilitará el sueño: ver la tele o mirar pantallas antes de irnos a dormir puede engañar a nuestra mente, ya que el tipo de luz hará pensar  nuestro cerebro que es de día, por lo que no siente necesidad de descanso.
  • Suaves masajes: nosotros mismos o nuestra pareja nos puede dar masajes suaves por las piernas, brazos o espalada para crear esa sensación de relax, muy propicia antes de dormir. Si utilizamos un aceite de masaje, mejor que mejor.
  • Acuéstate con tiempo, tu cuerpo odia levantarse con el sonido del despertador: aprender a establecer un horario de sueño es muy importante. Al principio puede costar, pero nos acostumbraremos a dormir a una hora y levantarnos a la misma a diario, notando como estamos más descansados.

Etiquetas: Sueño