En Maldita.es ya os hemos explicado por qué no hay evidencias de que el reiki, la homeopatía o el dióxido de cloro sirvan para curar la COVID-19. En los últimos meses de crisis pandémica, además de estos remedios falsos, también se han viralizado todo tipo de trucos para combatir o prevenir la COVID. Pero gran parte de ellos no funcionan. Os explicamos por qué no podemos saber si estamos libres de COVID-19 conteniendo unos segundos la respiración, que no hay evidencias de que los taninos del vino sirvan para combatir mejor la enfermedad o por qué una mezcla de naranja asada y azúcar moreno no te devolverá milagrosamente el sentido del gusto tras haber superado la infección.

No, no podemos saber si estamos "libres" de COVID-19 conteniendo la respiración durante unos segundos

Se ha difundido un vídeo en el que aparece un círculo que se desplaza del punto A al B en un plano. En total, tarda unos 25 segundos. “Si puedes contener la respiración hasta que el punto rojo se mueva de A a B, estás libre de Covid 19”, indica un texto que acompaña al vídeo. Pero es un bulo. No hay ninguna prueba de que aguantar la respiración un tiempo determinado sea un método de diagnóstico válido.

Tarik Jasarevic, portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), explicaba al medio de verificación AFP Factual que "no existe evidencia" de que aguantar la respiración sea una técnica válida para diagnosticar el coronavirus.

Se trata de un bulo recurrente que ya hemos desmentido en Maldita.es en otras ocasiones. En marzo de 2020 se movió una cadena de WhatsApp que indicaba que se podía saber si se estaba contagiado "inhalando profundamente y sosteniendo la respiración durante más de 10 segundos sin toser”.

También se viralizó entonces un tuit falso del Ministerio de Educación y FP en el que se indicaba que podemos saber si estamos contagiados si conseguimos aguantar la respiración cinco segundos.

Unos meses más tarde, empezó a circular un vídeo en el que se aseguraba que el Ministerio de Salud de Japón había dicho que podíamos saber si estamos infectados aguantando la respiración durante 10 segundos. En Maldita.es también lo desmentimos.

De soplar un mechero o una vela a pegar un salvaslip en su interior: trucos relacionados con las mascarillas que no funcionan

En los últimos meses se han viralizado múltiples trucos que supuestamente sirven para saber si una mascarilla es válida o para mejorar su eficacia. Uno de ellos, que se ha movido especialmente en TikTok, consiste en soplar un mechero o una vela con la mascarilla puesta para ver si es efectiva.

La prueba del mechero no es válida para saber si la mascarilla filtra microorganismos y, por lo tanto, para comprobar su eficacia. Por ello, el portavoz COVID-19 de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Lorenzo Armenteros del Olmo, explicaba a Maldita.es que la mejor opción es usar siempre mascarillas homologadas. En Maldita.es ya os hemos explicado cómo saber si una mascarilla incumple la normativa.

También ha circulado por WhatsApp un vídeo en el que un hombre con bata blanca recomienda pegar un salvaslip en el interior de las mascarillas quirúrgicas para reforzar su eficacia. Pero hacerlo no es una buena idea, tal y como explicaba a Maldita.es Marián Boticaria García.

La farmacéutica subrayaba que un salvaslip tiene pegamento por una de las partes y por lo tanto dificultaría la respiración: "Las mascarillas deben permitir respirar. Si haces esto claro que no pasa el aire, pero entonces sale por arriba o por abajo, y sin filtrar".

Otro de los trucos que puede ser contraproducente consiste en ponerse dos mascarillas quirúrgicas a la vez y en direcciones opuestas para evitar en mayor medida los contagios. Fernando Usera, del Servicio de Bioseguridad del Centro Nacional de Biotecnología  (CNB-CSIC), no está de acuerdo con que de esta manera se consiga una mayor protección. Según contaba a Maldita.es, de esta forma no se asegura un cierre adecuado alrededor de la zona buconasal del portador de la mascarilla.

En Maldita.es también os hemos explicado por qué las mascarillas no se colocan de forma diferente dependiendo de si una persona está o no contagiada y por qué no es recomendable utilizar algunos métodos de desinfección. Por ejemplo, dejar las mascarillas al sol o meterlas al microondas o al horno no es una buena idea.

No, no hay evidencias de que los taninos del vino sirvan para combatir la COVID-19

También se han movido algunos contenidos que afirman que los taninos del vino pueden ayudarnos a combatir mejor la COVID-19. Pero a día de hoy no hay evidencias de que esta sustancia o los productos que la contienen tengan eficacia frente a la enfermedad causada por el coronavirus.

Esta idea procede de un estudio que analiza el posible potencial del ácido tánico para desarrollar terapias anticovid. El ácido tánico pertenece a la familia de los taninos, que son unas sustancias presentes en numerosos vegetales como las uvas y, por lo tanto, el vino.

Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III, cuenta a Maldita.es que el problema es que todo el estudio está realizado en modelos in vitro.Su relevancia es baja porque hay cientos de compuestos que han mostrado su actividad in vitro pero muy pocos llegan a evaluarse en modelos in vivo y en ensayos clínicos (con personas)”.

La viróloga Sonia Zúñiga, investigadora de coronavirus en el Centro Nacional de Biotecnología, confirmaba a Maldita.es que no hay una evidencia científica sólida que indique que los taninos pueden ayudar a combatir la COVID-19: “Es el único estudio que se ha publicado al respecto y los datos son muy preliminares”.

Según destaca, los investigadores ni siquiera prueban la actividad inhibidora del ácido tánico frente a la infección por el virus SARS-CoV-2 en cultivos celulares. “Usan pseudovirus, que podrían no representar la situación real. Para darle más crédito, faltan más experimentos: por lo menos usar el virus de verdad para ver el efecto y ver qué pasa en modelos animales”, alega.

Al igual que el vino, tampoco hay evidencia de que el jengibre, los huevos, el ajo o una dieta alcalina puedan protegerte frente al coronavirus. En Maldita.es os hemos explicado por qué ningún alimento previene o cura esta enfermedad. "Me parece que es ciencia ficción. No tengo noticias de ningún alimento que vaya contra los coronavirus", señalaba a Maldita.es Luis Enjuanes, investigador en el departamento de Biología Celular y Molecular del Centro Nacional de Biotecnología en Madrid y director del Laboratorio de Coronavirus del CNB.

Por qué una mezcla de naranja asada y azúcar moreno no te devolverá milagrosamente el sentido del gusto tras haber superado la COVID-19

Un vídeo que se ha viralizado especialmente en TikTok propone un remedio con el que, en teoría, aquellas personas que hubiesen perdido el sentido del gusto (disgeusia) tras haber superado la COVID-19 podrían recuperarlo. Este “truco” se basa en una mezcla de naranja asada y azúcar moreno.

Sin embargo, no hay ninguna evidencia científica de que estos u otros alimentos o productos logren tal objetivo “milagrosamente”. De hecho, mientras que el sentido del olfato sí se puede “reentrenar” en caso de pérdida (anosmia) gracias a la rehabilitación olfatoria, con el del gusto no sucede lo mismo: no hay una técnica determinada, su recuperación suele ir a la par de la del olfato.

Joaquín Yanes Díaz, otorrinolaringólogo del Hospital Universitario de Getafe (Madrid), cuenta a Maldita.es que “no hay ningún método casero particular ni nada similar” para lograr recuperar, en este caso, el gusto. “Y menos asar una naranja, machacarla y mezclarla con azúcar. Tampoco tiene mucho sentido. Quizá, al cocinar la naranja, esta sí cause un olor fuerte  y característico, que mezclado con el azúcar puede ser peculiar, pero no tiene el poder de curar ni la pérdida del gusto ni la del olfato”, aclara.

No, no hay ninguna evidencia de que hacer gárgaras con agua salada o con bicarbonato sirva para prevenir la COVID-19

Se han movido en redes sociales algunos contenidos que dicen que antes de llegar a los pulmones, el coronavirus permanece en la garganta durante varios días. Supuestamente si en ese momento se realizan gárgaras con diferentes líquidos y mezclas, como agua con sal y vinagre o bicarbonato con agua caliente y limón, se eliminaría el virus. Pero no hay evidencias de que sea así.

Una cadena de WhatsApp indica que con este truco se "cambiaría el pH de nuestro cuerpo", haciendo que el "virus muriese". "Acabaríamos en 7 días con la pandemia en el mundo entero", concluye. Pero Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III, aseguraba a Maldita.es que ni estas mezclas cambian el pH de nuestra garganta ni aunque lo hiciesen acabarían con el virus.

También se han difundido varios artículos que afirman que los enjuagues bucales "pueden desactivar la COVID-19 en humanos". Sin embargo, no hay evidencias de que sea así. Los titulares surgen a raíz de una interpretación incorrecta de un estudio publicado en la revista Journal of Medical Virology en septiembre de 2020.

Pero, cuidado, esta investigación no ha sido realizada en humanos ni ha estudiado el comportamiento del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, sino el de otros coronavirus. Además, en ningún momento indica que pueda "desactivar la infección".

La Organización Mundial de la Salud afirma además que tampoco hay evidencias de que hacer gárgaras con enjuague bucal sirva para prevenir la COVID. Pese a que algunas marcas o enjuagues bucales "pueden eliminar ciertos microbios durante unos minutos en la saliva de la boca", esto no significa que protejan de la infección por coronavirus, según la OMS.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.