Azúcar en sangre en pacientes COVID

Por qué un alto nivel de azúcar en sangre puede empeorar el pronóstico de la COVID-19 y cómo afecta esta enfermedad a pacientes con diabetes

Azucar en sangre y covid

La hiperglucemia (alto nivel de azúcar en sangre) surge cuando nuestro cuerpo produce muy poca insulina o no responde a la señal que la insulina le está enviando. La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y sirve para que la glucosa que entra a la sangre a través de la alimentación sea transportada a las células y se use para producir la energía que necesita nuestro organismo.

El nivel de azúcar en sangre alto (glucosa) en sangre pueden darse bajo distintas circunstancias (por ejemplo, por el estrés que provocan determinadas situaciones y dolencias como la gripe). Sin embargo, son un rasgo común en personas que sufren diabetes, que tienen que controlarlos de forma constante.

  1. ¿Qué ocurre con la COVID-19 si tenemos un nivel alto de azúcar en sangre?
  2. El nivel de azúcar en sangre alto empeora el pronóstico de la COVID-19
  3. El coronavirus puede dañar el páncreas y provocar hiperglucemia en algunos pacientes
  4. De vigilar los niveles de glucosa a tres horas de ejercicio a la semana: recomendaciones para personas con diabetes
  5. Si un paciente con diabetes padece COVID-19, debe beber líquido extra y nunca abandonar el tratamiento con insulina

¿Qué ocurre con la COVID-19 si tenemos un nivel alto de azúcar en sangre?

Las evidencias muestran que el nivel de azúcar en sangre alto puede empeorar el pronóstico de la infección, independientemente de que la persona tenga o no diabetes. Pero, además, el propio coronavirus puede dañar el páncreas y provocar dicha hiperglucemia. Os contamos cómo afecta esto a los pacientes con y sin diabetes y qué recomendaciones pueden seguir para protegerse y prevenir la propagación de la COVID-19.

El nivel de azúcar en sangre alto empeora el pronóstico de la COVID-19

Virginia Bellido Castañeda, Jefa de Sección en el Servicio de Endocrinología y Nutrición en el Hospital Universitario Cruces (Vizcaya), explica a Maldita Ciencia que la hiperglucemia se ha relacionado con un aumento de las complicaciones y la mortalidad en pacientes con COVID-19.

Existen diferentes estudios científicos al respecto. Una investigación realizada con más de 11.000 pacientes y publicada en la revista Annals of Medicine indica que la hiperglucemia es un factor de riesgo importante en pacientes hospitalizados no críticos, independientemente de los antecedentes de diabetes.

La Sociedad Española de Medicina Interna, que ha participado en la investigación, explica que la hiperglucemia se asocia con una mayor necesidad de ventilación mecánica, ingreso en UCI e incluso riesgo de muerte.

Bellido, que es miembro de la Sociedad Española de Diabetes, cuenta que algunos pacientes con nivel de azúcar en sangre alto sufren un mal control glucémico y un deterioro de la respuesta inmunológica.

Los primeros datos de estudios observacionales que, según la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, después se han corroborado tanto en revisiones como en varios metaanálisis (investigaciones científicas con mayor solidez), demuestran que la hipertensión arterial, la diabetes mellitus de tipo 2 (la forma más común de diabetes), la obesidad y la enfermedad coronaria (un tipo de patología cardíaca) son las principales enfermedades que coexisten con la COVID-19.

El coronavirus puede dañar el páncreas y provocar hiperglucemia en algunos pacientes

A esto se suma que el SARS-CoV-2 puede provocar un daño directo en el páncreas que podría empeorar la hiperglucemia o incluso inducir la aparición de diabetes. Susana Monereo, que pertenece a la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Ruber Internacional (Madrid), confirma a Maldita Ciencia que en la infección por COVID-19, al igual que en otras infecciones por otros coronavirus como el SARS (síndrome respiratorio agudo severo), se ha observado un aumento de los niveles de glucemia.

“Parece que el virus conduce a un deterioro transitorio de la función celular del islote pancreático (el conjunto de células encargadas de producir hormonas como la insulina) y eleva la glucosa, efecto que a su vez empeora el pronóstico y dificulta el manejo de los pacientes”, cuenta.

Si el paciente ya es diabético, Monereo considera que el problema es más grave ya que empeora el control de la glucosa y puede tener más complicaciones. En pacientes no diabéticos, según explica, este efecto puede mantenerse un tiempo aunque la infección haya pasado.

Cristóbal Morales, miembro del Consejo Asesor de la Fundación para la Diabetes Novo Nordisk, confirma a Maldita Ciencia que “el coronavirus puede actuar sobre el páncreas y sobre las células productoras de insulina”. “Estamos viendo una aparición de diabetes en gente que no la tenía y cuadros de hiperglucemia por el virus”, añade.

El experto explica que se trata de lo que se denomina hiperglucemia de estrés. Lo que ocurre es que “en el cuerpo hay una reacción inflamatoria sistémica y los niveles de glucemia aumentan durante el ingreso”.

Para él, es clave hacer un seguimiento a estos pacientes para ver si la hiperglucemia es transitoria o se mantiene en forma de diabetes. Aún hacen falta estudios para saber con precisión qué les ocurre a estos pacientes a largo plazo.

De vigilar los niveles de glucosa a tres horas de ejercicio a la semana: recomendaciones para personas con diabetes

Las personas con diabetes deben seguir algunas pautas para protegerse y prevenir la propagación de la COVID-19. “Además de las recomendaciones generales de protección frente a la infección, es fundamental que las personas con diabetes intenten mantener el mejor control glucémico posible”, afirma Bellido.

La Jefa de Sección en el Servicio de Endocrinología y Nutrición en el Hospital Universitario Cruces explica que, además de vigilar los niveles de azúcar en sangre, también es importante mantener una buena adherencia al tratamiento pautado y seguir las recomendaciones de dieta y ejercicio para intentar tener el mejor control metabólico posible.

En cuanto a la dieta, Monereo afirma que los pacientes deben tener cuidado de no variar mucho la ingesta de calorías: “Una dieta sana y equilibrada con buena cantidad de proteínas, fibra y limitación de las grasas saturadas y por supuesto sin azúcares simples es importante para mantener un buen control glucémico”.

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) ha publicado un documento con recomendaciones para personas con diabetes en relación a la COVID-19. “La actividad física en su domicilio es fundamental, al menos tres horas a la semana. Recuerde combinar ejercicios tipo aeróbico (caminar, bicicleta estática), con ejercicio de fuerza (pesas, goma elástica, empujar contra resistencia)”, indica.

Si un paciente con diabetes padece COVID-19, debe beber líquido extra y nunca abandonar el tratamiento con insulina

Los expertos consultados coinciden en que los pacientes con diabetes deben saber cuándo es necesario acudir al hospital urgentemente. En el caso de presentar síntomas como fiebre, tos, dificultad para respirar o sibilancias (sonido silbante y chillón durante la respiración) o ante una posible exposición a la COVID-19, la SEEN recomienda llamar a los teléfonos habilitados para la COVID-19 para obtener recomendaciones.

Pero si no se consigue contactar, ¿cuándo es aconsejable desplazarse a un centro sanitario? Según la SEEN, cuando se tiene dificultad respiratoria o sibilancias, si se vomita repetidamente y no se puede contener ningún alimento o bebida durante más de seis horas (se corre el riesgo de deshidratación) o si la glucosa en sangre se mantiene alta durante más de 24 horas.

Esta sociedad médica insiste en que si una persona con diabetes se contagia es importante tener en cuenta que “el tratamiento con insulina nunca debe suspenderse”. Entre otras recomendaciones, incluye la de beber líquido extra sin calorías, controlar la temperatura por la mañana y por la noche y analizar la glucosa en sangre al menos antes del desayuno, la comida, la cena y al acostarse.

Monereo considera, además, que las personas que no tienen diabetes también deberían seguir algunos consejos “cruciales”. Entre ellos, no ganar peso e intentar perderlo si tienen en exceso, estar bien hidratados y mantenerse activos y en buen estado de forma física haciendo ejercicio diariamente.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Comentarios


También te puede gustar...

ojo seco
Aumento de casos de ojo seco
Mascarilla en el ascensor
¿Por qué debemos llevar mascarilla en espacios cerrados?
paciente covid deja de ser contagioso
Cuando un paciente covid deja de ser contagioso