Os contamos que no es cierto que la Cruz Roja estadounidense haya prohibido donar sangre a las personas vacunadas contra la COVID-19, que las variantes del coronavirus no surgen por la vacunación y que los informes de EudraVigilance no dicen que en Europa han muerto casi 8.000 personas por ponerse las vacunas contra el coronavirus.

No, no es cierto que la Cruz Roja estadounidense prohíba donar sangre a las personas vacunadas contra la COVID-19

Se ha difundido una cadena de WhatsApp que afirma que la "Cruz Roja Americana" no deja a las personas vacunadas contra la COVID-19 donar sangre porque la vacuna "destruye completamente sus anticuerpos naturales". Pero es un bulo.

Desde la Cruz Roja estadounidense aseguraban a Maldita.es que una persona vacunada contra la COVID-19 puede donar sangre, plaquetas y plasma "siempre que se sienta sana y bien".

Según indica la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EEUU en su web, en el caso de que la persona haya recibido una vacuna de virus vivo atenuado o si no recuerda qué vacuna recibió —ya que, por ejemplo, podría venir del extranjero donde hubiera otras vacunas aprobadas— debe esperar dos semanas para donar.

La cadena dice además que la vacuna contra la COVID-19 "destruye completamente" los anticuerpos naturales. Pero tampoco es cierto. Eva Martínez-Cáceres, jefa del Servicio de Inmunología del Hospital Germans Trias y vicepresidenta de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), aseguraba a Maldita.es que la vacuna no puede destruir los anticuerpos naturales y que lo que hace es formar anticuerpos específicos frente al SARS-CoV-2.

"Los donantes de plasma COVID-19, tras la vacunación, incrementan los títulos de anticuerpos", señalaba por su parte Cristina Arbona, vocal de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y directora del Centro de Transfusión de la Comunidad Valenciana.

En España, tal y como indicaban a Maldita.es desde el Ministerio de Sanidad, las personas vacunadas contra la COVID-19 también pueden donar sangre "si se encuentran bien de salud". Sanidad recuerda que organismos internacionales como el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), la FDA y la Asociación Americana de Bancos de Sangre (AABB) han indicado que las vacunas "con virus no replicantes, inactivadas o basadas en ARN mensajero" (como las que se administran en nuestro país actualmente) no exigen un periodo de espera para donar.

No, las variantes del coronavirus no surgen por la vacunación contra la COVID-19

Se ha viralizado un vídeo de una entrevista a Luc Montagnier, premio Nobel de Medicina en 2008, en la que afirma que es la vacunación contra la COVID-19 la que está "creando" las variantes del SARS-CoV-2. Pero no es cierto.

Los virus de ARN, como los coronavirus, mutan "con frecuencia" y es su "rutina cotidiana", según expone el Comité Asesor de Vacunas (CAV) de la Asociación Española de Pediatría en su web. Lo mismo indicaba a Maldita.es Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III: "Las vacunas no propician que el virus mute más, los virus tienen una tasa de mutación constante independientemente de si la población está vacunada o no". De hecho, las variantes británica, sudafricana, brasileña e india ya habían sido detectadas antes de que hubiera campañas masivas de vacunación.

El virólogo explica que cuando los virus se replican y se diseminan mucho, es cuando tienen más posibilidades de mutar. "Hay que fijarse en dónde se detectan las nuevas variantes: en países como Brasil, Sudáfrica o India, con incidencias de infección enormes", afirma.

De hecho, la vacunación masiva puede ayudar a evitar que surjan variantes, tal y como indicaba a Maldita.es África González Fernández, catedrática de Inmunología de la Universidade de Vigo: "Las variantes surgen con las infecciones (...) conforme más personas están infectadas, más posibilidades de variantes hay. Las vacunas van a proteger del desarrollo de nuevas variantes y por esto hay que vacunar al mayor número de personas en el menor tiempo posible".

Montagnier también afirma en la entrevista que los anticuerpos producidos por las vacunas provocan el fenómeno de facilitación dependiente de anticuerpos, conocido como fenómeno ADE. Según explicaba Alcamí, el fenómeno ADE consiste en que los anticuerpos podrían unirse al virus y facilitar la infección de las células, en lugar de neutralizar y dificultar la infección. En este artículo te explicamos más en detalle su funcionamiento.

Pero, según el experto, no se ha identificado este fenómeno en el caso de la COVID-19, a pesar de que se ha estudiado "activamente" si podría producirse. "No se ha documentado ni visto ningún caso. Tampoco la gravedad de la enfermedad se ha podido asociar con este fenómeno", asegura.

No, los informes de EudraVigilance no dicen que en Europa han muerto casi 8.000 personas por ponerse las vacunas contra la COVID-19

Se ha difundido un contenido publicado por la web Actuall en el que se afirma que en EudraVigilance, la base de datos de farmacovigilancia del Espacio Económico Europeo (EEA), se han reportado 7.766 muertes y más de 330.000 "reacciones adversas" debido a las vacunas contra la COVID-19.

Pero los informes de EudraVigilance no dicen que en Europa han muerto casi 8.000 personas por ponerse las vacunas contra la COVID-19. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) aclaraba a Maldita.es que los datos hacen referencia a "presuntos efectos secundarios" que no están confirmados.

Son "eventos médicos" que se han dado tras la vacunación, pero que "no necesariamente" están causados por la vacuna. "La información sobre presuntos efectos secundarios no debe interpretarse como que el medicamento o el principio activo producen el efecto observado ni como que su uso no es seguro", indicaba.

Según la agencia, cada efecto registrado podría ser "síntoma de otra enfermedad o podría estar asociado con otro medicamento tomado por el paciente al mismo tiempo". Incluso se puede haber producido "por la enfermedad para la que se está tomando el medicamento" el paciente, tal y como se advierte en la web de EudraVigilance.

Las autoridades reguladoras de la Unión Europea (UE) revisan los informes de presuntos efectos secundarios para determinar si hay alguna relación con las vacunas contra la COVID-19. Además, la EMA publica actualizaciones de seguridad de las vacunas contra la COVID-19 aprobadas en la UE y, actualmente, sigue recomendando el uso de estos cuatro sueros.

Además, la suma que hace el contenido para afirmar que se han reportado 7.766 muertes por las vacunas contra la COVID-19 no es correcta. Según el texto, para conocer el total de fallecimientos registrados para cada vacuna hay que irse a la pestaña titulada 'Número de casos individuales para una reacción seleccionada' de la base de datos de EudraVigilance y "sumar los casos individuales de muertes de cada uno de los grupos de reacciones adversas".

La EMA explicaba que en esta pestaña los presuntos efectos secundarios se categorizan por 'grupo de reacción' (por ejemplo, 'trastornos cardíacos'). Y, dentro de cada grupo, se categorizan por el 'resultado de la reacción', es decir, se muestra por ejemplo si el resultado fue 'fatal' (fallecimiento) o si el paciente se recuperó.

No obstante, la EMA señala que hay que tener en cuenta que un informe individual de presuntos efectos secundarios puede contener más de una reacción sospechosa y esas reacciones se pueden clasificar en diferentes grupos de reacción. Por ejemplo, según explica la agencia, un informe de un paciente que experimentó vómitos y dolor de cabeza se contará tanto en el grupo de reacción 'trastornos gastrointestinales' como en el grupo de reacción 'trastornos del sistema nervioso'.

Si este mismo paciente fallece, su caso sería contado como 'fatal' tanto en el grupo de reacción 'trastornos gastrointestinales' como en el de 'trastornos del sistema nervioso', es decir, contaría doblemente. Por lo tanto, "la suma del número de casos fatales por grupo de reacción nunca proporcionará el número total de casos fatales", según la EMA.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.