En “Menos bulos, más rigor científico”, el proyecto colaborativo entre Maldita.es y DKV Seguros, os traemos una semana más tres bulos que se han viralizado en los últimos días. Os contamos que no es cierto que la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) en Estados Unidos haya dicho que no volverá a usar las PCR para detectar el coronavirus "por no dar resultados concluyentes y suponer riesgo para la salud", que un vídeo viral de un supuesto estudiante afectado por el brote de COVID-19 en Mallorca es un “troleo” y que es falso que no se hayan probado las vacunas en animales como se dice en un vídeo grabado en el Senado de Texas.

No, la FDA de Estados Unidos no ha dicho que no volverá a usar las PCR para detectar el coronavirus "por no dar resultados concluyentes y suponer riesgo para la salud"

Una desinformación viral afirma que “la FDA [Administración de Medicamentos y Alimentos en Estados Unidos] acaba de actualizar su postura con respecto a las PCR”. “No volverán a ser utilizadas en EEUU por no dar resultados concluyentes y suponer riesgo para la salud. ESTO ES UNA BOMBA”, indica. Pero es un bulo.

La Administración de Medicamentos y Alimentos en Estados Unidos sigue avalando la PCR como prueba diagnóstica de la COVID-19. “La FDA no ha emitido ninguna declaración que cuestione la confiabilidad de los resultados de las pruebas de PCR en general y continuará considerando la autorización para pruebas de PCR validadas”, indicaba a Maldita.es.

También subrayaba que ya “ha autorizado más de 380 pruebas y kits de recolección de muestras para diagnosticar el COVID-19, muchas de las cuales son pruebas de PCR”: “Las pruebas de PCR generalmente se consideran el 'estándar de oro" para el diagnóstico de COVID-19”.

La supuesta fuente de esta desinformación es una publicación en la web de la FDA. Dicho contenido, con fecha de agosto de 2020, es un aviso sobre un único kit de PCR por tener un fallo en el software interpretativo que podría causar falsos positivos, falsos negativos y resultados no concluyentes.

No, este vídeo no es de un estudiante afectado por el brote de COVID-19 en Mallorca: es un “troleo”

Coincidiendo con el aislamiento de jóvenes por un brote de COVID-19 en Mallorca durante un viaje de estudios, se ha viralizado un vídeo grabado supuestamente por uno de esos jóvenes en el que se queja de que no le den una cerveza pese a que a sus compañeras le dan tampones. Además, el chico del vídeo dice que se besó con una chica que había dado positivo pero que ese no era motivo para aislarlo: “Me lié con una que ha dado positivo, pero por la saliva no se pasa eso”.

Es falso que el autor del vídeo sea un estudiante afectado por el brote de COVID-19 en Mallorca. Él mismo ha reconocido que es “un troleo” y que "era todo una parodia de los encerrados".

A través de una búsqueda de Twitter, desde Maldita.es hemos comprobado que en los últimos días no había compartido ningún otro tuit en el que afirmara estar en Mallorca. Únicamente publicó uno el pasado 5 de junio en el que recordaba un viaje a la isla de hace años.

El vídeo viral en el que el autor del vídeo asegura estar aislado en un hotel de Mallorca fue publicado este 29 de junio a las 11 de la noche. Un día antes, el 28 de junio, el chico aseguró en Twitter que tenía examen al día siguiente por la mañana. Ese mismo día también publicó en redes que estaba viendo un partido de fútbol de la Eurocopa con su abuela.

No, no es cierto que no se hayan probado las vacunas en animales como se dice en este vídeo grabado en el Senado de Texas (EEUU)

En este vídeo grabado en el Senado de Texas (EEUU) se dice que las vacunas contra la COVID-19 “se han saltado las pruebas en animales”. “Por lo que he leído, de hecho, empezaron las pruebas con animales y como los animales estaban muriendo pararon las pruebas", indican en la grabación. Pero es un bulo. Las vacunas contra la COVID-19 sí han sido probadas en animales antes de ser comercializadas.

El origen del vídeo que se está difundiendo es una audiencia pública ante el Comité de Asuntos Estatales del Senado de Texas que tuvo lugar el pasado 6 de mayo. La audiencia trataba sobre un proyecto de ley impulsado por el senador Bob Hall para prohibir que las vacunas contra la COVID-19 sean obligatorias y que se discrimine por esta razón.

Una de las personas que participó en esta audiencia fue la pediatra Angelina Farella. Durante su intervención, Bob Hall le pregunta :"¿Ha visto alguna otra vacuna que se haya saltado las pruebas en animales?" (min. 44:26). A lo que ella contesta: "Nunca antes, especialmente para los niños".

El senador Hall continúa diciendo que los artífices de las vacunas contra la COVID-19 pararon las pruebas con animales al ver que se estaban muriendo. Sin embargo, no es cierto lo que dicen Hall y Farella.

Las vacunas aprobadas en EEUU son las de Pfizer, Moderna y Janssen que, además, están también aprobadas para su uso en la Unión Europea (UE). Todas estas vacunas fueron probadas en animales en la fase pre-clínica.

La vacuna de Moderna fue probada en primates no humanos y en ratones, al igual que la de Pfizer. El suero de Johnson & Johnson (farmacéutica a la que pertenece la filial Janssen) fue probado en hámsters y primates no humanos, según anunció la farmacéutica en septiembre de 2020. Y la vacuna de AstraZeneca, que está en uso en la UE, fue probada también en primates, según esta nota de prensa del 22 de mayo de 2020.

Desde la FDA de EEUU aseguraban a Reuters, agencia que forma parte del International Fact-Checking Network (IFCN) al igual que Maldita.es, que no es cierto que las farmacéuticas se saltaran los ensayos de las vacunas debido a la muerte de los animales.

Tampoco es cierto que las farmacéuticas no probaran las vacunas en humanos antes de comercializarlas, como dice Hall. Las vacunas han sido aprobadas tras pasar la fase 3 de ensayos clínicos con miles de personas. Por ejemplo, la vacuna de Pfizer contó con más de 40.000 personas en la fase 3 y la de Moderna con 30.000.

Ahora las vacunas contra el coronavirus se encuentran en la fase 4. Esta es la última fase de experimentación clínica y ocurre cuando la vacuna está ya comercializada y se usa a gran escala. El objetivo de esta fase es monitorizar los efectos secundarios del fármaco, sobre todo los más raros, que pueden observarse sólo cuando el medicamento es utilizado a gran escala. En Maldita.es también os hemos contado cómo y por qué se han desarrollado tan rápido las vacunas contra el coronavirus.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.