En esta ocasión os contamos por qué los niños no corren riesgo de infarto por llevar mascarilla durante horas, que no es cierto que las aseguradoras no paguen a los beneficiarios si el fallecido se había vacunado contra la COVID-19 y que no hay pruebas de que en España haya habido 1.000 muertes provocadas por la vacuna contra la COVID-19.

No, no es cierto que los niños corran riesgo de infarto por llevar mascarillas durante horas

Se ha viralizado un contenido que indica que “cualquier cardiólogo” dirá que los niños que llevan puesta la mascarilla durante horas en la escuela corren el riesgo de sufrir un infarto. Pero es un bulo. El supuesto autor de esta afirmación es Stefano Montanari, que ha difundido otros bulos antimascarillas desmentidos por Maldita.es.

El cardiólogo y vicepresidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), José Luis Palma Gámiz, negaba a Maldita.es que los cardiólogos contraindiquen la mascarilla: "Los cardiólogos recomendamos mucho la mascarilla porque la que genera infartos es la COVID-19 y una de las medidas para defenderse de esta enfermedad es la mascarilla".

Otro cardiólogo, Joaquín Azpilicueta, desmentía también a Maldita.es lo que supuestamente ha dicho Montanari: "Una mascarilla no puede de ninguna manera producir una carencia de oxígeno que resulte en la más mínima alteración funcional o riesgo para la salud”.

Según el experto, “la mascarilla produce una recirculación de aire espirado que se queda en la mascarilla y que contiene una fracción de CO2 algo más alta que el aire inspirado”. El aumento de CO2 y la presencia de la mascarilla “puede dar una sensación leve y transitoria de 'falta de aire' que no tiene riesgo para la salud".

Palma Gámiz aclaraba, además, que las mascarillas están hechas de tal manera que permiten el paso de gases, aunque no de partículas: “La difusión de gases a través de la mascarilla se hace de forma perfecta. No se acumula el dióxido de carbono porque si no, no habría un cirujano vivo". En Maldita.es también os hemos explicado que tampoco está demostrado que la mascarilla cause problemas respiratorios ni en adultos ni en niños

No, no es cierto que las aseguradoras no paguen a los beneficiarios si el fallecido se había vacunado contra la COVID-19

Se ha compartido en redes sociales un audio que señala que si una persona muere tras recibir la vacuna de Pfizer o la de Moderna, las aseguradoras no pagan a los beneficiarios del seguro de vida puesto que "esas vacunas son una intervención médica experimental". Pero se trata de un bulo.

Desde UNESPA, la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras, explicaban a Maldita.es que lo que dice el audio es falso. Este organismo, que representa al 98% de las aseguradoras de España, indica que “las aseguradoras de vida sí pagan las indemnizaciones por fallecimiento de personas que hayan muerto tras habérseles administrado una vacuna frente a la COVID-19".

Además, desde el grupo ASISA señalaban a Maldita.es que "en el articulado de las pólizas de ASISA Vida no existe tal razón de exclusión". La compañía asegura que no manejan el concepto de "intervención médica experimental" y que "no hay ningún motivo para pensar que se deje de pagar una indemnización por fallecimiento por haber recibido la vacuna contra la COVID-19".

Por otra parte, como ya hemos explicado en Maldita.es, ninguna de las vacunas aprobadas contra el coronavirus es "experimental", al contrario de lo que dice el audio. Las vacunas han sido aprobadas tras pasar la fase 3 de ensayos clínicos, al igual que el resto de medicamentos y vacunas que hay en el mercado.

La fase 4 es la última fase de experimentación clínica y ocurre cuando está ya comercializada y se usa a gran escala. En esta fase se encuentran ahora mismo las vacunas comercializadas y autorizadas por las autoridades sanitarias contra el coronavirus. El objetivo de esta fase es monitorizar los efectos secundarios del fármaco, sobre todo los más raros, que pueden observarse sólo cuando el medicamento es utilizado a gran escala.

No, no hay pruebas de que en España haya habido 1.000 muertes provocadas por la vacuna contra la COVID-19

Un contenido publicado en la web El Diestro indica que “el Dr. Luis de Benito denuncia en su canal de Telegram las casi '1.000 muertes' provocadas ya por las vacunas en España y que se están ocultando". Pero es un bulo.

Luis de Benito publicó el pasado 13 de marzo un mensaje en su canal de Telegram el que afirmaba lo siguiente: "En España se acercan a 1000 las personas fallecidas en los 7 días siguientes a recibir alguna dosis de vacuna COVID. Se sigue ‘investigando’ (ignorando) si hay relación. Los medios de comunicación no lo mencionan".

Tras la publicación del contenido en la web El Diestro en el que relacionaban directamente las supuestas 1.000 muertes con la vacuna, De Benito aclaró en su canal de Telegram que de su mensaje "no se puede extraer ese titular" y que se refería a que se están investigando los casos "para establecer si la relación es casual o causal".

Sin embargo, desde el Ministerio de Sanidad indicaban a Maldita.es que no tienen constancia de estos 1.000 fallecimientos y que, por lo tanto, no se están investigando. Además, Sanidad aclara que no recogen en ninguna estadística el número de personas fallecidas en los siete días posteriores a recibir la vacuna contra la COVID-19.

El contenido de El Diestro no aporta ninguna prueba de sus afirmaciones y se basa sólo en la supuesta declaración de De Benito. Desde Maldita.es tampoco hemos encontrado ninguna estadística oficial o referencia a los supuestos 1.000 casos de personas que fallecieron en los siete días posteriores a ser vacunados.

En los últimos meses también han circulado muchos otros bulos y desinformaciones sobre los efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19, tal y como os hemos contado en Maldita.es.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.