Una semana más os desmentimos los bulos de la semana en “Menos bulos, más rigor científico”, el proyecto colaborativo entre Maldita.es y DKV Seguros. En esta ocasión os contamos que un vídeo viral “aldeanos” en India no están “expulsando” ni “atacando” a un equipo de vacunación “tras ver la correlación entre el aumento de inyectados y el aumento de muertos”. También que una imagen no muestra “muertes masivas por una fuga de gas en mayo del 2020”, sino fallecidos en India por COVID-19, y que el 5G ni “exacerba la pandemia” ni “aumenta la virulencia del SARS-CoV-2”.

No, “aldeanos” en India no están “expulsando” ni “atacando a un equipo de vacunación” en este vídeo “tras ver la correlación entre el aumento de inyectados y el aumento de muertos”

Se ha difundido en redes sociales y canales de Telegram un vídeo en el que se ve un enfrentamiento con diversas personas corriendo y arrojando objetos. Quienes lo comparten aseguran que son personas en India atacando a un equipo de vacunación con piedras “tras ver la correlación entre el aumento de inyectados y el aumento de muertos”. Pero es un bulo.

A través de una búsqueda inversa con la herramienta InVid, desde Maldita.es hemos localizado uno de los fotogramas del vídeo publicado en el medio de comunicación indio Sangbad Pratidin. Según informa en su web, el enfrentamiento ocurrió el viernes 23 de abril en un pueblo del estado indio de Jharkhand, Bamni, cuando la policía trató de cerrar una "mela" (que en castellano se traduciría como "feria") por temor a que la gran cantidad de personas que allí se encontraban pudieran contagiarse de COVID-19.

Si realizamos una búsqueda en Google con las palabras clave “india villagers people throwing stone police Bamni”, vemos que otros medios del país como NDTV (New Delhi Television) o India Today se hicieron eco del suceso, que terminó, según informaron, con ocho detenidos. Según estos medios, cuando la policía pidió que se disolviera el evento, los asistentes comenzaron a rodear a las autoridades y tirarles piedras, tal y como podemos ver en el vídeo que se difunde.

La policía india aseguró a la sección de verificación de India Today, miembros como Maldita.es de la International Fact-checking Network (IFCN), que el ataque a los agentes “no está relacionado con la campaña de vacunación contra la COVID-19”, sino que ocurrió cuando “los oficiales intentaron detener una feria donde se habían reunido cientos de lugareños violando los protocolos de COVID-19”.

La vacuna contra la COVID-19 no tiene relación con el aumento de fallecidos en India. De hecho, como ya os explicamos en Maldita.es, el aumento de casos positivos por COVID-19 y de fallecidos India, se debe a múltiples factores y entre ellos se encuentra la baja cobertura de vacunas.

No, esta imagen no muestra “muertes masivas por una fuga de gas en mayo del 2020”: son fallecidos en India por COVID-19 en abril del 2021

Se ha viralizado en redes sociales esta foto de un cementerio improvisado en plena calle en India. Se comparte junto con afirmaciones que aseguran que en la fotografía no aparecen fallecidos por COVID-19 sino muertos en una fuga de gas producida el 7 de mayo del 2020. “Los medios y la manipulación informativa para crear pánico con la supuesta pandemia”, señalan.

Es un bulo. A través de una búsqueda inversa de imágenes en TinEye, desde Maldita.es hemos comprobado que el registro más antiguo que existe de esta fotografía es del 28 de abril de 2021, y no del 7 de mayo del 2020, como señalan las publicaciones en redes.

Esta búsqueda arroja como primer resultado un artículo del periódico británico The Independent compartido en la plataforma Yahoo e ilustrado con la imagen que ahora se comparte. En la noticia se explica que las autoridades de Delhi han tenido que construir funerarias y crematorios improvisados en parques públicos debido a la falta de espacio para enterrar a los fallecidos en India. “Las redes sociales están inundadas de imágenes de personas quemando los cuerpos de sus seres queridos que murieron por Covid-19”, explican en el texto.

El crédito de la fotografía se atribuye en la noticia de The Independent a la EPA (European Pressphoto Agency). En su página web oficial, podemos encontrar publicada la captura en la que se indica que la tomó el fotógrafo Idrees Mohammed el 27 de abril de 2021 en Nueva Delhi. La descripción de la imagen indica claramente: “Celebración de un funeral masivo por las víctimas del COVID-19 en un crematorio en Nueva Delhi”.

Por otra parte, la fuga de gas a la que hacen referencia los contenidos virales sí se produjo el 7 de mayo de 2020 en India debido a un escape en la fábrica de la empresa LG. El incidente, tal y como publicó El País, causó al menos 11 fallecidos en India y cientos de hospitalizados. No obstante, las imágenes que se comparten ahora en redes sociales no corresponden a esa fuga de gas.

El 5G no tiene nada que ver con la COVID-19: ni “exacerba la pandemia” ni “debilita la inmunidad del huésped” ni “aumenta la virulencia del SARS-CoV-2”

Un artículo publicado en la Plataforma Ciudadana para la Investigación Judicial del Sector Eléctrico (QAE) hace referencia a un supuesto estudio internacional que en teoría confirmaría una relación entre la COVID-19 y la exposición a radiación inalámbrica. Según el texto, este supuesto estudio demostraría que el 5G “exacerba la pandemia” o “aumenta la virulencia del SARS-CoV-2.

Pero es un bulo. No hay ninguna evidencia científica de que el coronavirus esté causado por la tecnología 5G ni esta empeore una infección por SARS-CoV-2. “Una vez más, la supuesta plataforma nos sorprende con un texto sin ningún rigor. No existe ninguna evidencia que avale este tipo de afirmaciones”, aclaraba a Maldita.es Alberto Nájera, profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha y vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS).

El supuesto estudio internacional al que se hace referencia no es un estudio revisado por pares o publicado en una revista científica, sino un preprint de OSF Preprints, una “plataforma abierta y gratuita” en la que “cualquier investigador de cualquier campo puede compartir su trabajo”, según la propia web.

A rasgos generales, la conclusión del texto es que “la radiofrecuencia y la radiación (RFR), en particular la 5G, exacerban la pandemia, por haber debilitado la inmunidad del huésped y aumentado la virulencia del SARS-CoV-2”. Nájera calificaba este enunciado como absolutamente falso: “No existe evidencia de que esto ocurra y, además, es físicamente imposible”. “Estamos viendo cómo la COVID-19 estos días se está cebando en India, donde la cobertura móvil se limita a grandes ciudades pero la incidencia del virus, no. No tenía sentido hace 12 meses y sigue sin tenerlo ahora”, explicaba el experto.

QAE es un grupo de denuncia colectiva contra la tecnología 5G. En su artículo, no enlazan en ningún momento a la supuesta investigación de la que hablan. Además, hacen referencia como figura de autoridad científica a Beverly Rubik, responsable del supuesto estudio y, en teoría, catedrática de Biofísica desde 1979. Ahora bien, como apuntaba Nájera, “obvia decir que es profesora en la autodenominada ‘Universidad de Medicina Energética’, que se define en su propia web como una ‘academia de medicina de la intuición”.

La academia de la intuición a la que pertenecería esta supuesta “universidad” no se encuentra vinculada a ningún centro docente. Además, el “profesorado” está compuesto por especialistas en sueños extraordinarios, imposición de manos, bioenergía, medicina energética, Fengh Shui, radiestesia y todo un catálogo de pseudoterapias.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.