En Maldita.es hemos desmentido todo tipo de bulos y desinformaciones relacionados con compañías farmacéuticas que están desarrollando las vacunas frente a la COVID-19. Por ejemplo, no es cierto que Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, no quisiera ponerse su propia vacuna o fuera el responsable de crear la enfermedad de las vacas locas. También es falso que Pfizer tuviera la vacuna contra la COVID-19 preparada “antes de saber cómo sería ese tal virus” o que el director médico de Moderna haya admitido que la vacuna "experimental" de ARN mensajero "modifica el ADN". Os lo explicamos.

No es cierto que Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, no quisiera ponerse su propia vacuna

Se ha viralizado por Facebook una captura de un artículo del medio argentino Clarín que dice que "Albert Bourla, CEO de Pfizer, no quiso aplicarse su propia vacuna". “Si ni ellos mismos la quieren es por algo, despierta", indican algunas publicaciones. Pero es un bulo que Bourla no quisiera ponerse la vacuna de Pfizer y BioNTech.

La captura se mueve desde diciembre de 2020. Como se recoge en la propia publicación de Clarín, publicada el día 17 de ese mes, el CEO de Pfizer dijo que se pondría la vacuna cuanto antes. También señaló que no quería saltarse la cola de la vacunación, ya que por su edad y ocupación no le correspondía.

En dicho artículo, Clarín se hacía eco de una entrevista que había dado días antes el director ejecutivo de Pfizer, el 14 de diciembre, a la cadena estadounidense CNBC. La presentadora le preguntó que cuándo se vacunaría y Bourla contestó que "cuanto antes", pero que no quería "saltarse la cola". "Tengo 59 años, gozo de buena salud y no estoy trabajando en primera línea [contra la COVID-19], por lo que no se recomienda que me vacune ahora", dijo.

Meses más tarde de esta entrevista, a principios de marzo, el CEO de Pfizer ya se había vacunado, tal y como informaron algunos medios de comunicación como Axios. De hecho, el 10 de marzo, Bourla publicó en su cuenta de Twitter una imagen en la que le estaban administrando la segunda dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech.

No, el director ejecutivo de Pfizer no es el responsable de la "creación" de la enfermedad de las vacas locas

Bourla también ha sido el protagonista de otros bulos virales. Por ejemplo, al director ejecutivo de Pfizer se le ha acusado de tener la idea de "tomar tripas de animales de matadero no utilizadas y triturarlas en alimento para ganado", lo que condujo "a la creación de la enfermedad de las vacas locas". Pero se trata de un bulo.

La encefalopatía espongiforme bovina (EEB), conocida como la “enfermedad de las vacas locas”, es una patología cerebral mortal, neurodegenerativa y transmisible del ganado, según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). Tiene un largo período de incubación, de 4 a 5 años.

La EEB es anterior a los inicios de Bourla en Pfizer. La epidemia de esta enfermedad comenzó en el Reino Unido. Aunque en 1986 se notificó por primera vez, tal y como indica la OMS, es probable que algunos casos ya se hubieran dado durante la década de 1970.

Bourla empezó su carrera en Pfizer como director técnico en Grecia de la división de Sanidad Animal en 1993, según la biografía publicada en la web de la compañía. Durante la década de los 90, ocupó "puestos de creciente responsabilidad dentro de Sanidad Animal en toda Europa" hasta que se trasladó a Nueva York en 2001.

Tal y como se señala en el texto, esta enfermedad sí se ha relacionado con el uso de los desechos de carne y huesos de los mataderos. Pero, según la OMS, esta práctica de "reciclar la proteína animal como ingrediente de alimentación animal se remonta, al menos, a la década de 1920".

No, la vacuna de Pfizer contra la COVID-19 no estaba preparada “antes de saber cómo sería ese tal virus”

También ha circulado en redes sociales una publicación que indica que la vacuna contra la COVID-19 estaba preparada “antes de saber cómo sería ese tal virus”. Este mensaje se comparte junto con una captura de un titular de la Cadena Ser en el que se puede leer lo siguiente: "La vacuna de Pfizer ya estaba lista en febrero del año pasado. Los fundadores de la compañía BioNTech explican cómo fueron los orígenes de la vacuna de Pfizer".

Pero es un bulo que la farmacéutica estadounidense ya tuviese la vacuna preparada "sin saber cómo sería" el virus. En la entrevista a los fundadores de BioNTech a la que hace referencia la Cadena Ser no se dice eso en ningún momento.

Lo que se indica es que la vacuna estaba lista en febrero del año pasado, unas semanas después de conocer el brote de Wuhan (China), pero los investigadores todavía no tenían claro si funcionaría.

En ese momento, la vacuna actual de Pfizer-BioNTech estaba entre otras 19 candidatas de la empresa. En Maldita.es ya os hemos explicado que el hecho de que los fundadores BioNTech digan que estaba disponible en febrero de 2020 no quiere decir que "estaba todo planeado".

No, no hay pruebas de que exista relación entre el "laboratorio biológico chino de Wuhan" y las empresas farmacéuticas Glaxo y Pfizer

Se ha difundido un texto que asegura que existe una relación entre "el laboratorio biológico chino de Wuhan", las compañías farmacéuticas Glaxo y Pfizer y personas como George Soros y Bill Gates. No hay pruebas de que sea así.

El contenido habla del "laboratorio biológico chino de Wuhan", la ciudad china donde se detectaron los primeros casos de COVID-19 en diciembre de 2019. Según indica el texto, este laboratorio pertenece a la compañía farmacéutica Glaxo, englobada dentro del grupo GlaxoSmithKline (GSK). Esto no es verdad.

El mensaje se refiere al Instituto de Virología de Wuhan (WIV, por sus siglas en inglés), un centro de investigación situado en esta ciudad china. Pero el WIV no pertenece a ninguna compañía farmacéutica, sino que depende de la Academia China de Ciencias(CAS por sus siglas en inglés) que, a su vez, depende del Estado chino. Desde Maldita.es hemos preguntado a la compañía GSK, que nos ha asegurado que no es la dueña del Instituto de Virología de Wuhan.

En dicho texto también se afirma que GSK posee Pfizer, aunque por la forma en que está redactado el mensaje podría entenderse al revés, que es Pfizer la que posee Glaxo. Ninguna de las dos cosas es cierta. Glaxo y Pfizer son dos compañías distintas del sector farmacéutico.

No, ni el expresidente ni el exvicepresidente de la farmacéutica Pfizer han dicho sobre el coronavirus que “no hay necesidad de vacuna, la pandemia ha terminado”

En los últimos meses también se han difundido algunas publicaciones en las que se afirma que el expresidente y el exvicepresidente de Pfizer han dicho que “no hay necesidad de vacuna” y que “la pandemia ha terminado”. Pero es un bulo que dichas personas hayan dicho algo parecido.

El origen del bulo está en un contenido escrito por Mike Yeadon, publicado el 16 de octubre de 2020. Yeadon no fue ni presidente ni vicepresidente de Pfizer. Según su perfil de LinkedIn, trabajó en la farmacéutica entre 1995 y 2011 y tuvo el cargo de jefe científico y vicepresidente de investigación respiratoria y de alergias.

Según Yeadon, "la situación más probable" era que no hubiera “otro gran brote de COVID-19 a escala nacional”. “Los brotes regionales limitados serán autolimitados y la pandemia habrá terminado de manera efectiva", indicaba en el texto.

Sus predicciones no se cumplieron. De hecho, en algunos países europeos, la segunda ola del coronavirus fue más mortal que la primera, según un análisis de The New York Times. En el Reino Unido (el país que analizaba Yeadon en el contenido que publicó en octubre) aumentaron los casos de COVID-19 en otoño de 2020 respecto al verano, y también las muertes.

Yeadon también afirmó que la vacuna no sería necesaria para acabar con la pandemia. Esta afirmación también ha resultado errónea. Pero, aunque Yeadon hiciera estas afirmaciones en su texto, ya hemos dicho que no es ni expresidente ni exvicepresidente de Pfizer, como dicen los bulos. 

No, el director médico de Moderna no "ha admitido" que la vacuna "experimental" de ARN mensajero "modifica el ADN"

También ha circulado en redes sociales un contenido de la web nosmintieron.tv que indica que el director médico de Moderna ha admitido que “la vacuna experimental de ARNm modifica el ADN". Pero es un bulo.

El contenido se basa en una charla TED Talk de 2017 en la que el director médico de Moderna, Tal Zaks, explicaba en qué consisten las vacunas de ARN mensajero o ARNm. Pero, en esta charla, Zaks no dice en ningún momento que este tipo de vacunas alteren nuestro ADN. Tampoco hace ninguna referencia al coronavirus o la COVID-19, ya que el evento tuvo lugar mucho antes del inicio de la pandemia.

Según el contenido que ha circulado, cuando Zaks habla de cambiar una línea de código "se refiere al ADN", pero no es así. El director médico de Moderna hace referencia al ARN mensajero, que es el responsable de llevar la información genética del ADN a la maquinaria celular responsable de sintetizar las proteínas. Como ya os hemos explicado en Maldita.es, este tipo vacunas no alteran el ADN humano.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.