Personalidad histriónica

¿Qué es la personalidad histriónica? ¿Cómo se trata? ¿Cuáles son las características de las personas con esta enfermedad? Resolvemos todas tus dudas.

Miniatura

La personalidad histriónica se caracteriza principalmente por la teatralidad, la dramatización y por una excesiva demanda de atención de los demás. Las personas con este estilo de personalidad suelen buscar, de forma incansable, la aceptación, la admiración y la estima de los demás, y para conseguirlo pueden hacer uso de estrategias de seducción o de victimismo.

  1. Tratamiento de la personalidad histriónica
  2. ¿Qué caracteriza a las personas con personalidad histriónica?

Junto a estas características, hay que destacar también que suelen ser personas con una gran facilidad para desenvolverse en los ámbitos sociales y laborales. No obstante, es habitual que se ofendan con facilidad en aquellas situaciones en las que no consiguen ser el centro de atención o que con frecuencia no se sientan suficientemente valoradas, queridas o comprendidas.

Tratamiento de la personalidad histriónica

Desde el punto de vista emocional, las personas con una personalidad histriónica se caracterizan por la inestabilidad, frecuentes altibajos anímicos y emociones efímeras y cambiantes. Una cronificación y acentuación de estas características puede desembocar en un Trastorno de la Personalidad Histriónica, para el tratamiento del cual sería necesaria la ayuda psicológica. También es aconsejable la ayuda profesional cuando estas características de la personalidad afectan significativamente al bienestar de la persona o al de las personas de su entorno, generan sufrimiento o incapacidad para desarrollarse de forma satisfactoria en la dinámica diaria.

La personalidad histriónica suele ponerse de manifiesto en la juventud o los primeros años de la edad adulta, aunque su inicio se encuentra durante la infancia. No existe una sola causa para el desarrollo de esta personalidad, pero entre los posibles desencadenantes que podrían propiciarla existen los siguientes: unos progenitores indiferentes, falta de atención y de afecto, maltrato psicológico, haber sido víctimas de burlas, humillaciones o desprecios, entre otros.

¿Qué caracteriza a las personas con personalidad histriónica?

Las personas con este estilo de personalidad suelen ser inseguras, con una débil autoestima y que sufren ante las situaciones negativas que tienden a crear y en las que no suelen reconocer su propia responsabilidad, ni los propios errores. En esta línea, tienen tendencia a culpar a los demás del propio sufrimiento y a posicionarse como víctimas indefensas de las situaciones en las que se hallan inmersas.

Aunque estadísticamente es un estilo de personalidad más frecuente en la población femenina, también está presente en la masculina.

Otras características propias de la personalidad histriónica son:

  • La búsqueda constante de consuelo y de aprobación por parte de los demás.
  • Una exagerada sensibilidad y susceptibilidad ante las críticas o la desaprobación.
  • Una baja tolerancia a la frustración.
  • Egocentrismo. El elevado auto cuidado y la preocupación por el aspecto físico.
  • Tendencia a la manipulación y el chantaje emocional.
  • Suelen llamar la atención de los demás debido a sus opiniones, su forma de vestir y de comportarse, por la exageración de sus sentimientos, la forma de expresarse, etc. En este sentido son personas a quienes les gusta sentirse diferentes y originales.
  • Son personas que con frecuencia se sienten decepcionadas e injustamente tratadas y que perciben las experiencias como intolerables o insoportables.
  • Suelen ser muy sugestionables e influenciables.
  • Se aburren con facilidad y huyen de la monotonía. Buscan constantes estímulos novedosos y excitantes.
  • Son muy dadas a la fantasía, a la imaginación y a soñar despiertas y por eso pueden ser grandes creativas en al ámbito artístico.

Cuando estas personas hacen uso de la seducción, como su objetivo final es sentirse reconocidas, aceptadas y valoradas suelen producir en los demás sentimientos positivos, de utilidad y hacen que resulte agradable y divertido estar junto a ellas. Por el contrario, cuando estas personas se posicionan como víctimas tienden a presentarse ante los demás como seres débiles e indefensos y solicitan ayuda y protección. Este hecho, por el contrario, suele producir consecuencias negativas en las personas del entorno, a las que a la vez culpan de sus frustraciones, decepciones y fracasos.

Todos estos rasgos de personalidad y el rechazo que producen sus intentos de manipular el ambiente, convierten con frecuencia a la persona con una personalidad histriónica en alguien desadaptado e infeliz, bajo una máscara en apariencia brillante.

Elena Mató – Especialista en Psicología – Psicóloga consultora de Advance Medical