Miedo al éxito

Hay muchos tipos de miedo. Conoce el miedo al éxito. Te enseñamos las causas, las consecuencias y la forma de tratarlo.

Miniatura

Muchas personas a lo largo de su vida experimentan, en algunas circunstancias, el miedo al éxito. Cuando alguien se encuentra en esta situación, tiende a ponerse obstáculos a sí mismo, de forma muchas veces inconsciente. Esto le impide mejorar, prosperar y conseguir determinados objetivos. En este post, vamos a desarrollar el miedo al éxito:

  1. Características del miedo al éxito
  2. Motivos del miedo al éxito
  3. Funcionamiento del miedo al éxito
  4. ¿Cómo superar el miedo al éxito?

Las características del miedo al éxito están muy marcadas. Es un tipo de miedo que se produce cuando cuando la persona adopta actitudes de huida o de evitación, muestra comportamientos pasivos, falta de constancia, dispersión o, por ejemplo, cuando hace uso de excusas para no realizar algo o muestra una exagerada dedicación a otros ámbitos de su vida.

Motivos del miedo al éxito

Detrás de este tipo de miedo, con frecuencia se encuentran otros miedos como el miedo a la novedad y al cambio. Dado que el éxito también conlleva cambios significativos en la vida de la persona, estos le harán salir de su zona de confort, de su área de lo conocido y lo seguro y esta consecuencia puede ser vivida como una amenaza. Detrás de este tipo de miedo, pueden esconderse otras emociones. Las mismas pueden ser el miedo a exponerse a determinados riesgos, a tomar ciertas decisiones, a equivocarse, a la soledad, a ser excluido o rechazado por los demás, a la opinión de los demás, al compromiso o la responsabilidad o a las consecuencias futuras, entre otras. En definitiva, aspectos que pueden afectar a la salud emocional.

El funcionamiento del miedo al éxito no es difícil de comprender. Depende de dos aspectos:

  • Por un lado, puede ser deseable para la mayoría de las personas lograr un determinado éxito.
    • Es debido a las consecuencias directas y los beneficios y mejoras que ello implica. Por ejemplo, una promoción laboral que conlleve un importante reconocimiento, mejores condiciones, distinción, privilegio, etc.

  • Por otro lado, es necesario detectar a qué más se asocia ese éxito y qué otras consecuencias se pueden temer.
    • Siguiendo con el mismo ejemplo de la promoción laboral, es posible que a la misma persona le frenen distintos aspectos. Tener que renunciar a otros ámbitos significativos (familia, actividades de ocio saludable…), el miedo a no poder mantener el mismo nivel con el paso del tiempo, el exponerse a envidias o al alejamiento de los compañeros, no creerse merecedora de ese éxito, no sentirse capaz son algunos de ellos.

El miedo al éxito puede expresarse en diferentes ámbitos de la vida de la persona. Tanto el ámbito sentimental como el deportivo, el desarrollo personal o el ámbito laboral se pueden ver afectados.

¿Cómo superar el miedo al éxito?

El miedo al éxito es un problema de salud al que hay que buscar remedio. Varias son las pautas que se deben seguir para eliminar este tipo de miedo ya que debemos cuidar nuestra salud emocional:

  • Reflexionar sobre el posible origen del miedo al éxito.
    • Detectar, por ejemplo, si puede ser debido a determinadas experiencias vitales, al estilo de educación recibido, a los aprendizajes realizados a lo largo de los años, a la propia autoestima, a inseguridades personales, a un excesivo perfeccionismo o necesidad de control, etc.

  • Plantearse qué es el éxito y el fracaso.
    • Son conceptos relativos que las personas deben tener claros de forma personal. Además, deben valorar a priori las creencias que van a tener si obtienen un éxito.

  • Adoptar una actitud proactiva.
    • Cualquier persona debe tomar conciencia de que es posible escoger y orientar el propio camino, en lugar de dejarse llevar.

  • Explorar diferentes caminos y buscar distintos planes de acción para alcanzar un determinado objetivo.
  • Estar dispuesto a asumir un determinado nivel de riesgo y a levantarse tras las caídas o fracasos.
  • Ser consciente de que la certeza y la seguridad absolutas no existen, son solo ilusiones.
  • Estar abierto, dispuesto y motivado para obtener nuevos aprendizajes.
    • Se deben aceptar las posibilidades que surgen en el día a día y  el crecimiento personal que se produce.

  • Evitar el aislamiento.
    • Las personas deben rodearse de gente y compartir la vida con otras personas. Este hecho puede ayudar a afrontar las situaciones y a relativizar los miedos.

  • Tomar conciencia de que este miedo está frenando la propia autorrealización y la obtención de los propios objetivos.
  • Trabajar con la ayuda de un profesional de la psicología
    • El psicólogo ayudará a  tratar los miedos detectados y las carencias o limitaciones que pueden ponerse en evidencia en estos procesos, como una baja autoestima o una excesiva inseguridad, entre otras. El objetivo será descubrir cómo ser feliz.

Elena Mató – Especialista en Psicología – Psicóloga consultora de Advance Medical


Si quieres aprender más sobre distintos tipos de miedo, puedes consultar los siguientes posts: