Aprovechando la época de granadas: zumo de granada

La granada es rica en antioxidantes y vitaminas, además por su poder antiinflamatorio es aconsejable tomarlo después de entrenar. Un buen vaso de zumo de granada es perfecto, podemos alternarlo con el zumo de naranja de por las mañanas o con la fruta de la tarde.

Miniatura

Propiedades de la granada

Hace unas semanas que es época de granadas y a los que nos encanta esta fruta estamos de enhorabuena. Además de tener un sabor muy agradable tiene muchísimo beneficios, sobre todo para los deportistas. Como cualquier fruta, la granada tiene vitaminas y minerales, pero tiene más nutrientes que la hacen especial.

El color característico de la granada es el rojo, y eso sólo puede significar una cosa, que es rica en antioxidantes. Además sólo tiene 61 kcal por cada 100 gramos, perfecto si queremos hidratarnos con su zumo o mezclarlo con pan para hacer tostadas.

Tampoco le falta fibra, eso sí, al tomarla en zumo debemos de añadirle la parte de la pulpa que se queda en el exprimidor, sino estaremos desechando la fibra. Si el zumo os resulta un poco amargo un toque de azúcar será perfecto.

Y al igual que las cerezas, la granada tiene propiedades antiinfamatorias, lo que estaría también aconsejado para tomar después de un entrenamiento intenso donde hemos destruido fibras musculares y hemos dejado al músculo hinchado.

Zumo de granada

Hacer zumo de granada puede resultar laborioso, sobre todo si tenemos que sacar grano a grano para luego extraer su jugo. Puedes hacerlo de varias formas: extraer los granos e introducirlos en la licuadora, o con una opción mucho más sencilla, con el exprimidor clásico de naranja/limón. Para ello, solo tienes que lavar bien las granadas, cortarlas por la mitad y exprimirlas manualmente con el exprimidor. Es posible que algunas semillas se queden en el exprimidor, pero con esta técnica podrás conseguir un zumo sencillo y nutritivo para tomar cada mañana.

Y dado que este zumo puede resultar algo áspero, si lo deseas puedes endulzar lo con miel, azúcar moreno o estevia natural.