Una Navidad sin excesos

Perder el peso que acumulamos durante la Navidad no es nada fácil. Pero, ¿no sería mejor simplemente evitar las comilonas?

Miniatura

La clave principal es controlar las porciones, sin que tengamos que renunciar a lo que más nos gusta durante estas fechas. Aquí os dejamos con unos sabios consejos para evitar los excesos durante las fiestas.

  1. Tienes fiestas día sí día también, y el picoteo y los brindis acaparan tu vida. Una práctica común para perder peso es la de reservar hambre antes de llegar a la fiesta. Es un gran error. Si llegas con mucha hambre, acabarás comiendo mucho más de lo que deberías.
  2. Las vacaciones no son excusa para dejar de hacer ejercicio. Intenta que tus compromisos con el gimnasio sean prioridad, ¡compensará todo lo que comas! Además, hacer ejercicio nada más levantarnos ayuda a reducir nuestro apetito el resto del día. Según un estudio de Brigham Young University, basta con 45 minutos de ejercicio matutino para que nuestra inclinación por la comida disminuya.
  3. Después de la comida, anima a toda la familia a salir a dar un paseo. Será mejor que quedarse sentados en el sofá con alguna película navideña que ya habréis visto.
  4. Compra solo lo que necesites, por mucho que las lucecitas de navidad inciten a hacer lo contrario. Por ejemplo, evita comprar demasiadas cajas de turrón si no quieres seguir comiéndolo hasta marzo.
  5. El alcohol es uno de los mayores peligros durante estas fechas, y si tienes en cuenta sus combinaciones con refrescos, no quieres ni imaginar de cuántas calorías podemos estar hablando. Puedes tomarte alguna copa, pero ten cuidado si no quieres engordar.
  6. En Navidad parece que la comida es protagonista de todas las fiestas. Intenta que no sea el foco de los eventos, y distráete con otras actividades como bailar y charlar con tus amigos y familiares.
  7. Consume agua a lo largo de todo el día. Lo más probable es que en estas fechas comas más alimentos salados y consumas más alcohol. Por eso es aún más importante mantenerse hidratado.
  8. La Navidad tiene un principio y un fin. El 7 de enero ya deberías estar de vuelta a tu rutina habitual… con el turrón acabado.  No prolongues las navidades más de la cuenta.