Sucralosa, alternativa al azúcar

La sucralosa es un edulcorante artificial con el código E-955 bajo en calorías que no merma las propiedades organolépticas de un producto.

Miniatura

La sucralosa es un edulcorante artificial que puede usarse en sustitución del azúcar; tiene menos aporte calórico y no estimula la liberación de insulina.  Su ingesta diaria admisible es 0-15 mg/kg de peso/día. Se utiliza como ingrediente en una gran variedad de bebidas y muchos alimentos procesados.

El aumento de la tasa de sobrepeso y obesidad es un problema de salud pública, y aunque aún queda mucho camino por recorrer, los organismos oficiales van tomando cartas en el asunto para hacer que la industria alimentaria reformule los alimentos procesados y cambie ciertos componentes por otros más saludables. Uno de los ingredientes que está en el punto de mira es el azúcar, por estar presente en más alimentos procesados de los que pensamos y en cantidades más elevadas de las deseadas. De ahí la búsqueda de otras alternativas, como el uso de edulcorantes bajos en calorías para ayudar a reducir la carga calórica de alimentos y bebidas azucaradas sin mermar las propiedades organolépticas del producto. Uno de los que se suelen utilizar es la sucralosaedulcorante artificial que podemos identificar con el código E-955, y que se obtiene por modificación de la sacarosa o azúcar de mesa.  

  1. Diferencias entre azúcar y sucralosa
  2. Qué cantidad de sucralosa se puede tomar?
  3. Sucralosa para cocinar
  4. Otros usos de la sucralosa
  5. Posibles efectos de la sucralosa

Diferencias entre azúcar y sucralosa 

La sucralosa es muy diferente al azúcar, pues debido a su estructura molecular, apenas se absorbe a nivel intestinal, por tanto, su aporte calórico es muy bajo. En cambio, interactúa con las mismas papilas gustativas que el azúcar, pero tiene un nivel de dulzor mucho más intenso, siendo 600 veces más dulce que el producto original. 

Por otro lado, a diferencia del azúcar, la sucralosa, en principio, no estimula la liberación de insulina y no provoca cambios en los niveles de glucosa en sangre. Sin embargo, recientes estudios ponen en entredicho esta afirmación, aunque se necesita más investigación al respecto.  

¿Qué cantidad de sucralosa se puede tomar? 

Para saber qué cantidad de sucralosa se puede consumir, hemos de fijarnos en la IDA (Ingesta Diaria Admisible) que se le ha asignado. Se trata de la estimación de la cantidad de una sustancia, expresada en función del peso corporal, que puede tomarse diariamente durante toda la vida sin que se suponga un riesgo para la salud. Se expresa en mg de aditivo por Kg de peso corporal y por día. En el caso de la sucralosa, la IDA es de 0-15 mg/Kg de peso/día, por tanto, para una persona de 70 kg, la cantidad máxima que podría tomar al día sería 1050mg (1,05 g). 

Sucralosa para cocinar 

La sucralosa resulta ser muy estable y resiste bien las altas temperaturas, característica que permite su uso en alimentos cocinados como los productos de pastelería, sin perder su capacidad de endulzar. Se puede usar en sustitución del azúcar o en combinación con él para reducir el aporte calórico de una receta, aunque el tiempo de elaboración puede ser ligeramente diferente. La podemos encontrar en varias presentaciones: líquida, granulada, en sobres y en comprimidos.  

Otros usos de la sucralosa 

La sucralosa se utiliza como ingrediente en una gran variedad de bebidas y muchos alimentos procesados, como productos horneados, bollería industrial, zumos de frutas, lácteos, frutas enlatadas, y en general, productos etiquetados como “0% azúcares” o ¨Light”.   

Posibles efectos de la sucralosa 

Pese a que no hay contraindicaciones para su consumo en adultos, niños, e incluso embarazo, se están estudiando posibles efectos adversos de la sucralosa. Si bien los estudios se han realizado en animales, se ha observado que los edulcorantes bajos en calorías alteran el equilibrio de la flora bacteriana del tracto gastrointestinal. Igualmente habría que considerar si el consumo es regular y a largo plazo.  

La sustitución del azúcar por sucralosa u otros edulcorantes es una buena alternativa para reducir el contenido calórico de los productos y favorecer un mejor control del peso corporal sin renunciar al sabor dulce. Permite que las personas que entran en programas de pérdida de peso puedan disfrutar de este sabor sin tener que contar calorías. De todas formas, lo conveniente sería que nos deshabituáramos a tanto sabor dulce. Pues ya en la infancia se nos suele acostumbrar a este sabor, que incorporamos a nuestra dieta diariamente, y al cual quedamos totalmente enganchados.  

Isabel López – Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos – Diplomada en Nutrición Humana y Dietética – Nutricionista consultora de Advance Medical 

Etiquetas: Glucosa